Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Música

Cuando la canción se vuelve magia

Concierto del ciclo Historia de la canción que dedica Iñaki Fresán al fenómeno de la canción de concierto.

El barítono Iñaki Fresán.
El barítono Iñaki Fresán.
Cedida
  • Xabier Armendáriz
Actualizada 15/05/2018 a las 07:56

Viernes, 11 de mayo de 2018. Civivox Condestable de Pamplona. Amaia Azcona, soprano. Iñaki Fresán, barítono. Leyre Elisarri, piano. Obras del Padre Donostia, Ignacio Tabullo, Jose María Agesta, Jesús Guridi, Pablo Sorozábal, Jesús García Leoz, Fernando Remacha y Emiliana de Zubeldía. Concierto inscrito en el Ciclo Historia de la Canción 2018.

 

En el maravillosamente hermoso mes de mayo”, (citamos el primer verso del poema de Heinrich Heine que inicia el ciclo de canciones Amor de poeta de Schumann), llega una cita habitual de la agenda musical pamplonesa, como es el ciclo Historia de la canción que dedica Iñaki Fresán al fenómeno de la canción de concierto, esta vez centrado en las composiciones en este género surgidas en Cataluña y el País Vasco y Navarra. Cada uno de estos dos bloques tenía asignada una conferencia y un concierto; en éstos, Iñaki Fresán participaba junto a cantantes navarras prometedoras: Sofía Esparza para el concierto dedicado a la canción en Cataluña y Amaia Azcona para el dedicado a Navarra y el País Vasco, que ahora nos ocupa.


Este concierto podía plantearse de diferentes maneras, dado que hay bastantes compositores vascos y navarros ampliamente reconocidos como autores de canciones. Las Seis canciones castellanas de Jesús Guridi y el Tríptico de canciones de Jesús García-Leoz son piedra de toque de numerosas cantantes. Sin embargo, en esta ocasión el programa presentaba canciones que ofrecían prismas poco habituales de los autores citados. Junto a ellos, no faltaron Fernando Remacha y Emiliana de Zubeldía, pero destacaron dos revelaciones interesantes. Las canciones de Ignacio Tabullo, ilustre barítono del siglo XIX, muestran claras influencias de la ópera italiana del momento, incluyendo acompañamientos con clara resonancia orquestal. Los Lieder sobre textos de Heine de Pablo Sorozábal musicalizan en euskera poemas que importantes autores alemanes habían tratado acertadamente en la lengua original. Sorozábal despliega su extraordinario ingenio melódico y armónico para ofrecer un conjunto a la altura de la mejor canción española de concierto. La familia de Leyre Elisarri contaba con las partituras de estas canciones, que formaban parte de un ciclo más amplio; ojalá pueda recuperarse esta obra en su integridad.


Iñaki Fresán mantiene una buena forma vocal y siempre ha sido un gran intérprete. Especialmente en las secciones más íntimas, consigue momentos realmente interesantes, como pudo escucharse ya en el Ave María de Tabullo. Otro aspecto fundamental a su favor fue la manera tan perfecta en que se escucharon los textos de las canciones, algo esencial en los grandes intérpretes del género y también aplicable al arte de Amaia Azcona.


Amaia Azcona es presencia habitual en este ciclo, y no sin razón. En su caso, es particularmente destacable su perfecta línea de canto y la calidad de las medias voces, tal como pudo escucharse primero en “No quiero tus avellanas” del ciclo de Guridi y después en otras muchas canciones, incluyendo un especialmente emotivo “Aurtxoa seaskan”. Pero Amaia Azcona también posee otros registros, como demostró en las canciones más irónicas de Remacha o Emiliana de Zubeldía. Confiamos en que Amaia Azcona tenga oportunidad de demostrar su arte en Pamplona en otros contextos.


Nada de todo esto habría tomado vuelo sin contar con un acompañamiento pianístico adecuado. Leyre Elisarri es una gran pianista, capaz de adaptarse al carácter de las diferentes canciones. Quizá el mejor resumen del recital fue la propina conjunta que ofrecieron todos: un dúo de Pablo Sorozábal escrito originalmente para soprano, mezzo y guitarra, pero perfectamente adaptable a los recursos existentes. Fue el final más apropiado de un recital en el que la canción se convirtió por momentos en verdadera magia.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE