Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Debate

La jornada continua

La conciliación familiar, la calidad de la enseñanza, el cansancio de los estudiantes... distintos argumentos conforman el debate sobre si los centros escolares deben regirse por la jornada continua o por la partida

Ampliar Juan Carlos Laboreo y Sergio Gómez
Juan Carlos Laboreo y Sergio Gómez 
  • Juan Carlos Laboreo y Sergio Gómez
Publicado el 26/01/2022 a las 06:00

A FAVOR: Juan Carlos Laboreo, presidente de AFAPNA

La jornada partida está obsoleta

Desde el sindicato AFAPNA siempre hemos tenido claro los beneficios del modelo de jornada continua y flexible en los centros docentes de Navarra.
Ya en el año 2005, fuimos a distintas comunidades con este modelo de jornada para conocer, in situ, tanto el funcionamiento en los distintos tipos de centros, urbanos, rurales, grandes, pequeños y centros incompletos, como los pros y contras que habían tenido a lo largo de su experiencia en la implantación y su corrección.
Este conocimiento del proceso de implantación del modelo de jornada se tradujo en un proyecto detallado que presentamos al Departamento de Educación de Navarra para su negociación e implantación si llegábamos a acuerdo.
Tras largos debates y valoraciones, se decidió implantarla en un número determinado de centros piloto, en concreto 4, y con un sistema de acceso y votación muy restrictivos.
Este inicio fue duro pero ilusionante. Hoy es el día que más centros de Educación Infantil y Primaria se han sumado a este modelo de jornada. En concreto son 145 los centros adscritos a dicho modelo.
¿Este modelo de jornada continua y flexible lo implantan o lo determinan los docentes? No, este modelo de jornada lo aprueban y lo eligen las familias.
¿Y por qué las familias, que mayoritariamente quieren que sus hijos e hijas permanezcan en los centros educativos por la mañana y por la tarde, deciden apoyar con su voto el modelo de jornada continua? Esto resulta fácil de explicar. En primer lugar, con el modelo actual de jornada continua, las familias disponen de distintas opciones que facilitan la conciliación familiar y laboral. En segundo lugar, y no por ello menos importante, observan que sus hijos e hijas, llegan con un menor cansancio físico y mental al final de la jornada.
Vamos por partes. Las familias pueden decidir a qué hora recogen a sus hijos, al final de la jornada escolar, en torno a las 14h, y que su hijo/a coma en casa. Pero, si lo desean, también pueden dejar que el niño y la niña coma en el comedor escolar y recogerlo después. Pero aún hay más. El centro ofrece a las familias que el alumno/a pueda realizar actividades extraescolares, incluido apoyo educativo, en la mayoría de los centros.
Las familias que conocen esta serie de opciones no han dejado perder la ocasión y por ello el incremento hasta 145 centros desde aquellos 4 centros piloto que formaron parte de aquel primer acuerdo.
Pero lo más importante, los alumnos, todos los que hemos tenido hijos con un horario de jornada partida, conocemos perfectamente cómo nuestros hijos e hijas, llegaban muchos días con la edad de 8, 9 años, exhaustos al final del día y con tareas del colegio todavía pendientes de terminar. Sabíamos que desde que terminaban la jornada escolar a la 5 de la tarde y después de la merienda, empezaban las actividades extraescolares que generalmente terminaban a la 7h y media o incluso las 8h de la noche.
Más de un día, bastantes más, eran las 10h o 10,30h de la noche y todavía nuestro hijo no había tenido tiempo de descanso.
Cabe recordar que el descanso es uno de los valores más importantes para la enseñanza y la adquisición de los distintos conocimientos. Que los niños y niñas acaben tan tarde de realizar las tareas, no fomenta un correcto hábito de estudio.
Este curso son 53 centros más los que en sus votaciones han dicho sí a la jornada continua. De los 168 centros públicos de Educación Infantil y Primaria que conforman la Administración Pública, son 145 los que están adscritos al modelo de jornada continua, más del 86% del total.
El modelo de jornada partida que muchos hemos sufrido en carne de nuestros hijos y en la nuestra propia, es lo que a día de hoy está obsoleto y caducado en toda Europa, y casi en el 100% de las comunidades de España. La sociedad europea, española y navarra apuesta por la jornada continua y flexible, y seguiremos trabajando por la mejora de la calidad de la enseñanza y el bienestar de los alumnos/as y familias.

EN CONTRA: Sergio Gómez Salvador, abogado

Nos quieren cambiar trigo por paja

Debemos diferenciar los centros de iniciativa social y los dependientes del Gobierno, puesto que unos y otros mantienen procedimientos diferentes para el mantenimiento de la jornada escolar. Más allá de esto, la libre elección de las familias, que aunque matizada y reducida, se mantiene, implica un factor a valorar. Cuando aceptamos un centro escolar ya conocemos cuál es el modelo que mantiene.
La totalidad de los centros mantiene un proyecto educativo que precisa una jornada escolar acorde con el mismo. Y si es un modelo de éxito, que funciona razonablemente bien, no existe criterio educativo alguno que asegure un resultado mejor para el alumnado con el cambio a jornada continua. Basta comprobar los resultados finales en cada etapa educativa.
En los programas con idiomas reforzados, la interacción dentro del centro escolar durante un mayor tiempo se ha demostrado altamente beneficiosa. Lo mismo que para un mayor crecimiento de las habilidades del alumnado, puesto que al compartir comedor escolar, patio de juegos, etc, se afianzan aún más las relaciones interpersonales que tan importantes son a estas edades.
Se debe de tener en cuenta que la atención en las aulas varía notablemente en función de la hora concreta. Ahí entra la capacidad del centro para establecer el reparto de horas más adecuado para obtener el rendimiento máximo. Igualmente, ese reparto horario, cada centro lo adapta a su entorno. No es lo mismo una clase a las cuatro de la tarde con 40 grados en el exterior, que con 15. Y no es menos evidente que el descanso al mediodía ayuda a mantener y recuperar ese nivel de concentración, que mengua notablemente si no se hace una pausa larga.
La conciliación con la vida laboral es otro elemento importante a tener en cuenta. La realidad laboral de nuestro entorno es diversa, y habrá familias que puedan conciliar mejor con la continua y otras con la partida. Pero eso ha de tenerse en cuenta y ponderar a la hora de realizar la matrícula, debiendo reforzarse notablemente la tan mermada libertad de elección de centro, modelo, etc.
No debemos olvidar que la jornada continua en la actualidad, está restando horas lectivas a los niños. Y esto un año después del confinamiento está siendo letal.
Desde el punto de vista económico, el déficit estructural que tiene cualquier centro concertado se matiza entre otras cosas por las actividades extraescolares, comedor, etc. La merma considerable de estas supondrá un incremento en el déficit estructural que mantienen. Esto no sucede en los centros dependientes del Gobierno, puesto que los cubre al cien por cien. Lejos de encontrar una motivación de mejora académica, de rendimiento, de aprendizaje, en las que la mayoría de los estudios coinciden en que la jornada continua lejos de mejorar, empeora estas variables, la demanda de jornada continua tiene en su petición un marcado carácter de mejora laboral para el personal de centros públicos.
Y este hecho por sí mismo, a las familias nos debe poner en alerta. Para quienes desean una enseñanza de calidad, con profundos conocimientos académicos, con un centro educativo como una extensión más de la familia al ser depositarios del derecho a la educación de los padres, la mejora laboral, por muy legítima que sea, debe estar en un segundo plano.
Desde luego, sin estudios suficientes que avalen el que el cambio de jornada a continua mejora ostensiblemente el rendimiento y capacidades del alumnado, no se debería ni plantear. Puesto que el resto de variables de participación, elección de las familias y conciliación laboral deben tenerse en cuenta. Máxime cuando los resultados se verían dentro de 8 o 10 años como pronto, y que estamos hablando de la educación de esos niños que les va a marcar para toda su vida. Experimento así son realmente preocupantes.
Uno tiene la sensación de que nos quieren cambiar nuestro trigo por paja, al menos esa es mi opinión.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE