Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

En la muerte de Lupo

Avatar del Chapu Apaolaza Chapu Apaolaza08/11/2022
A punto estuvo Jesús Nieto Jurado de darse de piñas con dos cazadores de los Montes Torozos en el bar del hostal de La Mudarra. Ocurrió el sábado por la tarde. Jesús les decía que no habían visto una liebre en su vida y sostenía que el que de verdad sabe de liebres es Lupo. Lupo es el perro de Nieto, un perro que es de porcelana y literario que vive en su -nuestra ya- cabeza. Lo imaginamos corriendo por el jardín de la Casa Grande, haciendo pis en los cipreses de Paloma y persiguiendo a la gallina cinéfila que se apareció en el homenaje que le hicimos con la Fundación Godofredo Garabito a José Luis Garci. Lupo es un perro librepensador, alegre, conservador y umbraliano del que Jesús dice que le escribe las columnas y le hace metáforas sobre el viaducto de Madrid en los días tristes cuando a Nieto se le van las ganas de vivir.
Fuimos a lo de Garabito a vivir más que a pensar, porque el columnista tiene que vivir. Nieto y yo volvíamos al hostal de madrugada con cuatro gimlets en el cuerpo y al entrar, descubrimos en la penumbra del cuarto del desayuno un plato con cruasanes que devoramos furtivamente; que Dios nos perdone por ello. Ya en el pasillo de las habitaciones, al despedirnos un poco como trastabillando, la boca llena de bollería y las manos pringosas, Nieto se volvió. “Ha muerto Lupo. Hemos tenido que sacrificarlo”, me dijo al borde de las lágrimas, y yo prometí escribir esta necrológica a nuestro hermoso perro columnista y de porcelana.
La gente mira a Nieto como si estuviera de permiso de la cárcel de Nanclares y no saben que tienen delante a un Joyce de ahora, el mejor columnista de todos nosotros, un tipo al que leerán dentro de tres o cuatro generaciones. En las clases de periodismo se hablará de su geografía emocional y simbólica, del torerillo de Benamocarra, del oso de Brañosera, del guarro de Gaztambide, de la gasolinera de la Mudarra donde se le aparecen toros perdidos y fantasmales, de la rubia, el Tito Enrique y de Lupo, que se nos murió este fin de semana. DEP
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora