Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Festival

El Festival Punto de Vista esquiva la pandemia

El festival celebra su XV edición, presencial y online, a partir del lunes 15 de marzo

Foto de Teresa Morales de Álava, directora ejecutiva del festival; Rebeca Esnaola, consejera de Cultura y Deporte, y Garbiñe Ortega, directora artística del festival.
Teresa Morales de Álava, directora ejecutiva del festival; Rebeca Esnaola, consejera de Cultura y Deporte, y Garbiñe Ortega, directora artística del festival.
GOBIERNO DE NAVARRA
Actualizada 10/03/2021 a las 07:35

El espectador del XV Festival Punto de Vista notará algo este año; quizá le extrañe que el punto de encuentro del público y los cineastas, que solían ocupar el vestíbulo principal del Baluarte, se sitúe ahora en el exterior, en una carpa que se llamará “La plaza”, donde tendrán lugar algunos actos, proyecciones y las ruedas de prensa. Advertirá, por ejemplo, que los horarios se adelantan, o que los aforos de las salas son menores, del 50% atendiendo a las indicaciones sanitarias, aunque ya lo de asistir a un espectáculo y encontrar butacas precintadas se ha convertido en algo rutinario. Pero en lo básico, en el tipo de películas que muestra el festival, en el planteamiento de un cine de vanguardia y libre, que normalmente ve aquí o no ve, el Punto de Vista de 2021 le resultará al espectador el mismo de siempre, una ventana al cine no-ficción, en su sentido más amplio, que se hace actualmente en el mundo. Tendrá lugar la semana que viene, del 15 al 20 de marzo.

Garbiñe Ortega se despide de la dirección artística con esta edición híbrida, presencial y con una parte online para acreditados que no puedan desplazarse al Baluarte. No son las condiciones que había imaginado, pero está muy satisfecha de que a pesar de todo el certamen no falte a su cita físicamente. Rebeca Esnaola, consejera de Cultura y Deporte del Gobierno de Navarra, le quiso mostrar ayer su consideración en la presentación de esta edición. “Gracias por tu compromiso, por tu implicación estos cuatros años y por tu intenso trabajo”, se dirigió a ella. “La huella que dejas ya forma parte de la esencia de Punto de Vista”, añadió.


‘CARTAS COMO PELÍCULAS'

“Llegamos con más ganas que nunca”, aseguró en la presentación Garbiñe Ortega, quien cierra el círculo de sus años al frente del Punto de Vista con la publicación del libro Cartas como películas, coeditado con La Fábrica.

En su primer año al frente del certamen, en 2018, Ortega editó junto con Francisco Algarín el libro Correspondencias: cartas como películas, que recogía cartas de un cineasta a otro, o a un poeta o creador, misivas de Charles Chaplin a Dziga Vertov, de Orson Welles a Robert Flaherty o de Truffaut a Renoir. “Desde entonces he seguido apasionadamente, y un poco obsesivamente, reuniendo cartas fascinantes entre cineastas para seguir trazando conexiones y relaciones impensadas, con el objetivo de dibujar nuevas genealogías y familias cinematográficas”, explica la directora artística. Así, en este último año al frente del festival, Ortega presenta el resultado de un proyecto que se ha prolongado a lo largo de estos cuatro años, un libro con más cartas entre cineastas, pero esta vez con autores contemporáneos. Se les pidió que se dirigieran a cineastas lo más alejados posibles de su propio cine. Son más de treinta, Jean-Luc Godard se dirige a Nicole Brenez, Robert Bresson a Fernando Trueba, Jim Jarmusch a Harun Farocki, Ben Rivers a Ben Russell, Isaki Lacuesta a José Luis Guerín y Jonas Mekas a Stan Brakhage, entre otros. El volumen incluye en su final cartas imaginarias que Ortega ha encargado a distintos cineastas cercanos al festival para que escribieran a otras figuras de la historia del cine, que estuvieran vivos o muertos, pero que no hubieran conocido nunca. Ahí Mariano Llinás se dirige a Jean Vigo o Luis López Carrasco a Frederick Wiseman.

El proyecto además salta del papel a la pantalla. Con la colaboración del cineasta Matías Piñeiro, Garbiñe Ortega ha creado un proyecto audiovisual colectivo con cartas filmadas. Las cartas que no fueron también son, siguiendo con el lema que aparece en todos los carteles, propuso a ocho cineastas que se dirigieran a otros ocho que no conocieran personalmente y que estuvieran en sus antípodas cinematográficas. Así, Beatrice Gibson, Nicolás Pereda, Deborah Stratman, Lyme Sachs, Raya Martín, Jessica Sarah Rinland, Alejo Moguillansky y Diana Toucedo realizan estos ocho cortometrajes en los que dirigen a Jean Vigo, Wes Craven, Chantal Akerman, Chick Strand, Michelangelo Antonioni, Danièle Huillet, Barbara Loden, Nina Menkes, Bette Gordon o Nancy Holt, respectivamente. El resultado de estos ocho “pequeños regalos que hacen al festival”, según los definió su directora, se proyectarán juntos en la clausura del certamen.


POR TODA LA CIUDAD

Era un misterio saber la respuesta que iba a tener el festival en este contexto de pandemia pero según apuntó la directora ejecutiva del festival, Teresa Morales de Álava, de momento el número de acreditados es parecido al del año anterior (el número exacto no lo habían cerrado por la tarde, en 2020 fue de más de 400). Y las entradas para ver la película inaugural, Dardara, de Marino Lameiro sobre la despedida de Berri Txarrak, se agotaron en cuestión de minutos.

El festival ofrecerá parte de su programación online a través de la plataforma Festival Scope, lo que ha sido un esfuerzo “ímprobo” para el equipo, según Morales de Álava. “Ha sido un trabajo muy duro pero también un reto muy divertido por otro lado, ha habido que repensar el festival”, señaló ayer. La plataforma estará activa desde el 15 de marzo al 15 de abril. Las entradas se pueden comprar ya tanto para asistir en persona como para ver las películas online. Las presenciales cuestan 3 euros para una proyección y para las sesiones especiales oscilará entre los 3 y los 10 euros. Las entradas online van de los 6 euros para ver la Sección oficial o algunas retrospectivas, a los 16 del abono.

Respecto a los espacios físicos, además del Baluarte y de la carpa de La Plaza, organizada en colaboración con el Ayuntamiento de Pamplona, habrá actividades en el Museo Universidad de Navarra, donde se proyectará The Works and Days, una película de ocho horas de C.W. Winter y Anders Edström que fue uno de los acontecimientos de la Berlinale de 2020 y que aquí compite en Sección oficial; Civivox Condestable, que acogerá dos encuentros con Xabier Erkizia y Ramón Andrés; el Planetario, donde tendrá lugar Luces recorren mi garganta, de Lois Patiño y Erkizia, y The Works and Days: The Black Sessions, de C.W. Winter; el Teatro Gayarre, con una sesión de la bailarina y coreógrafa portuguesa Vera Mantero, y la Filmoteca de Navarra, sede de la retrospectiva dedicada a Amos Vogel.

Además, el Museo Oteiza se asocia por primera vez al festival en una sesión doble que incluirá un programa de la retrospectiva de Nancy Holt y la propuesta Salitre, de la poeta María Salgado.
El concurso público para buscar el sustituto de Ortega saldrá próximamente, una vez pasado el festival.

 

 

AMPLIA REPRESENTACIÓN DE CINEASTAS LOCALES
 

Dardara, la esperada película de Marina Lameiro sobre la gira final del grupo navarro Berri Txarrak será la película inaugural del festival y también la primera representación navarra. En la sección Paisaia, englobada en las llamadas Sesiones Especiales, también se presentarán las películas más recientes y arriesgadas de la producción documental vasco-navarra. Así se verán Zerua blu (2020) de Lur Olaizola, Un retrato de N.B. (2020) de Peio Aguirre, Quebrantos (2020) de Koldo Almandoz y María Elorza y Agiña (2019) de María Sánchez. Además, Punto de Vista acoge la premiere mundial de Tengan cuidado ahí fuera, de Alberto Gracia, que fue el ganador de Proyecto X Films 2020. Como se sabe, X Films convierte al festival en productor de una película para un realizador emergente pero, a la vez, ésta tiene que estar ligada a Navarra, con lo que el objetivo es doble: dar una oportunidad a nuevos realizadores y acercar esas nuevas voces del panorama documental al territorio navarro.
Además, el festival volverá a acoger Napardocs, el punto de encuentro anual con la reflexión para quienes hacen cine documental en Navarra, un espacio abierto para el debate en torno a tres mesas de trabajo: dirección, producción y distribución.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE