Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El Rincón

Rojo, amarillo y verde en la política navarra

De la retirada de la medalla a Félix Huarte a la elecrificación de VW-Navarra pasando por un Parlamento que se adelanta a las urnas

Ampliar Félix Huarte
Imagen de archivo del despacho de Félix Huarte en el Señorío de Sarría. Tras la mesa, un retrato del empresario obra de Pancho Cossío. Sobre la mesa, recuerdos como la pluma con la que firmó el Convenio Económico con el Estado de 1969ARCHIVO/JORGE NAGORE
Publicado el 13/11/2022 a las 06:00
NO se trata de la magnífica galería cromática que ofrece el otoño en los bosques pirenaicos. Que podría. Pero sí de la voluble actualidad política navarra, que parece un semáforo con todos los colores a la vez. Va del rojo al verde pasando por el amarillo sin solución de continuidad.
Tarjeta roja a la retirada de una medalla. La decisión de la ministra de Podemos Yolanda Díaz, de retirar la medalla del Trabajo concedida hace casi 60 años a Félix Huarte constituye una grave injusticia, es un error político mayúsculo y habla de la mezquindad de la vida política. El empresario navarro, generador de miles de empleos, luego vicepresidente de la Diputación (1964-1971) en plena dictadura franquista, si algo tiene en la Comunidad foral es reconocimiento social. Es, en el imaginario popular de varias generaciones, el impulsor de la modernización y el desarrollo económico gracias a la industrialización. Una idea que responde con exactitud a la pura historia real.
Huarte lideró a un puñado de personas que se empeñaron en romper moldes y desafiar el estatus de unas élites navarras muy poco proclives al cambio industrial en los sesenta. Veían con sumo recelo este cambio porque intuían que abría Navarra a nuevas formas de vivir y de pensar. Y tenían toda la razón. Abría las puertas a la modernidad. De ese esfuerzo de Huarte seguimos viviendo todavía hoy.
De ahí el reconocimiento que su figura despierta, más allá de las controversias que pueda generar a los ojos de hoy el día a día de una biografía intensa de muchas décadas . Le tocó vivir como empresario la tumultuosa República (construyó en Madrid los Nuevos Ministerios y estuvo amenazado), la dramática guerra civil (tuvo que defenderse de acusaciones de ambos bandos en su inicio) y la dura dictadura en la que es cierto que creció y donde llegó a la Diputación al final. En cualquier caso, dar un salto en el vacío para identificarlo como un miembro activo del “aparato de represión” del franquismo está fuera de toda realidad histórica. Y eso es lo que se exige para retirarle la condecoración.
En Navarra, la decisión ha provocado un amplio rechazo, y todo el mundo empresarial se ha llevado las manos a la cabeza. Incluso el Gobierno socialista, colocado de perfil, es cierto, se ha cuidado mucho de defender la posición de su socio Podemos. Este hacer revisionismo político desde una visión monocolor es un ejemplo del por qué la Ley de Memoria Democrática ha salido adelante sólo con los votos de la izquierda y de los independentistas vascos y catalanes. Imposible restañar heridas y hablar de concordia con este contexto.
Luz verde al camino hacia el coche eléctrico. Por cierto, entre las contribuciones de Félix Huarte al desarrollo de Navarra se incluye la instalación de la primera fábrica de coches, Authi, precursora de la actual de Volkswagen. Y hoy, 60 años después, la planta sigue siendo básica para la economía navarra. Por eso esta semana ha sido una excelente noticia el que VW haya dado luz verde a su proyecto (tras las dudas por las ayuda recibidas) que garantiza el futuro eléctrico de la factoría de Pamplona. Queda todavía mucho trabajo por hacer porque la transición al coche eléctrico está plagada de obstáculos y de retos para sostener el empleo. Pero ya está en marcha.
El amarillo de un tránsito político. Y no es lo único que está en marcha. El debate sobre el estado de la comunidad en Navarra ha servido para cerrar la Legislatura con un mensaje claro. Deja evidente que el PSN de María Chivite quiere consolidar su modelo para la Legislatura que viene; sumar a todos (de Bildu a Geroa, Podemos e I-E) con tal de dejar fuera del poder a Navarra Suma (UPN, PP y Ciudadanos) al precio político sea. Y, aunque suene inaudito, incluso ha quedado por escrito diciendo que esa es la voluntad del Parlamento, como si no dependiera de lo que los ciudadanos decidan en las próximas elecciones.
Una huida hacia adelante idéntica a la de Pedro Sánchez en Madrid, que busca eliminar del Código Penal el delito de sedición y rebajar las penas de los independentistas catalanes para pagar así su apoyo necesario en el Congreso. Si Sánchez es capaz de cesiones políticas tan impensables e impresentables como esta con tal de mantenerse en el poder, ¿qué no puede plantear Bildu el día de mañana sabiendo que es indispensable para el Gobierno que el PSN defiende a toda costa?
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora