Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Festival de cine de San Sebastián

Paco Plaza y la maldición de la vejez

El director lleva a San Sebastián una aterradora visión del paso del tiempo

Ampliar El director Paco Plaza, y el productor Enrique López Lavigne (agachado) posan  junto a la actriz Almudena Amor
El director Paco Plaza, y el productor Enrique López Lavigne (agachado) posan junto a la actriz Almudena Amorefe
Publicado el 24/09/2021 a las 06:00
Paco Plaza (Valencia, 1973) demostró con Verónica que los corsés del cine de género no le impedían ir más allá y mostrar ambición autoral. Tras esa compleja fábula moral bajo el formato de thriller con el paisaje del narco gallego de fondo que era Quien a hierro mata, Plaza vuelve al cine de terror con La abuela, una cinta a concurso en el Zinemaldia en la que el autor de la saga REC cuenta con un guion de Carlos Vermut.
Más propia a priori del festival de Sitges que de San Sebastián, el noveno largometraje del director valenciano nos avisa desde sus primeros compases que va a abordar el tiempo y sus estragos. Los relojes detenidos son el leit motiv visual de esta historia de fantasmas, en la que una modelo se ve obligada a abandonar apresuradamente los ambientes fashion de París que frecuenta para volver a Madrid a ocuparse de la abuela que la crió, víctima de un derrame cerebral.
El cuidado de una persona dependiente puede ser agotador y desquiciante, como bien ilustra Plaza en lo que parece una descripción del síndrome de cuidador quemado. Dos personajes y un piso le bastan al director para narrar este cuento con espejos y una ¿bruja?, en la que la protagonista, que se gana la vida con la juventud de su belleza exultante, empieza a verse reflejada.
“Quería hablar de la vejez como un demonio”, asegura Paco Plaza. “Le dije a Carlos Vermut: imagínate una peli de posesiones, pero que el demonio que posee a alguien es la vejez”. La chispa del guion se la proporcionó su experiencia con una tía abuela con alzhéimer. “Cuando iba a visitarla me daba la sensación de que no era ella”. Para el director, la vejez en nuestra sociedad es “un demonio que nadie quiere ver”. “Tenemos 50 años y vamos vestidos como cuando teníamos 25. Todos nos resistimos al paso del tiempo y nos piroperamos: ¡estás súper joven! Se glorifica la juventud y la belleza y se demoniza el paso del tiempo. La vejez es lo que más miedo nos da y lo que acabará poseyéndonos a todos”.
volver arriba

Activar Notificaciones