Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Iglesia Católica

¿Qué santos se celebran hoy? Santoral católico del 9 de enero de 2023

Ampliar El santoral de este 9 de enero recuerda a San Eulogio. En la ilustración, vista de la Córdoba musulmana, donde nació en el siglo IX
El santoral de este 9 de enero recuerda a San Eulogio. En la ilustración, vista de la Córdoba musulmana, donde nació en el siglo IX123RF
Publicado el 09/01/2023 a las 09:42
El santoral de la Iglesia Católica de este lunes 9 de enero recuerda, entre otros santos, a San Eulogio.
San Eulogio fue un clérigo mozárabe, conocido por haber alentado el martirio voluntario de unos cincuenta mozárabes de Córdoba. Él mismo murió ejecutado en el año 859.
Nació en torno al año 800 en Córdoba en el seno de una familia de carácter senatorial. Recibió su primera formación en el colegio sacerdotal de la basílica de San Zoilo, situada en el barrio de los Tiraceros. Después se integró en la escuela del abad Speraindeo donde coincidió con Paulo Álvaro, más conocido como Álvaro de Córdoba, con quien le unirá una amistad que durará hasta la muerte. Álvaro fue el primer biógrafo de San Eulogio, con la: Vita vel passio Divi Eulogii (860). En ella habla de su trato encantador y de su bondad e inocencia.
Ordenado sacerdote, repartió su vida entre la contemplación dentro de los monasterios próximos a la ciudad y la cura pastoral.
En 848 emprendió un viaje a Francia, pero al querer atravesar por la Marca Hispánica, encontró dificultades debido a la rebelión de Guillermo de Septimania contra el rey de Francia Occidental Carlos el Calvo. Intentó pasar a Aquitania a través de Pamplona, pero allí también se estaba produciendo el levantamiento del conde García Ennecones o Íñiguez. Acogido por el obispo de Pamplona Gilesindo, comenzó a viajar por los monasterios pirenaicos para difundir importantes obras de la cultura cristiana y occidental. Regresó siguiendo el camino de Zaragoza, Bílbilis (Calatayud), Arcóbriga, Sigüenza y Compluto (Alcalá de Henares), deteniéndose en Toledo junto al obispo Wistremiro, para cuya sede vacante será elegido Eulogio más tarde (858) como metropolitano. En este viaje descubrió la mentalidad de los cristianos independientes del poder musulmán y pudo enriquecer las escuelas de Córdoba con libros latinos que no se encontraban en la España musulmana.
Eulogio, al igual que su maestro y amigo Álvaro de Córdoba, compuso una serie de obras en las que hizo una exaltación del martirio. Ambos estaban convencidos de que los cristianos en Al-Ándalus estaban viviendo unos “tiempos mortíferos” ante los que la única alternativa que cabía era el morir por su fe, poniendo así de relieve los errores del islam.
Eulogio consiguió convencer a varias decenas de cristianos de Córdoba para que se presentaran ante el juez musulmán y profirieran insultos contra la religión musulmana y el profeta Mahoma, teniendo la seguridad de que serían condenados a muerte porque la ley islámica prohíbe la blasfemia contra el Profeta y su religión. Así fueron ajusticiados unos cincuenta mozárabes cordobeses.
A causa de su defensa del movimiento martirial mozárabe, fue encarcelado. En prisión escribió parte del Memorial de los Santos, una larga carta al obispo de Pamplona y el Documento martirial, dedicado a las santas Flora y María, también en prisión como él. El 29 de noviembre de 851 Eulogio fue liberado.
Con la sucesión en el trono omeya de Muhammad I en septiembre del 852 se endurecieron las medidas contra los cristianos. Eulogio, siempre vigilado, fue detenido a principios de 859 por haber ayudado a ocultarse a una joven llamada Leocricia (también conocida como Lucrecia), hija de padres musulmanes que había sido convertida por la monja Liliosa. Fue condenado a morir decapitado y el 11 de marzo de 859 se ejecutó la sentencia. Su cuerpo fue sepultado en la basílica de San Zoilo y el movimiento martirial mozárabe cordobés prácticamente desapareció.
En diciembre de 883, Alfonso III el Magno obtuvo del emir Muhammad I sus reliquias. Colocadas en la Cripta de Santa Leocadia en la catedral de Oviedo en enero de 884, fueron trasladadas a la Cámara Santa en 1303 y allí se veneran.

Santoral del 9 de enero

Santa Lucrecia
San Adriano abad
Santa Águeda Yi Sosa
San Eustracio taumaturgo
San Felano
San Honorato de Buzançais
San Marcelino obispo
Santa Teresa Kim
Beato Antonio Fatati
Beata Julia de la Rena
Beata María Teresa de Jesús Le Clerc
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora