Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

A tiro de piedra

El pozo con más leyendas de Aragón

El Pozo de los Aines es un lugar en la localidad de Grisel (Zaragoza) envuelto en leyendas y creencias populares y con un microclima propio

El Pozo de los Aines se encuentra en la localidad de Grisel, a cinco kilómetros de Tarazona
El Pozo de los Aines se encuentra en la localidad de Grisel, a cinco kilómetros de Tarazonaturismo de aragón
Actualizado el 28/07/2021 a las 20:12
El Pozo de los AInes es una gran sima de 30 metros de profundidad situada en medio de un campo de olivos en la localidad de Grisel (Zaragoza), ubicada a unos cinco kilómetros de Tarazona.
El nombre de Aines tiene su origen en el árabe ayn, que significa manantial o fuente. Aunque otras fuentes asocian su nombre a una chica llamada Inés que cayó al pozo y murió en sus profundidades, por lo que lo llamaron de manera común “El pozo de la Inés”, degenerando hasta terminar en “Aines”.
Hay una leyenda tradicional que afirma que hacia 1535, los habitantes del pueblo de Grisel eran en su mayoría moriscos, musulmanes convertidos de manera forzosa al cristianismo y en secreto seguían practicando su antigua religión. Entonces vivía un moro muy rico, Hamet-Ben-Larbi. Un día festivo fue a trabajar con su criado a una era para trillar. Al poco de comenzar la faena, se escuchó un gran estruendo y el moro, el trillo y las caballerías desaparecieron en un gran agujero que allí se hizo, el Pozo de los Aines. Los habitantes de Grisel asustados por aquel fenómeno lo atribuyeron a un castigo de Dios por trabajar en un día festivo.
El Pozo de los Aines posee un microclima propio, con 10oC de media. Se cree que en él vivieron ermitaños en las cuevas que hay en el fondo y que también sirvieron de inspiración al escritor Miguel Mena para su novela Bendita calamidad. Según la creencia popular, existen en su interior pasadizos que comunicaban con el castillo de Grisel y que servían a los que trabajaban en él para huir si se llegara a producir un asedio en la fortaleza.
volver arriba

Activar Notificaciones