Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Opinión

Hipoteca inversa: un ahorro para la jubilación

Hipoteca.
Simulación de una casa con una calculadora
  • Rafael Velázquez
Publicado el 20/10/2021 a las 07:57
En España no se ahorra lo suficiente para la jubilación”; “hay que fomentar el ahorro para completar las pensiones públicas”; “las pensiones futuras serán insuficientes para mantener un nivel de vida digno”… Estas afirmaciones y muchas otras en el mismo sentido, se nos vienen repitiendo una y otra vez en los últimos años y, siendo ciertas en parte, quizás sea el momento de empezar a adoptar una mentalidad más abierta en el desapego a un ahorro que hemos ido construyendo a lo largo de nuestra vida y que en un momento dado puede ser el mejor complemento a nuestra pensión: nuestra vivienda.
De hecho, en España hay un ahorro acumulado en vivienda por los mayores de 65 años de más de 600.000 millones de euros, según consultores especializados, frente a los aproximadamente 120.000 millones de euros acumulados en planes de pensiones.
En los últimos años, se viene desarrollando un trabajo callado de divulgación por profesionales del sector que ven en la hipoteca inversa, un sistema mediante el cual, en determinadas circunstancias analizadas al detalle del posible candidato y de su vivienda, se puede convertir una parte del valor de tasación de la misma en una renta mensual, en un capital, o en una combinación de ambos.
Siendo la hipoteca inversa un producto tremendamente atractivo y desarrollado en países anglosajones donde se convierten y realizan miles de operaciones todos los años, resulta paradójico como todavía no ha terminado de cuajar en nuestro país, donde quizás también por las turbulencias financieras pasadas, no se ha terminado de instrumentalizar este producto en la oferta de alternativas complementarias a la pensión pública.
La hipoteca inversa requiere siempre de un asesoramiento especializado que dote de una seguridad adicional al producto que ya de por sí la tiene al estar perfectamente regulado por nuestro ordenamiento jurídico desde 2007. Resulta imprescindible acompañar al candidato en todo el proceso de la contratación, informándole al detalle de las características del producto que muy resumidamente serían las siguientes:
En primer lugar, estaría dirigido a personas de más de 65 años, titulares de una vivienda en propiedad y residencia habitual, con un valor de tasación adecuado sobre el cual, en razón a la edad del interesado, se asignará un porcentaje que puede oscilar en torno al 40% para que a su fallecimiento, la deuda generada en ese momento no supere el 60% - 65% del valor de tasación a dicha fecha.
El candidato, tras una minuciosa evaluación, tasación de su vivienda y formalización notarial de la operación percibiría una renta, vitalicia o a una duración determinada, un capital, o una combinación de ambas, a los que se les aplicará unos intereses anuales. Formalizada la operación, permanecerá en su vivienda, ya que nunca pierde ese derecho, ni por supuesto la nuda propiedad de la misma, pudiendo incluso alquilarla si así lo desea, incrementando así también sus ingresos. En el momento de su fallecimiento sus herederos dispondrían de un año para decidir si liquidan directamente la deuda generada; si venden la vivienda cancelando la deuda y percibiendo la diferencia; o contratan un préstamo hipotecario sobre la vivienda, que cancele igualmente dicha deuda.
En 2019 y 2020 se firmaron en nuestro país apenas doscientas operaciones, algo casi anecdótico, pero en los últimos meses estamos asistiendo a noticias que nos hacen pensar que varias entidades financieras se acabarán sumando y ofertando este producto que a buen seguro terminará por convertirse en habitual en la oferta financiera. Y eso sí, siempre asesorado de profesionales que acompañen todo el proceso y disipen cualquier duda. 
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones