Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

OLA DE CALOR

Mitigar el calor también puede ser ecológico

Los enfriadores evaporativos emplean una tecnología "absolutamente natural" al recrear "el proceso de transpiración del cuerpo humano"

Los veladores de la plaza de los Fueros de Tudela, con ventiladores llenos de clientes.
Los veladores de la plaza de los Fueros de Tudela, con ventiladores llenos de clientes.
  • Efe. Madrid
Actualizada 05/08/2018 a las 12:19

El esquema mental ante las altas temperaturas en España ha hecho del aire acondicionado la principal opción para mitigar el calor, si bien existen otros sistemas y mecanismos "más naturales" y sostenibles, según han explicado varios expertos.

Es el caso de los denominados enfriadores evaporativos, que emplean una tecnología "absolutamente natural" al recrear "el proceso de transpiración del cuerpo humano", ha explicado el impulsor de Tromax, una de las empresas que los comercializa, Ángel Cordero.

Estos aparatos cuentan con siete piezas, entre las que se incluyen varias planchas de celulosa, un depósito de agua que humidifica la celulosa y un ventilador acoplado en su interior, cuenta Cordero.

"Al ponerse en marcha, el ventilador absorbe el calor, haciéndolo pasar por los paneles y salir fresco por el otro lado", indica acerca del sistema, que puede llegar a reducir en 12 grados la temperatura ambiente.

Este mecanismo adapta una práctica desarrollada "en regiones de la cuenca Mediterránea hace más de 2.000 años", que consistía en colocar mantas húmedas sobre las ventanas para refrigerar el aire que penetraba por las viviendas.

El sistema no requiere gas alguno, además de suponer un gasto de agua de entre 8 y 10 euros trimestrales y lograr una reducción "de hasta diez veces" del consumo eléctrico, frente a otras tecnologías, según advierte.

Por su parte, un aparato de aire acondicionado puede llegar a emitir entre 520 y 3.250 gramos de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera y costar entre 8 y 50 céntimos la hora, según datos recogidos por la plataforma Habitissimo, cuyo director general, Carlos Naveda, señala una serie de "recomendaciones" para un consumo más responsable.

Ante todo, se ha de "evitar programar el aire a una temperatura demasiado baja" -por debajo de los 22 ºC- ya que, según indica, esto consume más y, contra la "creencia popular", no implica una mayor rapidez en la refrigeración de la sala.

Otra medida sería, según Naveda, el compatibilizar este aparato con otros como un ventilador, "capaz de desplazar" el aire frío generado por el aire acondicionado o por corrientes existentes en la vivienda.

Mantener las puertas cerradas entre estancias, así como apagar los electrodomésticos en desuso, son otras de las propuestas de Naveda para combatir el calor estival.

La mitigación de las altas temperaturas a nivel doméstico se puede lograr también con medidas de aislamiento térmico, que "no siempre han de conllevar una reforma íntegra" del hogar, sino que pueden implicar "pequeñas técnicas de diseño pasivo", ha indicado a EFE el arquitecto Alberto Monreal, del estudio zaragozano Arquitecturas Naturales.

Por ejemplo, se puede calcular la posición del sol, "más alto durante verano", para colocar toldos o aleros que refrigeren la fachada pero permitan el paso de la luz.

También se pueden incorporar a la vivienda cristales bajo emisivos, con cámaras de 15 o 16 milímetros, así como aislar puertas y techos, o aplicar capas de pinturas que disipen el calor.

"El siguiente paso", indica, sería ya pasar a "reformas integrales" que contemplen la refrigeración pasiva de la vivienda: "Establecer diferencias de presión entre las ventanas puede generar una corriente de aire capaz de refrescar la casa de noche" y, gracias al aislamiento, mantener esa temperatura durante el día.

El desarrollo tecnológico ha permitido también nuevas opciones apuntadas por Monreal, como el uso de materiales de cambio de fase (PCM, por sus siglas en inglés) en la construcción de los edificios, capaces de absorber o devolver la energía calorífica del aire de una estancia.

Sin embargo, considerando el "mayor precio" de estas medidas, el arquitecto se queda con aquellas más sencillas o tradicionales capaces de aislar "suficientemente" la vivienda como para necesitar un aparato refrigerador más sencillo.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE