x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
RELIGIÓN

El Papa dice que se llevará ante la Justicia a los culpables de los abusos sexuales

Imagen del Papa Francisco en la eucaristía que se ha celebrado este domingo, dentro de cumbre antipederastia.

Imagen del Papa Francisco en la eucaristía que se ha celebrado este domingo, dentro de cumbre antipederastia.

EFE
Actualizada 24/02/2019 a las 11:53
  • Europa Press. Roma
A+ A-

La cumbre antipederastia, que durante desde el jueves hasta este domingo ha reunido ha 190 jerarcas de la Iglesia Católica convocados por el Papa en el Vaticano para reflexionar sobre los escándalos de abusos sexuales que han sacudido la institución, llega a su fin con el propósito de "hacer todo los posible" para que no se repitan "los horrores" y que la Iglesia sea "un lugar seguro para todos, una madre amorosa, especialmente para los jóvenes y vulnerables".

"Haremos todo lo posible para hacer justicia y sanar a los supervivientes de abusos; los escucharemos, les creeremos y caminaremos con ellos; nos aseguraremos de que los que han abusado nunca más puedan ofender; pediremos cuentas a los que han ocultado abusos", ha asegurado el Presidente de la Conferencia Episcopal de Australia, el arzobispo de Brisbane, Mark Benedict Coleridge, en una misa en la que los participantes de la cumbre antipederastia se han comprometido a llevar a cabo una "verdadera conversión" para afrontar los abusos.

Para ello, como ha explicado, fortalecerán los procesos de reclutamiento y formación de líderes de la Iglesia y educarán a todo el "pueblo" católico en lo que la protección requiere.

Este domingo concluye la cita histórica que desde el pasado jueves reúne en el Vaticano los responsables de las 114 Conferencias Episcopales de todo el mundo, así como superiores de órdenes y consagrados en torno a los temas de la responsabilidad de los obispos, la rendición de cuentas y la transparencia al tratar la crisis de los abusos.

Coleridge ha reconocido que poner en práctica todo esto "toma tiempo" pero ha asegurado que los líderes eclesiales no tienen "un para siempre" y no se atreverán "a fracasar". "No actuaremos solos, sino que trabajaremos con todos los interesados por el bien de los jóvenes y los vulnerables; seguiremos profundizando nuestra comprensión del abuso y sus efectos, de por qué ha ocurrido en la Iglesia y de lo que se debe hacer para erradicarlo", ha agregado.

En la homilía que ha pronunciado ante todos los asistentes, en Sala Regia del Palacio Apostólico, donde este sábado entonaron el 'mea culpa' en una liturgia penitencial, ha reprochado que a veces se haya visto a las víctimas y a los supervivientes como "el enemigo". Así, ha dicho que los enemigos no son aquellos que han "desafiado a la Iglesia" a ver el abuso y su ocultación por lo que "realmente son" o las víctimas y supervivientes que han llevado a la "dolorosa verdad" de contar sus historias con tanto coraje. "Hemos sido nuestro peor enemigo", ha sentenciado.

 

"NO QUEDAREMOS IMPUNES"

En este sentido, ha reconocido que la Iglesia ha preferido a veces la "indiferencia" del hombre de la tierra y el deseo de proteger la reputación de la Iglesia e incluso la propia. "Hemos mostrado muy poca misericordia, y por lo tanto recibiremos la misma, porque la medida que demos será la medida que recibamos a cambio. No quedaremos impunes, como dice David, y ya hemos conocido el castigo", ha avisado.

Asimismo, ha reconocido que en muchas ocasiones, "el poder" que otorga que "los consagrados del Señor" que han sido puestos en sus manos por el mismo Señor ha sido usado "no para crear sino para destruir, e incluso al final para matar". "En el abuso sexual, los poderosos ponen las manos sobre los consagrados del Señor, incluso los más débiles y vulnerables", ha afirmado.

Por ello, ha llamado a realizar una "verdadera conversión" más allá de la "mera administración" que deja intacto el corazón de la crisis del abuso. De este modo, ha asegurado que esta es "la verdadera revolución y la gran gracia que puede abrir a la Iglesia a un nuevo tiempo de misión". "Solo esta conversión permitirá ver que las heridas de los que han sido maltratados son nuestras heridas, que su destino es el nuestro, que no son nuestros enemigos, sino hueso de nuestros huesos, carne de nuestra carne. Ellos son nosotros, y nosotros somos ellos", ha concluido.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra