Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

EL FOROFILLO

Celebración espacial

La permanencia podía haber venido con la noticia de la victoria en San Mamés, pero no vamos a ser avariciosos...

Fran Pérez Beroiz, El Forofillo.
Fran Pérez Beroiz, El Forofillo.
  • Fran Pérez
Actualizada 09/05/2021 a las 21:00

Long March 5B. No, no es el nombre del nuevo jugador macedonio que fichará Osasuna ni la marca de unas barritas de chocolate recubiertas con caramelo (jodía medio dieta que me hace soñar con dulces a todas horas). Para nada. Se trata del nombre del cohete chino este que anda más suelto que unas tripas tras zamparse de una sentada el menú completo del nuevo restaurante tropical recién aterrizado en la ciudad. Y nunca mejor dicho lo de aterrizado, porque tenemos a la gente mirando al cielo cuando lo interesante pasa a nuestra vera, en la Tierra...

Se supone que esta madrugada del domingo 9 de mayo, manda bemoles que al mismo tiempo que dejamos de estar en estado de alerta, que no alarma, esta última salta porque van a caer sobre nosotros los restos del armatoste asiático espacial de taitantas toneladas. Y es que según los expertos, que ya me dirán de qué lo son, la llegada del objeto volador identificado puede oscilar en una franja de tierras que para plantar aguacates la quiero yo. Entre el norte de España (o estado español, no me líen) y el sur de África, y todo ello de izquierda a derecha desde Finisterre hasta Nueva York. Ahí es nada...

Y digo que mientras la gente anda mirando a la estratosfera, esas latitudes desde las que el tal Felix Baumgartner se lanzó a lo loco en caída libre como bombas nucleares sobre Palomares, en el centro del universo, más conocido como Bilbao, los rojillos trataban de celebrar con un triunfo la permanencia conseguida en el mismo sitio donde se comenzaba el año: Cádiz. Y es que el 2-1 del conjunto de Cervera sobre el Huesca condenaba a los aragoneses a quedarse con 30 puntos a falta de nueve por disputarse, los mismos y la misma tesitura que el Elche, que no pasaba del 2-2 en Mendizorroza gracias a un tanto en las postrimerías de Joselu. Tarea hecha.

Jagoba visitaba una de esas plazas en las que sabe que tiene más que ganar que perder. Y por ello sacaba al equipo casi de gala, con Ramalho por el lesionado Manu Sánchez y con el trivote, el deseado Moncayola incluido, para tratar de aplacar las ganas europeas de los leones, que han firmado una campaña que ni fú ni fá y en la que se han llevado, eso sí, dos subcampeonatos coperos por el precio de uno. Y arriba, Budimir, para asustar y contra un equipo con las notables ausencias de Muniáin (empieza a llover sobre mojado) y Rulo en el banquillo.

Así las cosas los nuestros salieron sin perder detalle... del cohete chino. Porque no se había cumplido ni un minuto y Morcillo nos la liaba pillando a la zaga rojilla achistorrada perdida. Berenguer, que acabó el partido con ínfulas de Messi, cortaba desde la diestra, metía el pase para que taconeara Villalibre y el lateral chutaba. Cuero que daba en Juan Cruz y se metía dentro. 59 segundos. ¿Habéis visto?¿Era el cohete chino? No, eran los leones, que nos acaban de marcar...

El bofetón sirvió de acicate para los rojillos, que se repusieron y se dejaron de estrellas y planetas. El empeño por tomar el control se saldaba con el empate, con Darko siendo el más listo de la clase y se adelantaba a una estatua llamada Unai Simón que se quedaba con el molde cuando pensaba que el cohete enviado por Juan Cruz iba a aterrizar en sus manoplas. Nastis de plastis, que el rojillo usaba la cabeza mejor que nadie y ponía las tablas en el luminoso.

Asueto, calma, ducha ficticia y charleta en los vestuarios. A ver dónde y cómo quedamos para ver el Long Chicken este, que va a llegar a nuestro planeta a lo loco y descontrolado esta madrugada. Anda que los chinos vaya temporadita nos llevan: el coronavirus, el cohete... Verás cómo al final, para completar la faena, son los que fichan a Moncayola. El caso es que, con las fuerzas medio recuperadas, ahí que volvían todos al verde para seguir buscando un triunfo que permitiera una celebración galáctica de la permanencia.

Arranque de la segunda entrega con más ganas de los nuestros, pero los locales no andaban mancos. Ni cojos. De hecho, Messirenguer volvió a cabalgar por la diestra y metió un pase que destapó las carencias del Pelocho, que no cazó por muchos pelos y dejó a Sancet franco para cabecear el 2-1. ¡Mecachis en la mar, Maripuri! Verás cómo los primos del Botxo al final nos amargan la celebración, que andan que quieren ir a Europa. ¿Pero no han aprendido con las dos finales de este año?

El caso es que quedaba el cohetazo, el pepinazo, el chupinazo que nos gusta llamar por estas tierras pese a que nos hemos quedado otra vez sin Sanfermines. Y llegó. Además cuando más gusto da al equipo que rescata un punto, como le pasó al Alavés en Mendizorroza unas horas antes. Y es que el tanto de Budimir pone el broche a una jornada de las buenas. Permanencia conseguida, aguando el objetivo europeo del rival, consiguiendo sumar tras dos derrotas. Tenemos 41 puntos, no es para celebrarlo a lo universal, pero sí a lo estratosférico. Ahora, a ver que no caiga el aparatejo chino en Tajonar, que la cantera corre peligro. ¿O no?

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE