Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Exposiciones

Exposición en la Ciudadela de los 41 carteles que diseñó José Luis Alexanco para los Encuentros de Pamplona de 1972, hoy joya de coleccionistas

Estas piezas de diseño gráfico se recogieron en el catálogo de la muestra internacional

Ampliar Luis Garbayo posa junto al espectador de espectadores y uno de los carteles de José Luis Alexanco para los Encuentros de Pamplona de 1972
Luis Garbayo posa junto al espectador de espectadores y uno de los carteles de José Luis Alexanco para los Encuentros de Pamplona de 1972JOSÉ CARLOS CORDOVILLA
Publicado el 02/10/2022 a las 06:00
Se editaron mil ejemplares del catálogo, se vendieron menos de la mitad y al acabar aquellos ocho días de revolución artística en Pamplona el editor se los llevó a Madrid y los guardó en un garaje, “con tal mala suerte que hubo una inundación y todos se echaron a perder”. “Aquello dio más valor a los catálogos que se habían vendido: son objeto de coleccionismo”. La anécdota la cuenta Luis Garbayo, referente del diseño gráfico, para hacer comprender la importancia de que se esté exponiendo en la Ciudadela el contenido de aquel catálogo: los carteles que el artista José Luis Alexanco diseñó para cada evento artístico, 41 en total, que tuvieron lugar en los Encuentros de Pamplona del 72 que él y Luis de Pablo, el editor del catálogo y con el que formaba el grupo Alea, idearon y organizaron. Y resalta Garbayo lo valioso de ver los carteles juntos -se han extraído del catálogo, fotografiado y reproducido al doble de su tamaño para exponerlos en el Polvorín- porque no se conoce la existencia de ninguno suelto, como afirma junto con Javier Manzanos, técnico de artes plásticas del Ayuntamiento de Pamplona. De modo que estos trabajos de Alexanco “ofrecen una panorámica de los Encuentros”. “El catálogo tiene en sí mismo gran valor como diseño gráfico, como cartelismo, y a la vez nos cuenta una historia: son supervivientes, al haber quedado muy pocos ejemplares”. Uno de ellos se expone también en Ciudadela.
Superviviente es también “un invitado ilustre de última hora”, como denominó Manzanos al “icónico espectador de espectadores” que ha cedido una coleccionista particular para esta exposición. Es uno de los cien muñecos de cartón pintado que creó el Equipo Crónica y que solían colocar para que se entremezclaran con el público. Muchos desaparecidos y otros en museos, este se sitúa al fondo de la sala. “Lo hemos querido traer con todas las heridas del superviviente, ya que a algunos les atacaron. Es una figura que nos trae a la mente la policía secreta, la brigada de lo político social franquista. El público a veces la tomaba contra estas figuras de cartón como icono de esa represión que se vivía entonces”, señala Manzanos.
Pamplona, “una ciudad gris y bajo el yugo del franquismo hace 50 años”, se convirtió en hito del arte contemporáneo mundial. Por aquí pasaron más de 350 artistas, o con su presencia o con sus obras, y “para quienes lo vivieron fue algo que les cambió la vida”, como a la ciudad. “Fue un momento de absoluta apertura, la primera muestra de ese deseo de nuevos aires de libertad con un arte contemporáneo que hace 50 años nos hablaba de la modernidad, de la interrelación de los lenguajes (poesía; arquitectura; música tradicional vasca y también tailandesa y electrónica; artes plásticas; videocreación...)... un arte absolutamente interdisciplinar”. Y un evento que generó en los pamploneses incomprensión, enfado, admiración, entusiasmo... “En los numerosísimos espectadores estaban todas las emociones”.
El trabajo de Alexanco era “bastante vanguardista para la época, relacionando por ejemplo tecnología y arte”, anotó Garbayo, y se refirió a 'Soledad interrumpida', una 'performance' con Luis de Pablo y con unos muñecos de látex, 140, que se movían gracias a un sistema de aire comprimido. La 'performance' se estrenó en Buenos Aires en 1971, momento en que recibieron la petición de Juan y Jesús Huarte de “componer algo con motivo de la muerte el año anterior de su padre, Félix Huarte”. De Pablo y Alexanco decidieron proponerles algo más allá: unos encuentros entorno a la vanguardia.
En estos cuatro carteles se anunciaban eventos en los cines Carlos III, Paseo de Sarasate, Sala de Exposiciones de la Caja de Ahorros Municipal y el Hotel Tres Reyes
En estos cuatro carteles se anunciaban eventos en los cines Carlos III, Paseo de Sarasate, Sala de Exposiciones de la Caja de Ahorros Municipal y el Hotel Tres ReyesJOSÉ CARLOS CORDOVILLA
Alexanco, que diseñaría después la edición príncipe de la Constitución de 1978 y que hasta morir en 2021 diseñó todos los catálogos de su galerista Fernando Vijande, intervino en toda la programación y diseñó todos los carteles de los Encuentros. “Este”, apunta Garbayo respecto a los carteles, “es uno de los ejercicios más complicados de diseño gráfico”. “ La tipografía requiere conocimiento y práctica, y aquí Alexanco se muestra como un maestro”, añade respecto a la elegida por el artista, la Antique Olive, creada por un francés y comercializada en 1969. “Además del dinamismo que tienen los carteles, consiguió una gran variedad, que cada uno fuera distinto, y es como un panorama de los propios Encuentros”.
Junto a los 41 carteles se exponen otros dos materiales del catálogo: uno dedicado a la programación y el mapa de la ciudad, donde se fijaban las dieciséis sedes de los Encuentros y que “van a ser sedes 50 años después”.

LA RETROSPECTIVA QUE NO PUDO SER
​Manzanos cuenta que José Luis Alexanco estuvo en Pamplona hace cinco años. “Vinimos a la Ciudadela, sede de muchas de las actividades de los Encuentros, como Soledad ininterrumpida, que se hizo en el Pabellón de Mixtos. Alexanco recordó y me contó qué había sido aquello. Estaba emocionado, tanto que hablamos de preparar una exposición a largo plazo: una exposición en Ciudadela, en el Pabellón de Mixtos, una retrospectiva sobre su trabajo”. Pero Alexanco murió el año pasado.

LOS CARTELES DE ALEXANCO
​Hasta el 27 de noviembre. Polvorín de la Ciudadela. De martes a sábados, de 11.30 a 13.30 horas y de 18 a 20.30 horas. Domingos y festivos, de 11.30 a 13.30 horas.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora