Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Aniversario

Teatro Gayarre: la mudanza que cambió Pamplona y su urbanismo

El Teatro Gayarre celebra este martes el 90 aniversario de su traslado hasta su actual emplazamiento en la avenida de Carlos III. Se hizo así para poder abrir la Plaza del Castillo al Segundo Ensanche, que cumplía sus primeros años

Ampliar La foto deja ver el hueco dejado en la plaza del Castillo después del derribo del Teatro Gayarre
La foto deja ver el hueco dejado en la plaza del Castillo después del derribo del Teatro GayarreDN
Publicado el 03/05/2022 a las 06:00
Pamplona celebra el traslado del corazón de su cultura y la transformación de su urbanismo. Tal día como hoy, en una ciudad que rozaba los 40.000 habitantes, que se había soltado del lastre de las murallas y se había expandido por los Ensanches, se inauguraba el Teatro Gayarre en su actual ubicación. En la gala de apertura actuaron el Orfeón Pamplonés, la orquesta de la Sociedad de Conciertos Santa Cecilia y Los Amigos del Arte, y fue protagonista Federico García Sanchiz, novelista y como el mismo se definía, charlista muy solicitado. “Compuso una charla realmente primorosa y fue cordialísimente ovacionado”, decía Diario de Navarra, que destacaba que “la lujosa sala del nuevo teatro estaba hermosísima y la velada fue muy agradable”.
Más allá de lo cultural, aquel acto culminaba un proceso urbanístico que había arrancado con el inicio de la construcción del Segundo Ensanche en los años 20 y que fue posible con el traslado de la plaza de toros hace ahora un siglo. La vieja plaza, que ocupaba más o menos los terrenos donde hoy está el teatro y el café Niza, se incendió en agosto de 1921 y la nueva dejó ese espacio libre para situarse en donde la conocemos hoy. En esos años, el Teatro Gayarre, que había sido el Principal hasta 1903, seguía su vida en la Plaza del Castillo. Era el tapón que impedía que la lustrosa avenida Carlos III pudiera conectar con la plaza. “Cuando se trazaron las calles del Segundo Enchanche, y entre ellas su arteria principal, se vio que la única posibilidad de conectar la avenida con la Plaza del Castillo era precisamente en el solar que desde 1841 ocupaba el teatro. Ya se sabe que en cuestiones de urbanismo, no hay obstáculo que se oponga a los planes de un ayuntamiento”, escribía en un artículo en Diario de Navarra sobre la historia del Teatro Principal Juan José Martinena.
En marzo de 1931, cuando faltaban unas semanas para que se proclamara la República, comenzó el derribo del viejo teatro. El último concierto lo dio el Orfeón Pamplonés. “Estaba abarrotado de público. Se agotaron las entradas cuando reciente está la fecha del anterior concierto por la misma masa coral”, decía Diario de Navarra, que destacaba que se cerró el concierto con unas coplas cambiadas de letra en la Jota de Larregla: “Hoy del Teatro se despide el Orfeón y se despide Pamplona con pena en el corazón”.
Al fin y al cabo, el auditorio se había convertido en el corazón cultural de Pamplona, sustituyendo al Corral de las Comedias que estaba desde el siglo XVI en lo que hoy es la calle del mismo nombre. En aquel viejo Teatro Principal de la plaza del Castillo, que se había inaugurado con la comedia El vaso de agua, se proyectó por primera vez una película de cine, había cantado Julián Gayarre, que dio nombre al coliseo desde 1903, y Pablo Sarasate había protagonizado sus conciertos sanfermineros, una cita cultural que dio un lustre insospechado a las fiestas de Pamplona. Quizá por ese cariño, el nuevo teatro, obra de José Yárnoz, el arquitecto que también firmó la ampliación del Palacio de Navarra junto a su hermano Javier o el Monumento a los Fueros con Víctor Eusa, no fue nuevo del todo. La fachada, salvo algún remate, fue desmontada y aprovechada en su ubicación de Carlos III. Al fin y al cabo, iba a ser el corazón cultural de Pamplona durante 90 años más. Por su escenario iban a pasar los actores y músicos más notables de la escena nacional y no pocos de la internacional y hasta fue durante décadas uno de los principales cines de la ciudad. Y lo que le queda. Este domingo, sin ir más lejos, Pedro Casadeblac intepreta la obra Decadencia. Y la semana que viene, las risas de Faemino y Cansado.

Una ‘crónica’ en el teatro para celebrarlo

Un recorrido sentimental por los hechos fundamentales del Teatro Gayarre servirá hoy para celebrar el aniversario de su mudanza. El acto, para el que casi todas las localidades están ya ocupadas, lo abrirá el alcalde Enrique Maya y durante el mismo se entregará el premio del Concurso de Ilustración 90 años de Teatro Gayarre a su ganador, Ander Solano Ugarte. Después, el dramaturgo y periodista de Diario de Navarra Víctor Iriarte transitará durante cerca de una hora por los espectáculos y artistas que dejaron huella en el escenario. Iriarte tratará además de integrar otros eventos del 90 aniversario, como las jornadas de puertas abiertas y visitas guiadas que comenzarán mañana y la apertura de una cápsula del tiempo en la que los ciudadanos podrán depositar objetos relacionados con el impacto del Gayarre en sus vidas.

volver arriba

Activar Notificaciones