Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Salud

¿Hay alguna razón que explique por qué las mujeres sienten más frío que los hombres?

La razón podría estar en la tenencia de espacios individuales para disfrutar de paz y tranquilidad

La Comunidad de Madrid ha despertado este sábado cubierta con una espesa manta de nieve que impide la movilidad en buena parte de la región, incluida la capital.
Una pareja camina abrigada y agarrada de la mano por un parque nevado de MadridAgencias
  • Europa Press. Madrid
Publicado el 10/10/2021 a las 09:45
Un nuevo estudio ha revelado la razón evolutiva por la que las mujeres suelen sentir más frío que los hombres, algo que no solo sucede con los seres humanos, y que parece estar relacionada con la reproducción, según apuntan en un artículo que publican en la revista 'Global Ecology and Biogeography'.
Los investigadores de la Facultad de Zoología de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, ofrecen ahora una nueva explicación evolutiva para el conocido escenario en el que las mujeres llevan un jersey al trabajo, mientras que sus homólogos masculinos se sienten cómodos llevando mangas cortas en una oficina con aire acondicionado.
Además, llegaron a la conclusión de que este fenómeno no es exclusivo de los humanos, ya que en muchas especies de endotermos (aves y mamíferos) los machos prefieren una temperatura más fresca que las hembras.
"Proponemos que los machos y las hembras sienten la temperatura de forma diferente -señalan los investigadores-. Se trata de una diferencia evolutiva incorporada entre los sistemas de detección de calor de ambos sexos, que está relacionada, entre otras cosas, con el proceso de reproducción y el cuidado de las crías".
El estudio fue dirigido por los doctores Eran Levin y Tali Magory Cohen, de la Facultad de Zoología y el Museo Steinhardt de Historia Natural de la Universidad de Tel Aviv, Yosef Kiat, de la Universidad de Haifa, y el doctor Haggai Sharon, especialista en dolor de la Facultad de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv y el Centro Médico Sourasky de Tel Aviv (Hospital Ichilov).
Ambos investigadores explican que "esta diferencia en la sensación térmica no surgió para que pudiéramos discutir con nuestras parejas por el aire acondicionado, sino más bien lo contrario: está destinada a que la pareja tome cierta distancia entre sí para que cada individuo pueda disfrutar de algo de paz y tranquilidad".
"El fenómeno también puede relacionarse con fenómenos sociológicos observados en muchos animales e incluso en los humanos, en un entorno mixto de hembras y machos -añaden-: las hembras tienden a tener mucho más contacto físico entre ellas, mientras que los machos mantienen más distancia y rehúyen el contacto entre sí".
El nuevo estudio incluía un profundo análisis estadístico y espacial de la distribución de docenas de especies de aves y murciélagos que viven en Israel, junto con una revisión exhaustiva de la literatura internacional de investigación sobre el tema.
El doctor Levin, que entre otras cosas estudia la fisiología y el comportamiento de los murciélagos, observó en sus estudios anteriores que durante la época de cría los machos y las hembras tienden a segregarse, habitando los machos zonas más frías. Por ejemplo, colonias enteras en cuevas de las laderas del monte Hermón están compuestas sólo por machos durante la época de cría, mientras que en la zona más cálida del mar de Galilea hay principalmente hembras, que dan a luz y crían allí a sus cachorros. Fue este fenómeno el que despertó su curiosidad.
Además, un estudio de la literatura de investigación revela varios ejemplos de un fenómeno similar que se observa en muchas especies de aves y mamíferos. En las especies de aves migratorias, los machos pasan el invierno en zonas más frías que las hembras (hay que tener en cuenta que, en las aves, la segregación entre los sexos tiene lugar fuera de la época de cría, ya que los machos participan en la crianza de los polluelos).
Entre muchos mamíferos, incluso en especies que viven en pareja o en grupos mixtos toda su vida, los machos prefieren la sombra mientras que las hembras prefieren la luz del sol, o los machos ascienden a las cumbres de las montañas mientras que las hembras permanecen en los valles.
Tras la revisión de la literatura, los investigadores realizaron su propia investigación. Tomaron muestras de la información recopilada en Israel en el transcurso de casi 40 años (1981-2018) sobre miles de aves de 13 especies de aves migratorias de 76 sitios (datos de Birdlife Israel y el Museo Steinhardt de Historia Natural) y 18 especies de murciélagos de 53 sitios (datos de los investigadores y la Sociedad para la Protección de la Naturaleza).
En total, el estudio incluyó más de 11.000 aves y murciélagos individuales, desde el Monte Hermón en el norte hasta Eilat en el sur.
El razonamiento que subyace a la elección de aves y murciélagos para el estudio es el hecho de que vuelan y, por tanto, son muy móviles, y los investigadores plantearon la hipótesis de que la separación espacial entre los sexos -que a veces se extiende a zonas climáticas diferentes- sería especialmente clara en estos grupos. Además, la importante diversidad climática de Israel les permitió estudiar animales individuales de la misma especie que viven en condiciones climáticas muy diferentes.
Los resultados del estudio demostraron claramente que los machos prefieren una temperatura más baja que las hembras, y que esta preferencia conduce a una separación entre los sexos en determinados periodos de los ciclos de cría, cuando los machos y las hembras no se necesitan, e incluso pueden interferir, entre sí.
"Nuestro estudio ha demostrado que el fenómeno no es exclusivo de los humanos; entre muchas especies de aves y mamíferos, las hembras prefieren un entorno más cálido que los machos, y en determinados momentos estas preferencias provocan la segregación entre las dos especies", explica.
"A la luz de los hallazgos, y del hecho de que se trata de un fenómeno generalizado, hemos planteado la hipótesis de que se trata de una diferencia entre los mecanismos de detección del calor de las hembras y de los machos, que se ha desarrollado a lo largo de la evolución", explica.
En este sentido, añae que "esta diferencia es similar en su esencia a las diferencias conocidas entre las sensaciones de dolor experimentadas por los dos sexos, y se ve afectada por las diferencias en los mecanismos neuronales responsables de la sensación y también por las diferencias hormonales entre machos y hembras".
La doctora Magory Cohen señala que esta diferencia tiene varias explicaciones evolutivas. En primer lugar, la separación entre machos y hembras reduce la competencia por los recursos del entorno y aleja a los machos que pueden ser agresivos y poner en peligro a las crías. Además, muchas hembras de mamíferos deben proteger a sus crías en una etapa en la que aún no son capaces de regular su temperatura corporal por sí mismas, por lo que desarrollaron una preferencia por un clima relativamente cálido.
volver arriba

Activar Notificaciones