Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Universo

Científicos contemplan cómo lanzar diminutas formas de vida al espacio interestelar

Los profesores Philip Lubin y Joel Rotman han desarrollado ideas básicas sobre cómo la vida podría escapar de las ataduras de nuestro sistema solar utilizando tecnología que está al alcance

Ampliar La Tierra vista desde la Estación Espacial Internacional.
La Tierra vista desde la Estación Espacial Internacional.E.P.
  • Europa Press. Madrid
Publicado el 07/01/2022 a las 13:26
Científicos de la Universidad de California Santa Bárbara contemplan cómo lanzar diminutas formas de vida al espacio interestelar, en pequeñas naves que viajan a velocidad relativista.
Aunque es posible que no lo veamos en nuestras vidas, al menos no una versión real del tipo ficticio de velocidad de deformación, hiperimpulso y plegado del espacio, los profesores Philip Lubin y Joel Rotman han desarrollado ideas básicas sobre cómo la vida podría escapar de las ataduras de nuestro sistema solar, utilizando tecnología que está al alcance.
El equipo recurre los robots y la fotónica. Pequeñas sondas con instrumentación a bordo que detectan, recopilan y transmiten datos de regreso a la Tierra serán impulsadas hasta un 20-30% de la velocidad de la luz por la propia luz utilizando una matriz de láser estacionada en la Tierra, o posiblemente en la Luna.
"No salimos de casa con él", como explicó Lubin en un comunicado, lo que significa que el sistema de propulsión principal permanece "en casa", mientras que las naves espaciales se "disparan" a velocidades relativistas. El láser de propulsión principal se enciende durante un corto período de tiempo y luego se prepara la siguiente sonda para ser lanzada.
"Probablemente se vería como una oblea semiconductora con un borde para protegerla de la radiación y el bombardeo de polvo a medida que atraviesa el medio interestelar", dijo Lubin. "Probablemente sería del tamaño de una mano para empezar". A medida que el programa evolucionase, la nave espacial se volvería más grande con una capacidad mejorada.
A estas velocidades relativistas, aproximadamente 100 millones de kilómetros por hora, la nave de obleas alcanzaría el próximo sistema solar, Proxima Centauri, en aproximadamente 20 años. Llegar a ese nivel de tecnología requerirá innovación y mejora continua tanto de la oblea espacial como de la fotónica, donde Lubin ve un "crecimiento exponencial" en el campo. El proyecto básico para desarrollar una hoja de ruta para lograr un vuelo relativista a través de la propulsión de energía dirigida es apoyado por la NASA y fundaciones privadas como el programa Starlight y por Breakthrough Initiatives como el programa Starshot. 
NAVES DE GRAMOS PUEDEN ACOMODAR ANIMALES VIVOS
"Cuando supe que la masa de estas naves podía alcanzar niveles de gramos o más, quedó claro que podían acomodar animales vivos", dijo Rothman, quien se dio cuenta de que las criaturas que había estado estudiando durante décadas, llamadas C. elegans, podían ser los primeros terrícolas en viajar entre las estrellas. Estos gusanos redondos estudiados intensamente pueden ser pequeños y simples, pero son criaturas logradas experimentalmente, dijo Rothman.
C. elegans ya son veteranos de los viajes espaciales, como tema de experimentos realizados en la Estación Espacial Internacional y a bordo del transbordador espacial, incluso sobreviviendo a la trágica desintegración del transbordador Columbia. Entre sus poderes especiales, que comparten con otros posibles viajeros interestelares que estudia Rothman, los tardígrados (o, más cariñosamente, los osos de agua) pueden colocarse en animación suspendida en la que prácticamente se detiene toda función metabólica.
Miles de estas diminutas criaturas podrían colocarse en una oblea (el enlace es externo), poner en animación suspendida y volar en ese estado hasta llegar al destino deseado. Luego, podrían ser despertados en su diminuta StarChip y monitoreados con precisión para detectar cualquier efecto detectable de los viajes interestelares en su biología, con las observaciones transmitidas a la Tierra por comunicación fotónica.
"Podemos preguntarnos cómo de bien recuerdan el comportamiento entrenado cuando se alejan de su origen terrestre a una velocidad cercana a la de la luz, y examinar su metabolismo, fisiología, función neurológica, reproducción y envejecimiento", agregó Rothman. "La mayoría de los experimentos que se pueden realizar con estos animales en un laboratorio se pueden realizar a bordo de los StarChips mientras viajan a través del cosmos". Los efectos de odiseas tan largas en la biología animal podrían permitir a los científicos extrapolar los efectos potenciales en los seres humanos.
"Podríamos empezar a pensar en el diseño de transportadores interestelares, sean los que sean, de una manera que pueda mejorar los problemas que se detectan en estos diminutos animales", dijo Rothman.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE