Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ESTACIÓN DE LIBROS

'Flores fuera de estación', Margarita Leoz

Ignacio Lloret
Ignacio Lloret
Publicado el 17/11/2019 a las 06:00
Los libros de personas que conocemos. Con quienes hemos coincidido en alguna parte, compartido ratos en algún sitio. Hombres o mujeres que viven en el mismo lugar que nosotros, o muy cerca de él, y con quienes hemos colaborado en varias ocasiones. Gente a la que apreciamos al margen de lo que haga, más allá de lo que hace.
No me resulta fácil leer esas obras. Las que han escrito mis conocidos. Ésos que se dedican a la misma tarea que yo. No, porque la lectura arranca cargada de prejuicios, la impulsan sentimientos muy diversos. Una vez iniciada, me cuesta separar al individuo de su texto, abrirme paso entre ese alboroto de sensaciones, lograr que la literatura sea la única que hable, lo único que cuente.
Este volumen de relatos lo consigue. Consigue que me olvide de la autora. Hay un instante a partir del cual ese dato queda atrás. Se convierte en pura anécdota. Se pierde como un cuerpo en la niebla. Deja de importarme como un ruido que al final ya no se oye.
No es una única cosa. Me refiero a lo que provoca ese efecto en Flores fuera de estación. Aquello que, ya metido en sus páginas, me lleva a apartarme de lo circunstancial. Es, por un lado, la apertura de varios espacios en cada cuento. La ramificación de historias en cada narración. La forma en que se desatan distintos hilos narrativos al mismo tiempo. La mirada puesta a la vez en el presente y en el pasado, proyectada hacia adelante y hacia atrás. El modo en que los destinos de los personajes se cruzan, o avanzan en paralelo, o confluyen en un instante que no cierra sus vidas sino que las mantiene en movimiento para siempre.
¿Quiénes son ellos? ¿Los protagonistas de estas historias? Oh, son gente como nosotros. Seres corrientes como tú y como yo. Un hombre divorciado que visita a sus padres en un hotel. Una mujer casada que viaja con su marido a otro país para dar el último adiós a un antiguo amante recién fallecido. El propietario de una tienda de muebles que decide vivir en ella. Un grupo de amigos que se reúne en una finca de las afueras. La propietaria de un chalet que no hay manera de vender.
Sí, ése es el resumen apresurado de sus argumentos, el apunte de sus tramas, y, sin embargo, ahí no termina el asunto, no es eso lo esencial. No, porque ningún escritor de relatos se conforma con narrar algo, busca una forma diferente de hacerlo. La de Leoz consiste en volcar sobre el tapete un puñado de situaciones y dejar que sea el lector quien las relacione entre sí. No quiere que nos quedemos con una idea cerrada, con un trazado exacto de las personas y sus temores, de sus alegrías y tribulaciones, prefiere que al final flote entre nosotros una impresión difusa pero sugerente.
Yo he visto rasgos de Alice Munro, de Joy Williams, de John Cheever. Son parentescos ilustres. Es una estirpe literaria de calidad. Todos esos autores conforman una tradición peculiar. Cultivan un tipo de cuento extenso que desafía a la novela y que, sin renunciar a los elementos propios del género relato, logra arrebatarle algunas de sus virtudes. Los de Leoz son un ejemplo en ese sentido. Discurren por esa misma línea. Bulbos, Piedras al mar o Una nueva luz satisfacen el ansia de ficción de largo aliento que tienen muchos lectores, y a la vez reúnen la extrañeza, el ritmo, la tensión y la estructura circular de la prosa corta.
Hay un último aspecto. Me refiero a este libro. En relación con Flores fuera de estación. Más allá de la belleza del título. Un detalle que caracteriza a las buenas historias. Las ganas de releerlas. La necesidad que sentimos de volver a ellas. En unos casos, al texto entero. En otros, a una escena donde se habla de amor sin mencionarlo, o a un pasaje que todavía recordamos por el modo en que la autora deja a los hombres, a los lugares o a los objetos, por la manera en que se aleja de ellos para que sigan vivos, para que continúen viviendo.

INGREDIENTES

    • Tiempo de preparación
    • Tiempo de cocción
    • Dificultad
    • Tipo de cocina

    Preparación

      volver arriba

      Activar Notificaciones