Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Octava corrida

Puerta grande a Ferrera por su esfuerzo ante seis descastados miuras en Pamplona

Una segunda oreja concedida quizá en reconocimiento al gesto del torero balear de ceder todos sus honorarios a los residentes de la Casa de Misericordia le permite salir a hombros

Ampliar Antonio Ferrera
Antonio Ferrera, sacado a hombros por la Puerta del EncierroEFE
Publicado el 14/07/2022 a las 21:27
El diestro Antonio Ferrera saldó este jueves con dos orejas de muy poco peso el compromiso de estoquear seis toros de la legendaria divisa Miura en la plaza de Pamplona, aunque finalmente la absoluta falta de casta del encierro hizo que su actuación transcurriera no solo sin sobresaltos sino también sin brillo.
Con todo, y para que hubiera coherencia con los dislates constantes del palco presidencial durante todos los San Fermines, Ferrera salió también a hombros por la Puerta del Encierro en esta última corrida, y con tan escasos motivos como lo han hecho otros muchos toreros durante los ocho días anteriores.
Pero esa salida de triste e innecesario triunfalismo no puede ocultar que la que se anunciaba como heroica gesta de Ferrera con los astados de la finca Zahariche acabó siendo un espectáculo decepcionante, y no tanto por el extremeño sino por la absoluta falta de casta de la corrida.
Porque lo mismo el grande que el terciado, el cuajado que el anovillado, el de hechuras evocadoras de la sangre navarra que también tiene esta mezclada ganadería que el de aire "asaltillado", ninguno de los seis tuvo una sola embestida con la mínima entrega.
Con más o menos recorrido, aunque abundara el menos, a todos les faltaron casta y celo, siquiera para desarrollar el siempre previsible peligro de un hierro que hace años que lleva perdiendo su leyenda de temible.
Con ese material, Antonio Ferrera no tuvo mayores opciones de lucimiento, solo la de intentar resolver la papeleta con un reconocido oficio que, según iban saliendo al ruedo los de Miura, se tornaba insuficiente para el público.
No pasó de eficaz con el capote, cuya seda fue hoy de color verde, tal vez en homenaje a la bandera de Pamplona, y apenas perdió demasiado el tiempo con la muleta, desistiendo pronto de sus vanos empeños de hacer seguir la tela a unos animales que se quedaron cortos o se defendieron soltando cabezazos o sacando los pitones por encima del estaquillador.
Los únicos momentos de fugaz brillo los logró con el segundo, un toro anovillado a pesar de sus 625 kilos de peso, que se movía pajuno y sin emoción cuando el matador no le exigía ese mínimo que le llevaba a afligirse. Fueron apenas media docena de pases los que aguantó el boyancón, aunque suficientes para que le cortaran una oreja.
Más áspero fue el tercero, uno de los que lució hechuras más propias de la casta navarra y con el que Ferrera se desenvolvió con resuelta facilidad, pero con el que se eternizó en una fallida decena de entradas a matar.
En un último intento, y casi a la desesperada, Ferrera hizo el único guiño a la variedad de toda la tarde en tres ariosas largas de saludo al sexto y, como muchos suponían, aún se puso la gregoriana para subirse al caballo de picar.
Pero el alarde se quedó en nada porque, tras recetarle dos leves puyazos, sin ninguna contundencia, el toro, sin el suficiente castigo, se defendió rebricándose en un trasteo en el que el diestro pacense apenas merodeó sobre las piernas a su alrededor.
Eso fue antes de que, entre el desencanto, lo tumbara de una estocada caída a la que público y presidencia se agarraron para darle esa oreja que le sacó a hombros hacia las calles ya sin vallado para el encierro.
Quizá fue la mejor forma de agradecerle el que acabó siendo su auténtico gesto en esta tarde del "Pobre de mí": el de ceder todos sus honorarios a los residentes de la Casa de Misericordia, a la que el covid, y el parón de las corridas sanfermineras, han dejado dos años sin ingresos.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE