Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Nobleza obliga

  • José Andrés-Gallego
  • historiador
Publicado el 26/09/2022 a las 07:33
Leí en el Diario del día 14 el artículo de Víctor Manuel Arbeloa en el que decía que deberían darme el Premio Príncipe de Viana y me cambió el paso. Estaba en pleno esbozo de un posible artículo sobre su último libro, El socialismo en Pamplona y Navarra, 1931-1936 (Eunsa 2022), y, hasta hoy, no me he decidido a tirar por la calle del medio. No hay forma de evitar que alguien piense que es una especie de pago a su generosidad. Así que he optado por decir lo que pienso al respecto de su propuesta y, al tiempo, de su libro. Confío en que las personas de buena voluntad lo entiendan así y se lo tomen en serio.
La verdad es que a nadie le amarga un dulce. El Premio Príncipe de Viana es quizás el galardón más prestigioso -y más universal- que otorga el Gobierno de Navarra. He buscado la relación de personas premiadas y hay varios historiadores premiados con toda la razón. El primero de todos fue Goñi Gaztambide. Mucho me temo que, si se hiciera una encuesta para saber qué tanto por ciento de navarros saben quién fue José Goñi Gaztambide, quienes lo conocimos nos quedaríamos pasmados. El pasmo nos llevaría a tomar conciencia, por enésima vez, de un hecho que es dificil de digerir: la gente pasa hoja con una facilidad extraordinaria.
¿Siempre ha sido así? Sí, pero no tanto. Lo de ahora es asombroso. Y aleccionador. Uno puede llevar diez años publicando estudios sobre Roncesvalles -por poner un ejemplo- en libros colectivos de algunas de las editoriales más importantes del mundo -primero Ashgate, ahora Routledge- y no se entera nadie y, si se entera, pasa página al día siguiente.
La trayectoria de hombre público de Víctor Manuel Arbeloa hace que eso sea en él más difícil. Pero no creo que cualquiera recuerde la edición crítica del Archivo Vidal i Barraquer, que elaboró con aquel otro gran humanista que fue Miguel Batllori. Solo esa obra, hace que su nombre apareza en casi todo lo que se publica en el mundo sobre la España de 1931-1939.
Y, como si no hubiera pasado medio siglo, ahora da a luz con José María Fuente Langas -historiador de calidad más que probada- El socialismo en Pamplona y Navarra, 1931-1936. Hace seis años fue El socialismo en los pueblos de Navarra en la misma época (Eunate 2016). Cuando ejercía la docencia, solía repetir a mis alumnos que la historia local y regional es muy importante para la historia universal porque saca a la luz aspectos que se ignoran cuando uno estudia los hechos de mayor repercusión, incluso mundiales, sobre fuentes de esa misma dimensión. En el libro que publicó este mismo Diario en 2003 -Navarra, cien años de historia- podía comprobarse. En el conté como algunas parejas de novios, en verano, mediado el siglo XX, remontaban el Arga desde Pamplona, en bicicleta, para salir del término municial, evitar así la vigilancia de la policía local y bañarse juntos. Un detalle así parece pueril; pero no lo es. Revela muchas cosas, entre ellas que las personas tendemos a crearnos espacios de libertad lo prohiba quien lo prohiba. En estos dos libros sobre el socialismo en Navarra, aparece lo mismo. Al arrancar de la historia de los pueblos, se ve en ellos cómo situaciones sumamente distintas, locales e incluso familiares o rigurosamente personales, llevaban a abrir espacios propios, ajustados a cada una de ellas, pero reforzados al combinarse con un ideario y con la organización de un partido o de un sindicato.
Víctor Manuel me gana. Así de claro y de sencillo. Y eso debería llamar la atención del Consejo de Cultura y del Gobierno de Navarra a la hora de reconocer públicamente una trayectoria humanística que, además, cuenta con diez años más que la mía. Nobleza obliga, y más claro, el agua.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora