Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El apartado

Recuerdos de un debut ni soñado

“Me sentía como si tuviera la Copa del Mundo. Con este premio en Pamplona. Fue un debut que ni soñado”, desvelaba Javier Núñez

Ampliar Javier Núñez, cuarto desde la derecha, rodeado de familiares, el mayoral y representantes de la Meca
Javier Núñez, cuarto desde la derecha, rodeado de familiares, el mayoral y representantes de la MecaDN
  • C.A.M.
Publicado el 11/07/2022 a las 06:00
En 2019, en medio del debut de la ganadería La Palmosilla en Pamplona, un nutrido y ruidoso grupo de amigos del propietario, Javier Núñez Álvarez, jalearon su presencia en el apartado. Él no ocultaba entonces su ilusión y nervios, a la vez que explicaba que sus años como estudiante de Derecho en Pamplona le habían dejado aquella gran cuadrilla, algunos de ellos navarros. Este domingo también estuvieron, algo más comedidos, pero dejaron su impronta justo cuando el ganadero gaditano fue nombrado en la entrega del Trofeo Carriquiri. Se reconocía así al toro Tinajón, lidiado el 13 de julio por José Garrido. “Me sentía como si tuviera la Copa del Mundo. Con este premio en Pamplona. Fue un debut que ni soñado”, desvelaba.
Javier Núñez delegó en sus hijos, Micaela (14 años) y Mateo (8), la recogida del trofeo. “Los ganaderos del futuro”, los presentó Mariano Pascal cuando la joven recibía una delicada y pesada escultura obra del matador Sebastián Castella, con la que este año se reconocía al titular de La Palmosilla. El mayoral, “que cuidó los toros en el campo” recibió la compensación económica.
El ganadero se mostraba ilusionado para la tarde tras un encierro “de bonitas carreras”. Tenía puestas las esperanzas en dos hermanos del astado que le supuso el primero de los premios oficiales en su carrera pamplonesa.
Además de sus hijos, en la entrega de premios le acompañaron su hermana Lucía (2ª en la imagen), su padre José Núnez (8º) y su madre Clemencia Álvarez (7ª). De ella recordó su hijo que tenía ascendentes navarros, en Lesaka. El ganadero Pedro José Picabea era su tatarabuelo.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE