Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

EL FOROFILLO

Sin exploto en tierras ché

Un punto que sabe a poco y que nos condena a cerrar una mala primera vuelta

Fran Pérez Beroiz, El Forofillo.
Fran Pérez Beroiz, El Forofillo.
  • Fran Pérez
Actualizada 21/01/2021 a las 21:17

Iba la cosa para chiste fácil, se estaba quedando buena tarde a orillas del Turia y Osasuna ganaba en lo que podría suponer el triunfo que rompiera esa racha de tuerto jodío que nos ha mirado desde hace ya jornadas. El encuentro estaba para titularlo con un 'Osasuna Mestalla en Valencia' de lo más glorioso y jocoso, con los 18 puntos como balance de la primera vuelta y confirmando unas sensaciones buenas que nos venían de la Copa. Una victoria en Liga, zanjando la asignatura pendiente, que van a ser las mates este año, y nos daba un chute de moralina para el comienzo del segundo acto de la competición. Pero...

No hubo "explota, explota que explo, explota, explota mi corazón" que canturreaba Rafaella Carrá el pasado siglo. No hubo estallido en el campo de los de Javi Gracia, que nos dejó la gracieta a medias. Y eso que Jagoba volvía a mover un once en un ejercicio de tabla rasa que más bien parece que anda medio despistado, pero el de Berriatua no da puntada sin hilo. Pese a que el Valencia, desde el más profundo ejercicio de la sinceridad, está hecho unos zorros. No marcan ni al arco iris, salvo que se le eche una mano...

La posesión la tenían los locales, pero andan a años luz de la definición de otras campañas. Ni Maxi, ni Soler, ni Guedes, ni Gameiro o Cheryshev, por mentar a algunos de sus jugadores, atinan con el marco contrario. Y claro, cuando ellos perdonan, suele pasar que otros hacen pupa y sí aprovecha las que tienen. Osasuna, con la táctica de la perrica, agazapados y esperando salidas buenas, sacó el cebo de las grandes tardes de pesca y en una de esas se adelantó. La falta a favor, el saque rápido de los rojos, la carrera de Torres, ese pase picadito a la internada de Nacho Vidal, que recorta, que chuta. Para Domènech y el rechace, me niego a decir rechazo (es harto peyorativo) lo empalma con furia y acierto Calleri a gol.

Un equipo con Roncaglia y Unai de centrales, con Cruz y Vidal de laterales. Trivote en el centro, con Monca, Torró y Javi Martínez. Rubén y Torres a las alas y Calleri atrás. De portero, Sergio Herrera. Que no sale ni aunque le plantes una chati con ojo guiñado incluido. Y cuando lo hace, a por uvas o mariposas. Pero que cuajó buena tarde, todo sea dicho de paso. Como todo el equipo, hasta el minuto 70. Y es que Jagoba tarda en cambiar, Arrasate es inmovilista, se parece más bien al tal Ayerdi con lo del Davalor o a un consejero de cualquier comunidad española vacunado por mor de aprovechar la dosis, oiga, que si se calienta se echa a perder y es como la buena cerveza al sol...

Sin cambio no hay gasolina. Y si ves que el de enfrente te mete de una tacada a Gameiro y a Musah, que tiene nombre de mahonesa (muy rica, por cierto, sin aguacate ni arroz blanco) y no reaccionas, puede que sufras. La pena fue que ellos no marcaron, la puñeta fue que Osasuna se fue con un punto tras haber metido dos tantos. Qué no tenemos gol, dicen. Ale, pues ahí queda, dos y a callar. Lástima que ese segundo, amigo Unai, se colara en propia meta. Porque la jugada no parecía que iba a terminar en nada positivo para los locales.

Sufrimos en ese arreón lógico de los de casa, casi ganamos con las ocasiones finales una vez sacudido el dominio ché, palo de Calleri, manopla de Domènech a mano a mano con Kike Barja, que de marcar sabe un rato este año, o cabezazo de Manu Sánchez que se fue fuera cuando lo normal es que vaya adentro... Nos ha mirado un tuerto, no hay duda.

No hubo estallido en Mestalla, Osasuna rascó un punto. Seguimos con esa buena imagen, pero de la imagen solo vivien l@s modelos. El resto vive de las matemáticas, de los números, de los puntos. Y 16 son muy pocos puntos para lograr la permanencia el año del Centenario. Hay que marcarse una segunda vuelta de Europa League, como poco. Hay que empezar a dar un golpe encima de la mesa y sumar de tres en tres. Que el Granada pague la rabia rojilla este fin de semana y se convierta en nuestra primera víctima. En cuanto llegue la primera victoria, el resto saldrá rodado. Pese a las extrañas desapariciones de gente como Jony, Budimir, etc..

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE