Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Música

Iñaki Auzmendi: “Canto a cosas en las que creo”

Iñaki Auzmendi vuelve a la canción de autor con un nuevo trabajo que ha titulado ‘A sembrar’. Esta tarde lo presentará en el Nuevo Casino de Pamplona, a las 19.00 horas

“La canción de autor ha sido un reflejo de la salud de la sociedad y ahora no se reflexiona”, asegura Auzmendi
“La canción de autor ha sido un reflejo de la salud de la sociedad y ahora no se reflexiona”, asegura AuzmendiDiario de Navarra
Publicado el 12/11/2021 a las 06:00
Cargado con la misma ilusión que en sus anteriores trabajos, para Iñaki Auzmendi publicar un disco es como abrir una ventana de su propio ser. Ha vuelto a contar con el mismo equipo que en los trabajos anteriores, sus inseparables y queridos músicos Ana Turcan en el violín y Juanmi Arzelus en la guitarra eléctrica y coros. Y la grabación en Binario Estudio de Txuma Huarte con el trabajo gráfico de Arantza Arlegui y la adaptación de los textos al euskera de Juanjo Olasagarre.
¿Cómo ha ido pasando la pandemia desde la autoría?
He escrito algunas canciones. Pero sobretodo me ha servido para afianzar una idea personal. Cuando ante un momento de dificultad necesitamos agarrarnos a algo, ese algo lo llevamos dentro. El tenerte que meter de nuevo dentro de ti es algo en lo que realmente hay que emplear la vida. Y ese salvavidas personal lo llevamos dentro. Y al usarlo descubres de nuevo el sentido de la vida. Y gracias a él se me han inspirado nuevas canciones que aún están por finalizar, como La caracola -que tiene un ritmo habanero- o El andén, que es una despedida en una estación de tren, una imagen que siempre me ha impactado e inspirado. Y El silencio, que es la experiencia personal que se siente cuando estás solo en el monte…
¿Cómo analiza el momento de la canción de autor, en general?
La canción de autor siempre ha sido un reflejo de la salud de la sociedad y actualmente no se reflexiona. La gente da pasos sin pensar. No hay esas inquietudes internas en las que hace años nos preguntábamos el porqué de las cosas y hacia dónde nos llevaban nuestras decisiones. El otro día le preguntaban a Paco Ibáñez sobre la canción de autor y comentó que de unos años a esta parte casi ni existe. Es un erial. Quizá es que ya somos muy veteranos y hemos entendido la canción de autor como un hecho social de denuncia, de reivindicación, de reconocimiento a quien está marginado.
¿Se ha perdido el sentido del compromiso en la música?
Por ejemplo ahora se llevan las letras en las que hasta el amor está banalizado y es puro postureo. Cantando una vez con Rafael Amor, él denominaba a este fenómeno como el de las “canciones vaginales”. Y esta afirmación es de hace ya bastantes años. Yo no me considero poeta, pero cuando escribo las letras de las canciones intento no faltar al respeto de los demás. La canción era sugerencia, reflexión. Pero en los nuevos estilos que están ahora de moda no hay ni la una ni la otra. No se profundiza. La música no tiene compromiso social con las letras que se escriben. La sociedad prácticamente tampoco.
¿Y qué es A sembrar?
Abrir mi ventana a cosas que quiero compartir, cosas que he vivido, para mí es una necesidad. Eso es “sembrar”. Canto a cosas en las que creo y canto a personas a las que creo que hay que cantar, que representan situaciones específicas que la canción de autor debe tenerlas en cuenta. Y esto es un compromiso, primero hacia ti mismo. Si lo dices lo tienes que vivir, no vale con simplemente decirlo.
¿En una balanza en la que en un lado está la melancolía y en el otro el compromiso, hacia dónde se inclina A sembrar?
Yo en lugar de melancolía hablaría del concepto de una experiencia vital que te hace enfrentarte a situaciones en la vida que son difíciles y que te llevan a reflexionar y después a corregir. Y en el otro lado está el compromiso, pero para mí tiene que estar unido. No hay desengaños sino reflexiones que te llevan a tomar decisiones y nuevas direcciones. Y eso también se refleja en las canciones.
¿Qué canciones presenta A sembrar?
Hay un reconocimiento a poetas que sufrieron la represión en la canción Se perdió entre tanto gris. Y hay otras canciones muy personales, como Pequeñas cosas o Pero queda el amor. Algo se puede romper, alguien se va... Siempre nos queda ese sentimiento humano que duele, pero también queda el amor que has dado y recibido. Y también hay canciones dedicadas a personas concretas.
¿Por ejemplo?
Abrirás tu ventana es la historia de una amiga que me encontré en una cafetería el mismo día que le habían dado la noticia de que tenía cáncer de mama. Me impactó tanto que pensé “abre tu ventana, la que da al jardín y no a la desesperación, que la han cerrado sin ti y solo tú puedes abrirla”. O la que se titula Canción para soñar, que es la historia de una persona homosexual de un pueblo que ahora tiene noventa y tantos años. Ahora está el reconocimiento, todos defendemos la libertad de la condición sexual. ¿Y todo lo que ha tenido que pasar esa persona, hace 40 y 50 y 60 años? Y Canción para Pablo está dedicada a ese buen amigo que tengo que tiene 25 años y síndrome de Down. Se sabe todas mis canciones y es mi mejor amigo porque es el que más me quiere con diferencia y el que me expresa esa amistad de manera incondicional y pura.
¿Y su compromiso sobre las zonas que se despueblan?
Los pueblos se vacían porque este sistema lo ha querido así desde muchas décadas atrás. La industrialización desplazó masas de población tremendas de los pueblos a las ciudades. Y se va olvidando la propia vida que tenían los pueblos. Un sistema que valora mucho la productividad, la competitividad, el mercantilismo y sus resultados a corto plazo. Y la gente al salir de los pueblos y teniendo que vivir todo esto pierde la cercanía a la raíz. Y al perder eso se pierde la cercanía a nosotros mismos. Por eso yo defiendo tanto en mis letras la dignidad de los pueblos y de la vida rural. Y en todas mis canciones una frase, una palabra, algo, reivindica a los pueblos. El pueblo es noble, te espera, siempre está ahí. Pero ahora tiene los tejados y las paredes caídas. Y pienso: “¡Cómo te hemos fallado!”.
¿Cómo vislumbra el futuro?
Por grabar un disco mi futuro no cambia. Siempre he dicho que soy cantautor de nacimiento y por necesidad. Y no necesito grabar discos, sino componer canciones. Siempre tengo ideas en la cabeza, cosas nuevas. Grabar un disco es una circunstancia. Y ahora además están las plataformas digitales. A sembrar también va a estar en Spotify, etc. Y fíjate que este disco, aunque está en el envoltorio de un cedé digipack, lo que hay dentro en un pendrive con las canciones. Pero mi futuro va a ser continuar componiendo y presentando mis canciones ante mi público, con normalidad y tranquilidad. Después del concierto del Nuevo Casino voy a ir a Madrid a presentar el disco en el Café Libertad 8, y a Guadalajara y a varios sitios en Navarra. Estamos aún saliendo de la pandemia, hay que tener calma y ser feliz. Y yo así soy feliz. Para comer hago otras cosas, pero vivir vivo de esto, de la música. Y mientras a disfrutar de este concierto en el Nuevo Casino, que es un rincón maravilloso, como el cuarto de estar de casa. Me encanta. Y tengo que agradecer muchísimo que me hayan llamado.

DNI
Iñaki Auzmendi Lakunza (Etxarri Aranatz), 1961. Desde muy niño comenzó a tocar la guitarra. A los 14 años compuso su primera canción. A los 19 años tuvo la oportunidad de grabar su primer disco, pero por circunstancias de la vida deja pasar ese tren. Después sus colaboraciones en conciertos son esporádicas. Vuelve a acercarse de nuevo y con más dedicación a la canción de autor cuando participa en un homenaje a José Antonio Labordeta en 2012. Retoma la composición de canciones y en 2014 publica Raíces de piedra y Esperanza. Dos años después publica Momentos, que va presentando en diferentes escenarios de Navarra y de España. Ha estado muchos años vinculado a la Asociación de Cantautores Ojalá, haciendo conciertos conjuntos con Javi Martín y Jorge Sánchez.

ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones