Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ENCUENTROS DE PAMPLONA 72-22

Un concierto audaz para evocar el impacto de la música de vanguardia

La Orquesta Sinfónica de Navarra inauguró este jueves en el Museo Universidad de Navarra los Encuentros de Pamplona 72-22 con obras de Luis de Pablo, Teresa Catalán y Tomás Marco

Ampliar Un momento del concierto de la Orquesta Sinfónica de Navarra, este jueves en el MUN, bajo la batuta de Jordi Francés y el concertino Yorrick Troman.
Un momento del concierto de la Orquesta Sinfónica de Navarra, este jueves en el MUN, bajo la batuta de Jordi Francés y el concertino Yorrick Tromanjosé antonio goñi
Actualizado el 07/10/2022 a las 18:21
“Recordar el espíritu de vanguardia y experimentación que caracterizó los Encuentros de Pamplona del año 1972” fue el objetivo del acto inaugural por su 50 conmemoración, que tuvo lugar este jueves en el Museo Universidad de Navarra. Y para ello, qué mejor que un concierto de la Orquesta Sinfónica de Navarra con obras de algunos músicos que los protagonizaron, precedido de un diálogo entre la compositora pamplonesa Teresa Catalán (espectadora de aquella cita) y el compositor de ascendencia roncalesa Tomás Marco (uno de los actores protagonistas).
Con el auditorio prácticamente al completo, Teresa Catalán (Pamplona, 1951) quiso trasmitir al público lo que supuso en la sociedad franquista de principios de los 70 “un evento tan asombroso”, “en una pequeña capital de provincias” y con una “fuerza expresiva tal”, que a ella (entonces una joven espectadora) le llevaría a “abandonar la interpretación musical para dedicarse por completo a la creación”, a la que consagraría gran parte de su trayectoria profesional. A lo que Tomás Marco (Madrid, 1942), cuyas composiciones electroacústicas se escuchaban aquellos días por distintos eventos de la ciudad, añadió: “La primera impresión era de asombro por las cosas que podían ocurrir a cualquier hora y en cualquier lugar; pero, después, había dos reacciones. Por un lado mucha gente se asustó y lo rechazó; y por otro, abrió a la puerta a cosas desconocidas hasta entonces en este país, y conectadas a lo que estaba sucediendo en Europa y América. Aunque matizó: “Pamplona no estaba del todo ajena a las vanguardias, pero los encuentros supusieron una auténtica explosión”.
Teresa Catalán y Tomás Marco, en el diálogo previo al concierto.
Teresa Catalán y Tomás Marco, en el diálogo previo al conciertojosé antonio goñi
También Catalán quiso poner el acento en cómo esos Encuentros del 72 despertaron a toda una generación de músicos en Navarra que, con el apoyo del mecenas Félix Huarte, impulsaron el posterior desarrollo del Conservatorio Pablo Sarasate, que años antes había sido puesto en marcha por el tudelano Fernando Remacha (1898-1984), probablemente el compositor navarro más destacado del sXX. Respecto a este punto, Marco apuntó como hecho peculiar que Navarra, siendo una comunidad pequeña, tenga compositores en todas las generaciones desde el Renacimiento, y citó, como ejemplo de grandes músicos, al sangüesino Juan Francés de Iribarren (1699-1767), al burladés Hilarión Eslava (1807-1878), al puentesino Emilio Arrieta (1821-1894), al tudelano Joaquín Gaztambide (1822-1870), al olitense Jesús García Leoz (1904-1953) o al alsasuarra Agustín González Acilu (1929).
Por último, Catalán recalcó “el impulso hacia las vanguardias” que supusieron los Encuentros del 72, “por los maestros que vinieron aquí”. “Ya había vanguardia española -precisó Marco-, pero los Encuentros de Pamplona tuvieron un efecto catalizador, no solo en la música, sino también en muchas otras disciplintas. Ojalá que esta conmemoración sirva para recordarlos y hacer algo equivalente 50 años después”.
Para finalizar, el maestro Jordi Francés y la OSN interpretaron un programa que, recogiendo la audacia de la segunda mitad del sXX, aunó obras de compositores nacionales tan decisivos en la evolución de las ‘nueva música’ española como Luis de Pablo ('Rostro'), la propia Teresa Catalán ('Glosa en tono de re, Manuel Castillo in memoriam') y Tomás Marco ('Paseo con Sarasate'), al que añadieron varias piezas seminales de la vanguardia europea, como 'Aurora' de Iannis Xenakis o 'Melodien für Orchestre' de György Ligeti; y también de la vanguardia norteamericana, como '4’33’’' de John Cage.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora