x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Estación de libros
Estación de libros

La llamada de la tribu, Mario Vargas Llosa

Estación de libros

La llamada de la tribu, Mario Vargas Llosa

Actualizada 02/02/2019 a las 11:16
Etiquetas
A+ A-

Hace mucho que no busco entretenimiento en los libros. Ni siquiera en las novelas. No digo que algunos no lo consigan, que no me distraigan muchos de sus episodios, algún desenlace peculiar o el destino de ciertos personajes, pero ya no los abro con ese propósito. En mí, en las muchas horas que dedico a leer, se han impuesto otros intereses, otras necesidades, una intención que se aleja sin nostalgia de las que pudo haber en el pasado.

 

 

Este ensayo de Vargas Llosa es un buen ejemplo de ello. De que el aprendizaje, el conocimiento de las ideas de otros es tan emocionante como un buen relato. Ésa ha sido mi sensación durante la lectura de este libro, y debió de ser también la del autor hispano-peruano cuando indagó en la obra de los pensadores cuya semblanza recoge en La llamada de la tribu.

He hablado de ensayo y, sin embargo, no lo es del todo o no se conforma con serlo. Aquí no se trata de desarrollar las teorías de siete hombres ilustres. El lector deberá acudir a otros títulos si pretende profundizar. Aquí se trata de destacar un denominador común en el pensamiento de esas personas. Una coincidencia de conclusiones acerca de la libertad, la igualdad, la democracia, el funcionamiento de la sociedad o el espíritu crítico de cada individuo. El autor encuentra la raíz de esa comunidad, lo que emparenta a sus miembros, y ése es su modo implícito de decirnos que se siente hermano de todos ellos.

He ahí el segundo aspecto. Lo que hace de este libro algo más que una disertación escrita. Su carácter autobiográfico. Porque el objetivo de Vargas Llosa es también contarnos parte de su vida, de su formación, de su naturaleza, de su condición de hombre libre. Claro que, a diferencia de otras veces en que para ello se remontó a Perú, a París, a Londres, a sus éxitos y fracasos, a sus alegrías y tristezas, ahora nos explica quién es en el plano intelectual y a quiénes se lo debe.

Hay varias virtudes en esta forma indirecta de escribir sobre uno mismo. Por un lado, la humildad que supone no centrarse en el Yo. No volcarse sobre los propios méritos, sean cuales sean, sino desviar la atención hacia los ajenos. Hacia la aportación de individuos que vivieron antes, que estuvieron antes, que, mucho antes de que nosotros existiéramos, ya se plantearon las preguntas elementales acerca del ser humano e intentaron proyectar una claridad diferente sobre ellas.

Este libro es la manera que elige el autor de rendir tributo a sus padres espirituales. Es una obra oportuna porque se publica en una etapa de su vida que queda más allá de los elogios, de los premios, de las distinciones. Pero es, además, un artefacto eficaz. Y es que Vargas Llosa no deja de estar presente en segundo plano. Economizando medios narrativos, ahorrándose datos e informaciones personales, nombres y referencias de su propia biografía, cediendo el protagonismo a otros, consigue que al final el lector sepa más cosas de él. Le conozca mejor y bajo otra luz.

Advierto una paradoja en todo esto. Resulta curioso que quienes escribimos ficción acudamos a otra clase de textos para después terminar en ella. Para alcanzar un mundo ficticio de calidad. Que quienes procuramos demostrar talento con historias imaginadas sintamos la necesidad de leer diarios, memorias, ensayos, artículos y entrevistas. Que no demos prioridad a las novelas.

Sí, aquí también hay un rodeo. Una vía mediata de llegar. Lo que emprendemos es un camino irónico cuya meta consiste en persuadir más tarde a los lectores con nuestros relatos inventados. Lograr que se los crean. Quizá porque, en el fondo, lo que deseamos es entretener.

 

 

 

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra