Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

San Fermín 2018

Cien años a ritmo de gigantes

La Comparsa de Pamplona homenajeó este domingo a la familia Iribertegui por sus 100 años bailando gigantes

La familia Iribertegui recibió este domingo un homenaje por sus cien años en la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona.
La familia Iribertegui recibió este domingo un homenaje por sus cien años en la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona.
Iranzu Larrasoaña
  • Iranzu Larrasoaña
Actualizada 09/07/2018 a las 06:00

Estos días cientos de niños recorren las calles de Pamplona acompañando a los gigantes, temblado al ver acercarse la verga de Caravinagre o soñando con algún día poder llevar a su figura de cartón favorita. No son los primeros, muchos antes que ellos han levantado los ojos al cielo impresionados por la vertiginosa velocidad de los giros de la Reina Africana. Iñaki Iribertegui, de 33 años, fue uno de esos niños y hoy la baila haciendo las delicias de pequeños y mayores. Antes que él lo hizo su padre, Pedro Iribertegui, de 60 años. Iñaki puede presumir de ser la cuarta generación de esta familia que forma parte de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona.

Entre su bisabuelo (Benito), su abuelo (Alejandro), su padre y él ya suman un siglo cargando figuras de cartón a sus hombros. La comparsa de Pamplona quiso tener este domingo un gesto con esta familia homenajeándolos en el bar Don Bosco por esos cien años que han dedicado a hacer felices a tantos niños. Mientras los gigantes, kilikis y cabezudos descansaban en la sede de Cruz Roja Navarra , un aurresku agradecía a la familia su dedicación.

Emoción a flor de piel

“Les han entregado a mis tías Antonia y Begoña una figura del Rey Europeo porque mi abuelo lo bailó muchos años”, explicaba poco después del homenaje Iñaki. “Mi bisabuelo llevó el Concejal y mi padre bailó también a la Reina Africana”, señalaba. “Es un sentimiento que pasa de generación en generación”, comentaba muy emocionado.

Junto a su padre recogió un pañuelico de honor que recordaba a historia familiar, niñez y pasión por los gigantes y cabezudos. “No me imagino unos sanfermines sin comparsa”, aseguraba con lágrimas en los ojos. “Lo he mamado desde pequeño, es una tradición”, comentaba.

Mi bisabuelo estuvo entre el año 1918 y 1936, mi abuelo cerca de doce años y mi padre 25”, explicaba este domingo orgulloso. “Yo llevo 18 años y me gustaría llegar a los 25, como mi padre”, aseguraba. “Bailaré hasta que el cuerpo aguante, pero hasta 2025 hay gigantes para rato”, prometía con ilusión.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE