Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pintores navarros

Ángel Elvira, artista polifacético

El autor recuerda al pintor de Mendavia Ángel Elvira, fallecido hace unas semanas, un prolífico autor que además de cientos de cuadros hizo esculturas en madera, diseños para tapices, obras en piedra, el tarot mítico vasco y artículos en prensa, entre otros

Ángel Elvira
Ángel Elvira
  • José Mª Muruzábal del Solar
Actualizado el 12/07/2021 a las 20:45
El pasado mes de mayo, concretamente el día 2, falleció el artista navarro Ángel Elvira Martínez, natural de Mendavia, en donde fue sumamente popular. El día 18 de mayo, Diario de Navarra recogía su obituario, escrito por Mª Puy Amo, de donde tomamos algunos datos también. Ángel Elvira pertenecía a la generación de artistas navarros anterior a la Guerra Civil Española; a la generación de Lasterra y Eslava, de Beunza y Martín Caro, de Ana Mari Marín, de Miguel Echauri y Jose Mari Apezetxea, sin duda la más grande generación que ha dado el arte navarro de la Edad Contemporánea. Al hilo de su desaparición parece bueno traer aquí el recuerdo de su figura y de su obra.
SU PERIPLO VITAL
Ángel Elvira nació en Mendavia el 23 de mayo de 1937, pasando sus primeros años en dicha localidad, donde hizo los estudios básicos. Posteriormente se trasladó a Pamplona para cursar estudios de Magisterio Paralelamente se matriculó en la Escuela de Artes y Oficios de Pamplona en 1959. De esta manera empezó a profundizar en la pintura y la escultura, dedicando también gran atención a la arqueología. Acabó fijando su residencia en Mendavia donde mantuvo su estudio-biblioteca, recopilando también una importe colección de material arqueológico recogido de los yacimientos descubiertos por él mismo y debidamente clasificados y estudiados con las Universidades de Navarra y Zaragoza (El Castillar de Mendavia, Puente Fustero o el Barranco Salado, entre otros). Contrajo matrimonio en 1968 con Mª Inés Sainz, con la que formó pareja humana y profesional.
Durante casi 60 años, desarrolló una increíble actividad artística y humanística. A sus cientos y cientos de cuadros se suman esculturas en madera, diseños para tapices, obras en piedra (como el monumento al auroro de Estella), el tarot mítico vasco, las arras míticas, los dibujos surrealistas del libro Los siete setenta, etc. A ello es preciso sumar los artículos en prensa y las obras y publicaciones conjuntas que ha llevado a cabo con su esposa. Ambos realizaron 56 episodios para Euskal Telebista sobre mitos y leyendas. Asimismo, editaron obras como Álbum de mitos y Leyendas de Guipúzcoa o las obras El fuero de Estella, Vocabulario mendaviés, Anecdotario mendaviés, Historia de Legarda, Brujería y supersticiones en Tierra Estella, Historias y tradiciones de Torralba del Río, Codés y Otiñano o Mitos y leyendas de Mendavia. Igualmente, recorrieron Tierra Estella y Navarra en busca de testimonios etnográficos de todo tipo; “que no se mueran las cosas”, resumían ellos.
En 1996 le concedieron a Ángel Elvira el galardón Minicia Avnia, con el reconocimiento de 40 colectivos culturales de Tierra Estella. En 2011, el Centro de Estudios Tierra Estella y el Ayuntamiento de Mendavia homenajearon al matrimonio por su labor cultural. Indicamos también que el artista realizó numerosas exposiciones, destacando la del Hall Central de la Universidad de Cardiff (País de Gales) - Gran Bretaña en 1975 y la exposición conjunta en Madrid con Salvador Dalí, en 1984.
SU PRODUCCIÓN ESTÉTICA
La prolífica trayectoria estética de Ángel Elvira es compleja de sintetizar en el breve espacio de este artículo. La misma se traduce en infinidad de obras repartidas por museos, iglesias, ayuntamientos o colecciones particulares. Cultivó en ellas un amplio abanico de temas que incluyen la mitología, las culturas ancestrales, las historias fantásticas o épicas, leyendas e historias tradicionales y de costumbres, símbolos, temas profesionales como la medicina o la arquitectura y el comercio. Otra parte de su producción estética aborda temas fantásticos y exóticos, de ciencia ficción, ocultismo y misterio, futurismo, civilizaciones desaparecidas, rituales, sabios de la antigüedad, personajes históricos y bíblicos, damas exóticas, señores de extraños países, etc. Sumó a todo ello los murales sobre la historia de Navarra, de Mendavia y de otras localidades. Estas leyendas mendaviesas, con personajes como la Xana, el Bú o el Ojanco, se instalaron en cerámica, el año 2006, en la fachada del Ayuntamiento de Mendavia.
Con el tiempo, y la propia evolución de su estética, acabó poniendo en práctica una técnica muy personal y original, que la hace fácilmente reconocible; una mezcla entre procedimientos artesanales, más propios del vidrio, y los puramente pictóricos. Además de una obra inicial más tradicional, la estética de Ángel Elvira acabó centrándose en una producción de carácter descriptivo y narrativo, a modo de grandes comics, con sucesivas viñetas que sirven para el desarrollo de una historia. De esta manera acaba plasmando los temas tan variados, personales e incluso exóticos que hemos descrito anteriormente. Este tipo de producción no tiene comparación posible dentro del arte navarro y hace a la misma personal y perfectamente reconocible.
Una obra basada en una técnica casi de miniaturista, con un dibujo marcado y eficaz, que construye y ordena el cuadro o la composición. Además del propio dibujo destaca especialmente un brillante empleo del color, en tonos intensos, sumamente variados y contrastados, que acaban inundando su producción y otorgando a la misma gran sensación e incluso notoria espectacularidad. Todas estas composiciones aparecen trabajadas con sencillez, recordando modos populares y antiguos. Con esos elementos, las mismas terminan por hacerse atractivas, queridas y sentidas para el espectador. Esta fue, en apretada síntesis, la trayectoria vital y estética de una artista navarro singular, Ángel Elvira.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones