Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Espacios naturales de Navarra

Silencio, habla el bosque de Orgi

Somos supervivientes. Ésa es la historia que susurramos a los que pasean entre nosotros, a los que se pierden por Orgi. Que burlamos la suerte de la tala. Que somos uno de los últimos reductos de un bosque que, en otro tiempo, se extendía majestuoso por las praderas del viejo Reyno

Vídeo Orgi
Vídeo Orgi
Silencio, habla el bosque.
Fotografía decida por el Departamento de Turismo del Gobierno de Navarra.
Fotografía decida por el Departamento de Turismo del Gobierno de Navarra.
CEDIDA
  • Conocer Navarra
Actualizada 15/01/2021 a las 15:43

(Reportaje publicado en la revista Conocer Navarra nº10 con fecha marzo de 2008. Textos de SARA SÁNCHEZ y fotografías de ASIER CASTRO, ARN ORGI, AZZERI FOTOGRAFÍA Y ÁNGEL AGUINAGA)

 

Quizá a los robles de Orgi ya no les alcance la memoria para recordar todos los entresijos de su dilatada vida. No en vano, más de dos siglos contemplan a algunos de estos ejemplares. Pe­ro seguro que continúa vívido el recuerdo de aquellos días de incertidumbre en los que su futuro pendió de un hilo.

Ya desde la Edad Media, Orgi fue un bosque cultivado. En él pastoreaban las ovejas, los cerdos y las vacas, y era un lugar de descanso para los animales de carga: mulos, bueyes y caballos. Muchos robles eran “trasmochados”, podados, para favorecer la producción de bellotas, alimento básico para el ganado. El bosque también proporcionaba leña, frutos, plantas medicinales y caza a los vecinos de Lizaso.

La generosidad del bosque pudo tener un injusto pago en 1985. Los vecinos pertenecientes al concejo decidieron que era el momento de acometer toda una serie de obras de mejora: urbanizar las calles, canalizar las aguas... una modernización necesaria que para el concejo suponía un esfuerzo económico extraordinario. En­ton­ces, los habitantes volvieron los ojos hacia su monte comunal, Orgi. Talar el bos­que y vender la madera podía ser la solución a sus problemas.

Cuando enviaron la correspondiente so­licitud al Gobierno de Navarra, la respuesta que obtuvieron fue sorprendente, y desde luego, no la que inicialmente habían imaginado: una propuesta de alquiler del bosque. Durante 30 años, los vecinos cederían a Gobierno de Navarra Orgi, sin que éstos perdieran la propiedad de los terrenos. A cambio, el ejecutivo foral pagaba a los vecinos, con el alquiler, el dinero necesario para sus obras. Un final feliz. Sobre todo para el bosque.

 

¿POR QUÉ ORGI?

La principal razón para apostar por la pervivencia de Orgi es que se trata de uno de los pocos bosques de fondo de valle que se conservan en Navarra. Es un testigo de los antiguos bosques que cubrieron originalmente estas tierras y que, por sus características, habían terminado sus días convertidos en madera y roturados. Prin­cipalmente por estar ubicados en zonas más o menos llanas, a las que el hombre podía dar un uso ganadero y agricultor rentable. Otro de sus valores es que se trata de un robledal encharcadizo, lo que aumenta su riqueza paisajística y de hábitats y ambientes. A día de hoy, además, se ha convertido en un lugar de referencia para el ocio familiar. Un espacio para pasear tranquilamente, para disfrutar y descansar, para aprender de la naturaleza.

Esta realidad se hizo presente de forma muy temprana. Tras el alquiler del bosque, el número de personas que se acercaban a disfrutar del robledal fue aumentando, hasta llegar a un punto en el que comenzó a preocupar su impacto en un hábitat que había iniciado un proceso de recuperación natural.

Por eso, diez años más tarde, en 1995, el Concejo de Lizaso decide organizar un concurso de ideas sobre el uso de Orgi. De la propuesta victoriosa surge una figura de protección: Área Natural Recreativa. Su intención, compatibilizar el uso público con la conservación de la naturaleza y la educación ambiental. De esta manera, en 1996 Orgi se convertía en el primer Área Natural Recreativa protegida de Navarra. La idea era crear una red de lugares para el disfrute controlado de ocio en la naturaleza. Sin embargo, el proyecto fue perdiendo fuerza, y sólo los embalses de Leurtza obtuvieron en su momento esta misma catalogación.

Hoy, el robledal de Orgi recibe a una media anual de 40.000 personas, y más de 6.000 escolares se acercaron durante el curso pasado a este enclave para conocer los secretos del bosque. La mejor forma de medir el éxito de un modelo de gestión original y ejemplar que se acercan a estudiar desde muchas otras comunidades autónomas e incluso desde más allá de nuestras fronteras.

Como colofón a este proceso que ha supuesto la “salvación” del bosque, el robledal de Orgi ha pasado a formar parte de la Red Europea Natura 2000, dentro de la Zona de Especial Conservación de “Ro­ble­dales de Ultzama-Basaburua”.

 

CREANDO EMPLEO LOCAL

Existe un pájaro muy típico de Orgi, el trepador azul, al que los lugareños conocen por garrapo. Éste es el nombre que, hace ya ocho años, escogieron Edurne Gue­rendiain y Gorka Gorospe para su empresa. Antes, habían trabajado contratados por el propio concejo para cuidar de Orgi. Desde el momento en que se puso en marcha Garrapo S.L., estos dos jóvenes y sus trabajadores (en la actualidad dan empleo a otras cinco personas) fueron cons­cientes de que debían gestionar con toda su energía el Área Natural Recreativa de Orgi, pero también ampliar sus miras y buscar otros nichos de mercado.

Su cuartel general está en Kuartelenea, en la localidad de Lizaso. Las estanterías del pequeño despacho están repletas de archivadores, carpetas, publicaciones o documentación medio ambiental, sobre los programas de voluntariado, programas edu­cativos, etc. La empresa ha conseguido, no sólo una gestión ejemplar del Área Natural Recreativa, sino también ser un foco de empleo local, uno de los objetivos cla­ve a la hora de formar Garrapo S.L.

“Queremos que, para los que vienen a visitarnos, Orgi no sea sólo un merendero. Tra­bajamos para conservar el robledal y educar ambientalmente, y la experiencia nos dice que la gente se interesa por estos temas mucho más de lo que parece˝, explica Edur­ne Guerendiain. Para llegar al visitante, han recurrido a métodos realmente originales, como el que denominaron “Ex­pe­rien­cias de Interpreta­ción expontanea”. “Escogemos un lugar, en mitad de un camino, por ejemplo, y en ese punto te plantas con unos prismáticos a observar. La gente que pasa cerca se para, se interesa, y podemos aprovechar esa curiosidad para explicarles cosas. Si por ejemplo estamos observando un hueco de pájaro carpintero, podemos hablarles de la importancia de los árboles viejos o secos, cómo se aprovechan los pájaros de estos árboles, el ciclo del roble...”, comenta Edurne, que añade entre risas, “somos un poco pelmas, pero nuestro objetivo es llegar a la gente”. Y puntualiza algo más seria: “Creo firmemente que el plus que ofrece Orgi es la atención al público”.

 

UN PARQUE REVERSIBLE

El equipo de cuidadores de Orgi no para un día al año. Los fines de semana y los periodos de vacaciones (Semana Santa, verano, etc.) invierten sus energías en atender al público. En primavera y otoño son los escolares los que se adueñan de los caminos del bosque. Y todos los días hay que repasar el conjunto del Área Natural: mantener la vegetación y los caminos, preparar los carteles y la interpretación, etc. “Decidimos que todos los materiales utilizados en el bosque debían tener un carácter de reversibilidad, con el objetivo de que, si algún día nos vamos de allí, el impacto ambiental sea el mínimo, que no hayamos afectado a la naturaleza del propio bosque. Muchos de los materiales utilizados en el acondicionamiento de Orgi, como los vallados o los caminos, están extraídos del propio bosque˝, explica Edurne Guerendiain. Así, para los elementos de madera se talaron algunos de los robles americanos (no son los propios del bosque, sino una especie foránea), o para crear los caminos se empleó una piedra propia del bosque, la ofita. “Todo es muy rústico, con ello conseguimos no sólo ese carácter de reversibilidad, sino también que el equipo de cuidadores de Orgi sea capaz de arreglarlo todo”.

Fomentando el lado rústico de Orgi y con el objetivo de dar un aliciente más a la visita al robledal, Garrapo S.L. decidió poner en marcha, el curso pasado, una novedosa iniciativa: los paseos en carreta de caballos. Se ofrecen dos alternativas, un paseo más largo (una hora) con visita guiada recorriendo el bosque la campiña y el pueblo, y otro más corto (media hora), pensado para aquellos que acuden con niños, más familiar. Una forma diferente de conocer el bosque, que sólo podrá disfrutarse durante los meses de verano.

Pero no es necesario esperar al periodo estival para conocer los encantos del robledal de Orgi. Estos días primaverales son especialmente adecuados para la observación de aves. “Es el momento perfecto, antes de que salga la hoja del roble. Las aves son una de las joyas de Orgi. Hay una gran variedad: petirrojos, mirlos, picos, pinzones, zorzales, trepador azul, agateadores... Son fáciles de ver, sólo hay que acercarse aquí con unos prismáticos, e intentar no coincidir con momentos de máxima afluencia de público. Además, pueden solicitar una visita guiada de avistamiento de aves, ya que en nuestro equipo hay un ornitólogo. Son agradecidas de ver y de oír... es una experiencia más que aconsejable˝, finaliza Edurne.

 

APRENDIENDO A ESCUCHAR

Cerrar los ojos, estarse muy quietos y escuchar. Dejar que sea el bosque el que inicie su melodía siendo los animales que lo habitan sus principales músicos, los necesarios intérpretes de la orquesta.

Ése es el reto al que, cada año, se enfrentan los casi 6.000 niños que se acercan a Orgi a conocer sus secretos. Montan en el autobús de la escuela y llegan hasta el valle de Ultzama creyendo que van a ver en directo “un montón” de animales en libertad. Pero aprenden que primero tienen que dejar que sea el bosque el que les guíe. “Silencio”, les pide la guía, “sólo el que escucha al animal, puede llegar a verlo”. Y así, poco a poco, los pájaros y otros pequeños animales se van dejando ver. “Ésta es la casa de los animales”, les vuelve a explicar la guía, “y tenemos que respetarla”. A lo largo de la jornada, aprenderán a ver otros rastros que dejan los animales, a disfrutar de las sensaciones que ofrece la naturaleza, a despegarse todo lo posible de su aire urbanita. “Venga, tocar la tierra, que no pasa nada”, les anima la guía. “¿Puedes creer que a los niños de ahora les da asco tocarla? Quien nos lo hubiera dicho a nosotros de niños...”, agrega con una sonrisa.

 

RECUPERANDO A LA RANA ÁGIL

Recuperar esta especie en peligro de extinción es una de las labores que se están llevando a cabo en Orgi. La rana ágil está amenazada por la desaparición de su hábitat natural, el robledal encharcadizo. Muchos de estos bosques han sido talados para poder roturar la tierra, y en los casos que no ha sido así ha ocurrido que, en ocasiones, los lugareños han empleado técnicas de desecación de estas aguas para poder hacer un uso más rentable de los robledales (a los que acudían para alimentar a su ganado o para coger leña).

La realidad es que, a día de hoy, sólo quedan unos pocos ejemplares repartidos entre Navarra y Álava. En Orgi decidieron apostar por su recuperación y comenzaron, al principio de una forma muy manual, ha recrear charcas en aquellos lugares que, según habían estudiado, eran susceptibles de ser zonas encharcables. Gracias al apoyo de los diferentes grupos de voluntariado ambiental, en la actualidad cuentan con 17 charcas, otra en el campo de golf Ultzama y una más, de carácter artificial, en la yeguada de Eltzaburu-Auza. “Primero se realizó un mapa de charcas potenciales, por la vegetación, capacidad freática, etc. Posteriormente, con voluntarios de la Universidad de Navarra, comenzamos a hacerlas manualmente, y más tarde, con el apoyo de Medioambiente, se pudo utilizar maquinaria. El siguiente paso fue trasladar unos cuantos huevos desde Eltzaburu a estas nuevas charcas”, apunta Edurne Guenduláin.

Al igual que la construcción de las charcas, también al principio se inició el traslado de huevos de unas a otras charcas de forma muy manual, pero ahora va a iniciarse un programa de cría en cautividad en el que se han depositado grandes esperanzas. “Hacia finales del mes de enero, cuando ya no hace tanto frío, las ranas acuden a las zonas encharcadas a poner los huevos, pero la metamorfosis no finaliza hasta junio, por lo que necesitan que ese agua se mantenga durante todo ese largo periodo de tiempo. Necesitan charcas de cierta profundidad y también necesitan vegetación, porque realizan la puesta en la hierba. En definitiva, existen grandes dificultades”, explica Edurne Guenduláin.

 

LAS PARADAS DE LA VISITA

  1. Vida en torno al roble: Primera parada ante un viejo roble para conocer todas sus características.
  2. Vida tras la muerte: Un gran roble que vivió más de 175 años muerto en pie permite conocer cómo su descomposición genera otras formas de vida.
  3. La forma de cada roble: Este gran roble de tronco grueso y corto y gran copa es un ejemplo de roble que fue podado en su pasado.
  4. Un bosque cultivado: Paisaje que muestra cómo fue el bosque hasta hace pocos años, cuando el hombre aprovechaba todos sus recursos.
  5. Regeneración del bosque: Grupo de robles jóvenes que crecen juntos ocupando el lugar que algún gran roble dejó al morir.
  6. El brezal: Un claro de bosque tapizado por este matorral.
  7. Aguasalada: El paisaje cambia notablemente debido a un manantial salino.
  8. Herbazal alto: Esta rara hierba surge en terrenos encharcables en los que los robles están más dispersos.
  9. Robledal encharcado: Por la pasarela se accede al mirador de la Charca de agua dulce de Tomaszelaieta.
  10. Bosque foráneo: En algunos rincones, Orgi tiene plantaciones artificiales de roble americano.
  11. Cantera de ofita: Se puede observar el fenómeno geológico llamado diapiro.

 

DATOS PRÁCTICOS

 

 

El Robledal de Orgi es un monte comunal de 77 has (unos 77 campos de fútbol) perteneciente al Concejo de Lizaso. Su origen se remonta a hace más de 5.000 años y alberga más de 21.000 árboles, entre los que domina el roble común o pedunculado.

ASÍ ES ORGI

Orgi está organizado en tres espacios:

1. ZONA DE ACOGIDA (1,5 ha): entrada, caseta de información y atención al público, merenderos y servicios.

2. ZONA DE PASEOS (37,5 ha): recorridos de paseos naturalísticos para el visitante.

3. ZONA DE CONSERVACIÓN (38 ha): destinada a su evolución natural y restringido al paso del público.

 

RECORRIDOS

La zona de paseos reúne tres recorridos diferentes, que en su totalidad suman 2.400 m. No presentan dificultad alguna y están señalizados. Pueden recorrerse andando en una hora escasa, y son aptos para silla de ruedas. Además, el Laberinto está adaptado para invidentes.

1. LABERINTO: nada más adentrarnos en Orgi aparece este camino de 300 m que nos permite introducirnos en la frondosidad de los arbustos.

2. CAMINO: un paseo de 1.400 m para contemplar la majestuosidad de los robles descubriendo la historia de Orgi en los diferentes paisajes.

3. SENDA: 700 m más para entrar en la zona “más salvaje”, sorteando las aguas encharcadas.

 

FAUNA Y FLORA

Orgi puede presumir de una extraordinaria biodiversidad y riqueza natural. Se caracteriza por su gran variedad de musgos, líquenes y hongos. Más de 330 especies herbáceas. 28 especies de arbustos y 18 de árboles. Gran riqueza de invertebrados (insectos, arañas, caracoles, etc.). 15 especies de anfibios y reptiles. 97 de aves y 45 de mamíferos (entre ellos 15 especies de murciélagos).

Entre todas ellas hay 28 especies animales y una vegetal que se encuentran catalogadas como amenazadas.

 

HORARIOS

Abierto todo el año. El horario de atención en la caseta de información de la entrada se amplía los fines de semana y periodos vacacionales.

 

PASEOS CON CARRETA

Paseo corto, información en el propio ANR Orgi. Paseo largo, necesaria cita previa. La carreta tiene una capacidad máxima de 9 plazas. Los paseos se realizan con un mínimo de 5 pasajeros. Los niños menores de 10 años deberán ir acompañados de algún adulto.

 

MÁS INFORMACIÓN

ANR ORGI: Casa Kuartelenea. C/ San Simón, s/n - Lizaso (Navarra). Tel/Fax: 948 305 300. Web: www.bosquedeorgi.com

 

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE