Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

FERIA DEL TORO 2018

Valor ante los gigantes

Serísima corrida del Puerto de San Lorenzo con dos toros notables que embistieron con profundidad y clase

Oreja y cogida para Ureña al entrar a matar al cuarto toro de Puerto de San Lorenzo
Paco Ureña, en la corrida de este sábado 7 de julio.
Fotos de la corrida del día 7 de julio de 2018 71 Fotos
Fotos de la corrida del día 7 de julio de 2018
Faena de los toros de la ganadería del Puerto de San Lorenzo para los diestros Paco Ureña, Román y José Garrido.
FERNANDO PIDAL
Fotos exclusivas de la corrida del 7 de julio 2018: Paco Ureña, Román y José Garrido 55 Fotos
Fotos exclusivas de la corrida del 7 de julio 2018: Paco Ureña, Román y José Garrido
Ureña y Román cortaron las primeras orejas de la feria y Garrido resulto corneado al entrar a matar
José Antonio Goñi
  • Pablo García-Mancha
Actualizada 07/07/2018 a las 06:00

Un portaaviones de la VI Flota parecía el bueno de Pitinesco cuando asomó con su quilla por la puerta de chiqueros de la Monumental; un torazo de impresionante lámina, largo, badanudo y con prestancia para construir dos corridas él solito. Ureña se dio cuenta inmediatamente de su condición y de su manera de embestir a dos velocidades, la primera con aire cansino y después hundiendo el morro cuando le dejaba el vuelo de la muleta en los belfos. Muy serio el torero lorquí que pisó terrenos comprometidos para lograr ligar los muletazos quedándose en el sitio a pesar de la tendencia del gigante de acostarse por dentro a partir del segundo envite. La apuesta de Ureña pasó inadvertida para la mayoría del público, incluida la sombra, que sólo reaccionó al final de la faena.

Román brindó el segundo de la tarde pidiendo respeto a los toros en Cataluña en los terrenos de sol y su faena se hizo respetar desde el primer lance, rodilla en tierra, porque se acopló de inmediato a la brava embestida de Gironero, un toro que empujó con rotundidad en varas y que tuvo una clase especial, sobre todo por el pitón izquierdo, con el que Garrido había dejado su sello en una chicuelina dictada al ralentí en un tercio de quites en el que el valenciano le respondió con un valeroso fajo de lances con el capote a la espalda. Hasta Ureña se dio cuenta de la calidad del toro cuando lo recogió a la salida de un par de banderillas y lo meció casi sin querer en un lance de compromiso.

Román tiró por lo clásico y tras dos series más en redondo, después de recuperar la verticalidad, se empapó al natural muy reunido con la franca embestida. Buena sensaciones de un diestro risueño que se entregó con mucha verdad en una buena faena rematada con bernadinas y una proverbial arrucina para sortear una tarascada que le lanzó el morlaco al abusar al final de las cercanías. Buena estocada y una oreja de mérito que se fue hasta el Mediterráneo.

Paco Ureña se encontró de nuevo con un toro llamado Cuba de este mismo hierro. El primero fue hace un mes en Las Ventas y fue extraordinario, uno de los mejores de la temporada. El corrido este sábado no llegó a la clase de su hermano pero rayó a una altura excelente por el pitón derecho, por el que el torero de Lorca logró los mejores momentos de una seria actuación pero que pecó de guadianesca al natural. El diestro no logró rebozarse con la profundidad y el empaque que tuvieron las series en redondo. Al segundo intento desistió y el toro volvió a responder con embestidas francas y entregadas que acabaron por levantar la faena porque la muleta fue una y otra vez hasta el final con la pierna contraria del torero cargando la suerte una y otra vez.

Y LA COGIDA

Paco Ureña se tiró tras la espada con la verdad que acostumbra y el pitón le taladró la cara interna del muslo derecho empapando la taleguilla de sangre de manera inmediata. Ureña no se quiso ir hasta que doblara el toro. Manuel Larios le colocó un torniquete y se vivieron instantes de intenso dramatismo por la obcecación del diestro de permanecer en la arena. El toro dobló y la cuadrilla lució la oreja con el matador en manos de los galenos.

José Garrido fue el peor parado en el sorteo y apenas dispuso opciones para lucirse. Lo mejor lo logró con el capote en el toro de Román y su tarde en Pamplona fue una porfía imposible ante dos astados melifluos.

FICHA DEL FESTEJO:
Seis toros de Puerto de San Lorenzo, voluminosos y largos de esqueleto, pero de desiguales hechuras y cuajo. En cuanto a juego, hubo tres de clara nobleza y mayor o menor calidad, especialmente el cuarto, y otros tres desrazados y rajados en el último tercio.
Paco Ureña, de blanco y oro: estocada (silencio); estocada delantera (oreja).
Román, de gris perla y plata: estocada trasera caída (oreja); estocada atravesada y descabello (silencio).
José Garrido, de grana y oro: estocada baja y dos descabellos (silencio); estocada caída (silencio).
Ureña fue atendido de una cornada en el tercio inferior cara interna del muslo derecho de unos 15 centímetros "con grave atracción muscular, llegándole hasta la cara anterior del fémur", pero de pronóstico menos grave, según los cirujanos de la plaza.
Tercer festejo de abono de la feria de San Fermín, con lleno en los tendidos (unos 20.000 espectadores), en tarde de bochorno.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE