x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

San Fermín

Curiosidades sobre cómo murió y dónde nació San Fermín

Varias reliquias del santo se encuentran en Pamplona, la mayoría en la Catedral

Hornacina de San Fermín reparada

San Fermín, en la hornacina de la cuesta de Santo Domingo.

CEDIDA
Actualizada 20/06/2019 a las 14:47
  • Diario de Navarra
A+ A-

La vida y la muerte de San Fermín forman parte de la leyenda que existe en torno a este santo, protagonista esencial de esta fiesta de fama internacional. Aunque numerosos estudiosos insisten en que no hay ninguna base histórica en torno a su existencia, la tradición dice que Fermín era hijo del senador romano que ostentaba el poder en Pamplona en torno al siglo III y que se convirtió al cristianismo con toda su familia.

Fueron bautizados en el conocido como ‘pocico de San Cernin’. Posteriormente, Fermín se marchó a estudiar a Francia, donde fue ordenado sacerdote, y regresó a Pamplona, donde comenzó su labor evangelizadora y ejerció como primer obispo de la ciudad. Cumplida la treintena volvió a Francia, recorrió diversas zonas hasta que se implantó en la localidad de Amiens (a 150 kilómetros de París), donde debido a su actividad cristianizadora fue perseguido y finalmente decapitado un 25 de septiembre, fecha en la que se recuerda su martirio.

La leyenda también dice que su cuerpo fue sepultado en secreto por cristianos de la época y sus restos fueron localizados siglos después y permanecen en Amiens, a excepción de varias reliquias, algunas de ellas están en Pamplona. Se trata de un fragmento de la cabeza que se conserva en un busto guarnecido de plata de 1527 en la catedral. Otro fragmento de su cabeza se guarda en un copón del siglo XVI en la misma catedral con una inscripción en latín al pie y un fragmento del fémur se permanece en una arqueta relicario en el mismo lugar. Además, otra reliquia se colocó en el óvalo del pecho de la imagen de San Fermín que cada 7 de julio sale en procesión por las calles de Pamplona.

La figura de San Fermín cobró fuerza en pamplona en el siglo XII, cuando el obispo Pedro de Artajona trajo de Amiens la primera reliquia del mártir e impulsó su veneración al disponer que su fiesta, el 10 de octubre, tuviera igual rango que la de los apóstoles.

En 1591 las fiestas fueron trasladadas al actual 7 de julio para que gozaran de mejor meteorología y lo que son hoy es una suma de las tradiciones que se han atesorado durante estos siglos.

Te puede interesar

 

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE