Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Historia y Patrimonio

Las mil palabras que descifran una guerra navarra

El historiador navarro Iñigo Mugueta ofrece hoy jueves en el Museo de Navarra una conferencia sobre el conflicto entre agramonteses y beaumonteses enmarcada en el programa del X Congreso General de Historia de Navarra

Ampliar Iñigo Mugueta junto a la entrada del Museo de Navarra, espacio que acoge el X Congreso General de Historia de Navarra
Iñigo Mugueta junto a la entrada del Museo de Navarra, espacio que acoge el X Congreso General de Historia de NavarraJesus Caso
Publicado el 08/09/2022 a las 06:00
En el caso de que ustedes hayan buscado el nombre del historiador navarro de la UPNA Iñigo Mugueta antes de leer este reportaje, es posible que le hayan escuchado decir en una conferencia en la Universidad de La Rioja que los navarros son unos “chaqueteros” haciendo referencia al conflicto entre agramonteses y beaumonteses. Resulta que en Navarra los que tenían “buena prensa” al principio, como dice Mugueta, eran los beaumonteses, bando defensor del Príncipe de Viana, y los “malos” eran los agramonteses, que iban con Juan II de Aragón, su padre. Sin embargo, al final de este conflicto iniciado en 1450 y finalizado en 1522, los “buenos” acaban siendo los segundos.
Todo lo sucedido durante estos 72 años en los territorios de la Baja Navarra, Basaburua y Alta Navarra es lo que tratará de analizar el historiador en una conferencia que ofrece hoy jueves 8 a partir de las 10.30 en el salón de actos del Museo de Navarra. En concreto, se centrará en el conflicto nobiliario desarrollado entre 1450 y 1507. La actividad está enmarcada dentro del X Congreso General de Historia de Navarra organizado por la Sociedad de Estudios Históricos de Navarra (SEHN) en colaboración con Museo de Navarra, Filmoteca de Navarra y el Ejecutivo foral. Se organiza cada cuatro años desde 1988 y entre 1996 y 1998 se celebró en dos ocasiones. 
Mugueta busca “dar una nueva visión del conflicto aplicando la técnica de lexicometría”. Un método “relativamente nuevo” basado en contabilizar palabras de los memoriales de agravios de la época y, de esta manera, ver cómo va evolucionando ese léxico a lo largo del conflicto. “Las palabras no son inocentes, igual que hoy en día los políticos cuidan mucho las palabras, en la historia era parecido”, explica el investigador sobre los diferentes conceptos escritos en los archivos.
Momento de la intervención de Julia Pavón, medievalista de la Universidad de Navarra
Momento de la intervención de Julia Pavón, medievalista de la Universidad de Navarrajesús caso
Lo primero que ha hecho Mugueta ha sido transcribir un corpus documental de más de cuarenta archivos. De todos esos documentos ha extraído 60.000 palabras para trabajar. “Cada palabra se registra automáticamente en una base de datos y se relaciona con su texto documental e incluso su frase”, comenta el historiador. El siguiente paso es hacer un cribado escogiendo los términos que más se repiten, los que tienen vinculación y eliminando, por ejemplo, las conjunciones, que no tienen valor. El resultado: 1.000 palabras interesantes. Obediencia, adherencia, bando, agramonteses, beaumonteses, secuaces, parcialidad, parte, conformidad...
Estos conceptos que a primera vista pueden ser irrelevantes “revelan mucho” sobre el conflicto. “De esta manera se sabe de qué forma se llamaban entre los dos bandos”, dice sobre la importancia de que un bando reconociera a otro como enemigo. “Que se utilicen una u otra palabra no es casual porque tienen matices distintos que nos dicen mucho”, añade.
UN PERIODO MUY VIOLENTO
“El análisis de las palabras nos permiten detectar a esas personas que tomaron parte o nada dentro de esos hechos violentos”, asegura Mugueta. Los participantes pelearon en una guerra terrible. En los documentos se habla de desmembramientos, el asesinato del Obispo o tomas de ciudades con saqueos. “Sin lugar a dudas, los responsables fueron los nobles de los dos bandos”, afirma el historiador rotundamente. “Los responsables no eran la gente del pueblo llano, los que conducían y se benefician del conflicto fueron los nobles”, añade diciendo que dentro de toda esta violencia hubo partes que lucharon por la paz. 
Todo lo contrario de los “malhechores feudales”, como los califica el historiador citando a Víctor Manuel Arbeloa. “Actuaron así cuando se vieron privados del apoyo de los reyes”, concreta. Por ejemplo el Conde de Lerín, del bando beaumontés, que se comportó en el asalto al Palacio de Olite como “un verdadero malhechor feudal” o Pierres de Peralta al matar al obispo de Pamplona Nicolás de Echávarri “habiendo jurado que no le iba a tocar ni un pelo y siendo de su mismo bando”. 
“Quiero que nos quitemos esa historia de buenos y malos y ver a los líderes de ambos bandos como verdaderos responsables de la violencia de la época”, remarca sobre uno de los asuntos de los que hablará este jueves 8 de septiembre. Esto es solo el prólogo de las anécdotas, relaciones e historias de la guerra civil vivida en Navarra entre beaumonteses y agramonteses que tratará de analizar hoy el profesor de Historia Medieval Iñigo Mugueta en un Museo de Navarra en el que se ofrecerán seis charlas más entre las 9.00 y las 13.00 horas.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE