Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Ataque

Un presunto ataque yihadista mata a un sacristán y hiere a un cura en Algeciras

El agresor, detenido poco después, apuñaló con arma blanca a los religiosos en iglesias diferentes al grito de "Alá es grande"

Ampliar Exteriores de la Parroquia de San Isidro, en la que ha sido apuñalado al sacerdote Antonio Rodríguez.
Exteriores de la Parroquia de San Isidro, en la que ha sido apuñalado al sacerdote Antonio Rodríguez.EFE
Actualizado el 25/01/2023 a las 23:42
Un sacristán muerto, un cura herido de gravedad y, al menos, otras tres personas con lesiones de menor entidad por cortes fue el resultado de dos ataques perpetrados este miércoles 25 de enero por la tarde en sendas iglesias de Algeciras, en Cádiz, que, según todas las fuentes consultadas, tienen carácter yihadista, aunque ya por la noche el Ministerio del Interior evitaba manifestarse sobre la "naturaleza" de los hechos. No obstante, el Juzgado de Instrucción número seis de la Audiencia Nacional, tribunal competente para los delitos de terrorismo, se ha hecho cargo ya del caso, que se investiga como un atentado de un posible 'lobo solitario'.
Un hombre, de origen magrebí y cuya identificación todavía está pendiente ya que iba indocumentado, fue detenido como único responsable de los dos atentados. El fallecido es Diego Valencia, sacristán de la iglesia de La Palma y el herido es el padre Antonio Rodríguez, párroco de la capilla de San Isidro. Este último recibió una puñalada y se encuentra en estado grave en el hospital. El ataque mortal de la iglesia de La Palma, el segundo de los atentados cronológicamente, tuvo lugar sobre las 19:30 horas. El hombre, vestido con un chandal y capucha, entró al grito de 'Alá es grande' en el templo cuando estaba finalizando la eucaristía. Recorrió la iglesia tirando al suelo con un machete de grandes dimensiones y decorado con una calavera todo lo que se encontraba a su paso: imágenes, cruces y velas. Luego, subió al altar mayor del templo.
En ese momento, el sacristán Valencia se le acercó para pedirle que abandonara la iglesia. El sospechoso se negó y le increpó. Cuando el magrebí salía por la sacristía volvió a amenazar a dos mujeres. De nuevo, el fallecido le instó a marcharse, momento en el que el asesino comenzó a perseguirle. Finalmente dio alcance al religioso en la cercana Plaza Alta. Tras caer el cura, el agresor le apuñaló en el abdomen, al tiempo que le hería con el arma también en la cabeza. Luego continuó golpeándole la cabeza hasta que el religioso ha queda totalmente inmóvil, según los testigos presenciales.
Tras el asesinato del sacristán al menos tres transeúntes resultaron heridos por cortes al tratar de detenerle. Finalmente fue la Policía local de Algeciras la que logró reducir al individuo, que fue entregado a la Policía Nacional. Los agentes municipales le interceptaron en la Plaza de la Virgen de las Lágrimas, justo a espaldas de la capilla de la Virgen de Europa, por lo que los investigadores sospechan que podría tratarse de su tercer objetivo de la tarde/noche.
ALTA SEGURIDAD
Solo minutos antes del asesinato de Diego Valencia, este mismo hombre había dejado malherido, con un corte en el cuello, al párroco de la cercana capilla de San Isidro, distante apenas a tres minutos a pie de la iglesia de La Palma. Allí, sobre las 19:00 horas, también irrumpió dando golpes a las imágenes sagradas con el machete y se enfrentó al párroco Rodríguez, un salesiano jubilado, cuando éste intentaba echarle del templo. Al final, acabó apuñalándole en el cuello.
Se da la circunstancia que la seguridad era extrema en Algeciras porque poco antes de los ataques, y a apenas a un kilómetro de distancia de las iglesias, en el Auditorio Millán Picazo de la Autoridad Portuaria, autoridades como la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, o el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, habían inaugurado un encuentro empresarial organizado por UGT.
El de este miércoles sería el primer atentado de este tipo cometido en España desde el atropello en Roldán, pedanía de Torre Pacheco (Murcia) en septiembre de 2021. Entonces, un hombre de 27 años embistió con su coche una terraza, dejando un muerto. El terrorista, que murió en el atentado, dejó varias cartas explicando la motivación yihadista de su actuación.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora