Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Los ángeles del Hospital San Juan de Dios

  • Camila Borja Etayo
Publicado el 20/10/2021 a las 07:39
Cuando los ángeles están entre el personal sanitario... Recientemente he visitado el hospital, en la sección de cuidados paliativos, para atender y acompañar a una persona amada.
Nunca imaginé que allí, entre pacientes de extrema gravedad, entre profesionales y voluntarios, religioso, etc, podía haber tanta vida. Pronto me di cuenta de que no eran personas comunes, estaban dotadas de excelente energía, de formación, de entrega, empatía, solidaridad y amor, pasión por su trabajo...que despertaban mi admiración y profunda gratitud. Estando yo un día cualquiera en la habitación (en la 237), se presentaban frecuentemente, de día o de noche, solícitos y sin llamar o raudos y veloces si eran requeridos, saludándome con una sonrisa auténtica, con un “Hola, bonita” sin conocerme de nada. Animándome o aconsejándome sobre cómo ayudar mejor a la paciente.
Más perpleja me quedaba con sus afectos y delicada atención hacia la paciente quien, mientras tuvo un grado de conciencia suficiente, con sus respuestas y su agradecimiento hizo saltar lágrimas de compasión a alguna enfermera. Pasé más de una noche casi en vela y hacia las 8 horas, cuando iba a tomar un café, en la recepción de la planta con el cambio de turno había un intercambio de risas, alegría y afecto entre el personal que me contagiaba y me dejaba a la vez asombrada, sabiendo que estas personas se cruzan, se chocan incluso, con la muerte invisible por los pasillos y las habitaciones en cualquier instante.
El personal de este hospital está en un nivel de excelencia que deja el listón de la sanidad y la humanidad cada vez más alto por toda la geografía de Navarra y del mundo. Y podemos decir a los cuatro vientos que en Pamplona hay un lugar entre el cielo y la Tierra: la unidad de cuidados paliativos del Hospital San Juan de Dios. En el estallido de esta pandemia que todavía padecemos ha quedado bien evidente que el colectivo del personal sanitario son héroes y heroínas; los del Hospital de San Juan de Dios, además, a mí me parecieron ángeles. He decidido formar parte del grupo de voluntariado de este centro por altruismo y por “egoísmo”, porque yo quiero estar en contacto con personas excelentes, entrar en la excelencia. ¡Enhorabuena por la reciente celebración del 30 aniversario de la Unidad de cuidados paliativos!
Camila Borja Etayo
volver arriba

Activar Notificaciones