Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tribunales

Doce años de prisión por arrojar a un hombre desde un séptimo piso en Valencia

Además de la pena de prisión, el Supremo confirma la indemnización de 150.000 euros para los padres de la víctima

Ampliar Fachada del Tribunal Supremo, en la plaza de las Salesas
Fachada del Tribunal Supremo, en la plaza de las SalesasJaime García
Publicado el 22/10/2022 a las 09:25
El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de 12 años y medio de prisión a un hombre que mató a otro al arrojarle al vacío desde un séptimo piso tras una discusión en su casa, poco después de haberse conocido en un bar de Valencia.
La Sala de lo Penal ha dictado una sentencia, a la que ha tenido acceso EFE, que desestima el recurso de casación del condenado contra la resolución del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, que a su vez ratificó aquella de la Audiencia de Valencia por un delito de homicidio.
Además de la pena de prisión, el Supremo confirma la indemnización de 150.000 euros para los padres de la víctima.
Los hechos ocurrieron la madrugada del 29 de septiembre de 2019 cuando el agresor y la víctima, que se habían conocido esa misma tarde en un bar de Valencia, fueron juntos hasta la casa del condenado, en el séptimo piso de un edificio de la misma ciudad.
Una vez en la vivienda y apenas una hora después de su llegada, mantuvieron una violenta discusión y un forcejeo durante el cual el dueño de la casa agarró del cuello y de los brazos a su acompañante, lo empujó y lo lanzó por una ventana que daba a la calle, con la intención de acabar con su vida.
La víctima, según el mismo relato, murió a consecuencia del severo politraumatismo causado por el golpe contra el suelo.
El agresor, previa a su detención la noche siguiente, había tomado en los días anteriores muchas bebidas alcohólicas así como cocaína y otras drogas, si bien no consta que eso afectara a sus capacidades en el momento de cometer los hechos.
Además, esta persona ya había sido condenada en múltiples ocasiones, por delitos, entre otros muchos, de quebrantamiento de condena, de violencia sobre la mujer, de robo con fuerza, de robo con violencia o de resistencia a agentes de la autoridad.
En su recurso, el condenado defendió que la víctima "se precipitó voluntariamente desde la ventana" y que las marcas en cuello y brazos fueron consecuencia de su intento por impedir que se lanzara al vacío, por lo que todo "está basada en sospechas y conjeturas, ya que nadie presenció los hechos".
Pero el Supremo responde que la prueba es "suficiente" para condenarle ya que un testigo oyó gritar a la víctima por su vida "por favor, por favor", segundos antes de que éste cayese al vacío; la autopsia señala que las lesiones son significativas de una lucha anterior; y hay huellas de la víctima en la protección bajo el balcón de la casa, porque trató de agarrase ahí antes de caer, además de que el condenado dio diferentes versiones de los hechos. 
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora