Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

De la ilusión a la decepción

  • José Luis Úriz Iglesias
Publicado el 20/10/2021 a las 07:40
Se acaba de celebrar el 40 Congreso del PSOE, del que ha salido su línea estratégica y su nueva dirección para los próximos tiempos. Se ha desarrollado en un momento de convulsión externa, con un PP confrontado y el reto pendiente de Catalunya, pero en un ambiente de control y tranquilidad en su interior.
Pedro Sánchez ya instalado en su torre de marfil de la Moncloa, se ha desembarazado de los leales sin cuya ayuda no habría accedido a la SG, cuando después del Comité Regional de 1 de octubre de 2016 se refugió con una fuerte depresión en su domicilio. Salió de ella gracias al impulso que se le dio, desde la reunión celebrada en noviembre de ese año en el Ateneo de Madrid. Allí, afiliados de peso como Borrell, Narbona, Elorza, Escudero, Tezanos o de la Rocha, más el apoyo de Pérez Tapias, Perelló, Ábalos y Toni Ferrer, gentes de UGT e Izquierda Socialista, e incluso Margarita Robles aunque no estuviera afiliada, impulsaron su vuelta a primera línea. Su mitin inicial tras ese acto en Xirivella demostró que aquel análisis era correcto y que la mayoría de la base del partido estaba junto a él de manera entusiasta. Ahora prefiere tener cerca a gentes de perfil bajo con obediencia inquebrantable, poco ideologizados, menos curtidos en las tesis de la izquierda, muchos jóvenes en búsqueda de puesto de trabajo. Por eso este 40 Congreso en lugar de para tejer una alianza intergeneracional que fortaleciera la ideología de izquierdas en su seno, dar alternativas al modelo de país de futuro o construir un partido moderno con una profunda democracia interna, ha servido para mayor loa del líder vaciándolo de contenido. Ha perdido la ocasión de afrontar el reto de crear un nuevo modelo de estado, de enfrentarse con valentía a la búsqueda de soluciones para eliminar las viejas tensiones centro-periferia heredadas de la Transición. No ha sido así y podemos definirlo como un fiasco, una ocasión perdida que en lugar de traer ilusión, lo que realmente aporta es decepción, al menos para los sectores progresistas más avanzados de este país y pierde el tren de cambio socialdemócrata que avanza en la UE. Veremos...
José Luis Úriz Iglesias, ex parlamentario y concejal de PSN-PSOE
volver arriba

Activar Notificaciones