Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

EL FOROFILLO

Las pequeñas diferencias

Con lo que costó Joao Félix Osasuna tendría presupuesto para tres temporadas, como poco...

Fran Pérez Beroiz, El Forofillo.
Fran Pérez Beroiz, El Forofillo.
Actualizada 31/10/2020 a las 21:05

Me hace una gracia brutal cuando viene un equipo de los que juegan en Champiñons a Pamplona y, tras ganar, todos se deshacen en elogios con afirmaciones del pelo "victoria trabajada" o "triunfo de lucha" cuando todo eso es totalmente ajeno a la realidad. El Atlético de Madrid nos ha ganado porque tiene jugadores que cuestan lo suyo, y punto pelota. Pese a dejar a Luis Suárez o Saúl en la capital, pensando en Europa, pero poniendo de inicio a Joao Félix, Koke, Trippier, Oblak o Correa, entre otros. Estos no saben qué es pasar hambre...

Las pequeñas diferencias existen en esto del fútbol, dislates menores que marcan ganar o perder. Ellos tienen al otrora Golden Boy, Joao Félix, nosotros tenemos a otro Joao, Juan Cruz, que está en el banquillo y viene del Elche. Nosotros tenemos a Lucas Torró, fichaje casi estrella de esta temporada de verano y ellos a Lucas Torreira, que es otro de esos que no han costado un millón de euros pese a venir cedido del Arsenal. Ellos tienen a Oblak, nosotros a Oier. Ellos a Koke, nosotros a Kike. No son diferencia muy grandes pero, sobre el verde, te destrozan o te hacen claudicar, son las pequeñas diferencias que, como las imprudencias en la campaña de la DGT, se pagan carísimas...

Osasuna plantó cara hasta que Facundo hizo la gansada de la tarde, yendo a por Vitolo como un elefante en una cacharrería. Minuto 40, estábamos aguantando e incluso creando ocasiones. Enric cabeceó alto cuando lo difícil era hacer lo que hizo, Rubén no cabeceó a gol porque no pilló bien el salto. Y Sergio Herrera ni había calentado guantes cuando se enfrentó al Golden Boy luso desde los once metros. Al Golden Boy y al chulopera del árbitro, que le regaló a nuestro portero una amarilla de esas que están de sobra y que solo obedecen a la testosterona de la que va sobrada el estamento colegial. Gol desde los once metros y al descanso.

Todo ello con un once en el que Jagoba sigue emperrado con poner a Íñigo Pérez y Facundo en las alas de atrás, para escarnio de Juan Cruz y Nacho Vidal. Con Oier de celebración por sus 300 choques oficiales de osasunista, junto a Moncayola. Con Jony y Rubén en las alas y Adrián y Enric arriba, presionando, corriendo y tratando de castigar a un conjunto, el colchonero, que debería (en teoría) acusar el cansancio por haber jugado entre semana la Champiñons. Mucho correr y poco premio para una primera parte seria de los nuestros.

Cuando los kilométricos marcadores recién estrenados en El Sadar anunciaban el comienzo del segundo tiempo, Oier quiso sumarse a la celebración y salió a hacerle un tapón a Correa en el área rojilla, con el consabido penalti en nuestra contra. Hay una idea generalizada en todos los equipos a los que les han pitado un penalti en contra que se piensan que tienen bula para poder cometer más penas máximas sin ser castigados, que con una vale. Y de eso nada, Monada, máxime si eres Osasuna. El VAR se chivó y el trencilla lo pitó. Aunque esta vez Joao Félix se quedaba en Silver Boy, ya que estrellaba el cuero en el palo y el rechace, empalmado por Correa, se fue alto con la meta vacía. 

Es curioso lo del Golden Boy, otro detalle. Y es que la diferencia entre Joao Félix e Isco, por ejemplo, es brutal. Ambos recibieron el galardón a joven promesa y ambos juegan en Madrid. Pero mientras que el luso empieza a destaparse como figura (ojo, también decían que Griezmann iba para figura, y ahí lo tenemos), cosa que ya era hora tras los 127 kilos pasados que se pagaron por él, el otro, el malagueño, deambula por el campo como el caballo de Atila, que no crece la hierba por donde pisa y no precisamente por la calidad o el fuego que sale de sus botas. Pequeñas diferencias, vamos...

Y nosotros a lo nuestro. Todos esperábamos la reacción, y llegaba otro palo de Correa. Osasuna parecía grogui, a punto de irse a la lona. Y Jagoba movió banquillo. Lo mejosr era que los rivales nos daban vida con el 0-1, pese al escandaloso show de pases de gol de Koke, ese chico al que le birlaron un peluco de taitantos miles de euros a la entrada de un parking a punta de pistola pero que en el terreno de juego no le quitas ni aire para oxigenarte. Y saltaron Torres, Kike Barja y Ante Budimir. El primero lanzó un zambombazo de la nada que obligó a Oblak a hacer el paradón de la noche. Luego Joao marcó el segundo, poniendo un 0-2 que parecía impepinable. ¿O no?

Ante salió por fin, Budimir se estrenó de la mejor forma posible. A los once minutos de trabajo, centro teledirigido de Rubén García y cabezazo a gol del croata. Si pilla la que tuvo Enric nada más comenzar, la mete en la cazuela. 1-2 y nos daba la vida, nos daba marcha, Osasuna apretaba a diez minutos del final y podía ser que se diera el empate, un punto que podría ser de oro. Además, se marchaba al banquillo el Golden Boy Joao, con lo que parecía que el peligro no rondaría el área de Sergio Herrera.

Dicen que una buena historia la dan los detalles. Ellos tienen a Koke, nosotros a Kike. Ellos tienen a Oblak, nosotros a Oier. Nosotros tenemos a Lucas Torró y ellos a Lucas Torreira. No son familiares, pero el centro de Trippier al uruguayo lo pinchó, lo orientó y lo clavó a la escuadra como si los primos fueran los defensores rojillos. Y ahí, con 1-3, ahí sí que nos mataron. Porque no quedaba tiempo para reaccionar, porque pese a intentarlo, las fuerzas eran las justas. Y porque al equipo del Cholo meterle un gol no es un detalle menor, es tarea casi imposible...

Ahora hay que seguir trabajando, hay que afrontar con todos los posibles el último choque antes del parón, contra un Sevilla que lleva perdidos los tres últimos partidos de LaLiga, tras dejarse remontar en La Catedral en 15 minutos. Un equipo que tiene calidad de sobra, jugadores de sobra, goles de sobra. Un equipo que dirige JulenLopetegui y que no nos va a regalar nada. Ellos tienen a Munir, nostros a Budimir...

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE