Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Iglesia Católica

¿Qué santos se celebran hoy? Santoral católico del 18 de noviembre de 2022

Ampliar El santoral de este 181 de noviembre recuerda a San Odón de Cluny. En la imagen, la Catedral de Tours (Francia), ciudad en la que nació
El santoral de este 181 de noviembre recuerda a San Odón de Cluny. En la imagen, la Catedral de Tours (Francia), ciudad en la que nació123RF
Publicado el 18/11/2022 a las 09:45
El santoral de la Iglesia Católica recuerda este viernes 18 de noviembre, entre otros santos, a San Odón de Cluny.
San Odón de Cluny fue un religioso francés de la Edad Media, que llegó a ser en 920 el tercer abad de Aurillac y de 926 a 942 el segundo abad de Cluny. Promulgó varias reformas en el sistema de Monasterios de Cluny en Italia y Francia.
Nació en Tours, Francia, el 25 de diciembre del 879. El santo se educó primero con la familia de Fulko II, conde de Anjou, y después, con la del duque Guillermo de Aquitania, fundador de la abadía de Cluny, donde se preparó para guerrear. Odón recibió la tonsura a los diecinueve años, fue nombrado canónigo de la iglesia de San Martín de Tours y pasó algunos años estudiando en París. Allí se dedicó con gran entusiasmo a la música con Remigio de Auxerre. Un día, al leer la Regla de San Benito, Odón quedó impresionado al comprobar cuánto distaba su existencia de la perfección, y entonces determinó ingresar en la vida religiosa. Poco después, se trasladó al monasterio de Baume-les-Messieurs, en la diócesis de Bensançon, donde el abad Berno le concedió el hábito en el año 909.
El duque Guillermo fundó al año siguiente la abadía de Cluny y la confió al abad Berno, quien nombró a San Odón director de la escuela que el monasterio tenía en Baume. El abad Berno había emprendido ya la reforma de varios monasterios desde Cluny.
San Odón continuó la reforma en mayor escala. Uno de los monasterios que reformó fue el de Fleury sobre el Loira, que estaba destinado a ejercer una gran influencia en Inglaterra. La vida en Cluny no era fácil. Cierto monje se quejó una vez ante san Odón de que Berno gobernaba la abadía con mano de hierro. Lo cierto es que hacía falta una rígida disciplina para mantener el orden entre los vigorosos espíritus del siglo X, y Cluny no era una excepción. San Odón gobernó también con férrea energía y solía intimidar a los monjes rebeldes hablándoles de métodos de gobierno aún más severos que el suyo.
En el año 936, san Odón fue a Roma por primera vez, convocado por el papa León VII. La ciudad estaba entonces sitiada por Hugo de Provenza, quien se daba a sí mismo el nombre de rey de Italia y profesaba gran respeto a san Odón. El Papa había llamado al santo para que tratase de concluir la paz entre Hugo de Provenza y Alberico, el patricio de los romanos. San Odón logró un triunfo provisional, negociando el matrimonio de Alberico con la hija de Hugo.
El espíritu de Cluny se había extendido ya más allá de las fronteras de Francia, y la influencia de san Odón se dejó sentir particularmente en los monasterios de Monte Cassino, Pavía, Nápoles y Salerno. En cierta ocasión, el santo estuvo a punto de perecer apedreado por un campesino que pretendía que los monjes de San Pablo le debían dinero. San Odón pagó al campesino lo que se le debía y olvidó el incidente. Pero pronto se enteró de que Alberico había sentenciado a aquel hombre a perder el brazo derecho. Inmediatamente, el santo fue a pedir la anulación de la sentencia y consiguió que el campesino fuese puesto en libertad
Durante los seis años siguientes, Odón tuvo que volver dos veces a Roma a tratar de mantener la paz entre Hugo y Alberico y aprovechó ambas ocasiones para ensanchar el campo de su celo de reforma. Entre tanto, la empresa iba ganando terreno en Francia, donde los nobles devolvían al santo los monasterios que hasta entonces habían gobernado ilegalmente, y los superiores le invitaban a visitar sus abadías y a reformarlas. Naturalmente, no faltaron monjes que no se resignaban a perder su cómoda situación y obstaculizaban cuanto podían el trabajo del santo.
En el año 942, Odón fue a Roma por última vez. Al regreso, se detuvo en el monasterio de San Julián de Tours. Después de asistir a las ceremonias de la fiesta de su patrono, San Martín, tuvo que guardar cama y falleció el 18 de noviembre.

Santoral del 18 de noviembre

San Odón de Cluny
Dedicación de las basílicas de San Pedro y San Pablo
Santa Bárula mártir
Santa Filipina Duchesne
San Maudeto abad
San Patroclo de Colombiers
San Romacario de Constanza
San Román de Antioquía
Santa Rosa Felipa Duchesne
San Teofredo de Calmeliac
Beata Carolina Kózka
Beato Grimoaldo de la Purificación Santamaría
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora