Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El Fuero Nuevo ante el TC

Avatar del undefinedManuel Pulido24/09/2021
Hace un par de años escribí un comentario a la STC 132/2019, titulado el Código civil ante el TC. El artículo glosaba la nueva doctrina “revolucionaria” del Tribunal constitucional, sobre las “bases de las obligaciones contractuales”, que según el Alto Tribunal no se encuentran reguladas (formalmente) en el Código Civil (en adelante Cc), puesto que se trata de una norma pre-constitucional.
En dicho comentario añadía a modo de coda final que el Fuero Nuevo de Navarra recientemente modernizado por la Ley Foral 21/2019, contiene desde 1973 una regulación específica en materia de obligaciones y contratos, que debiera estar a resguardo de cualquier empitonamiento jurisdiccional.
La previsión se ha cumplido, al menos en lo sustantivo, si bien como diría la doctrina foralista, se ha dejado algún pelo en la gatera constitucional. Me refiero a la STC de 16 de septiembre de 2021, que resuelve el recurso de inconstitucional contra la citada Ley Foral y que paso a exponer.
Vaya por delante que la STC citada desestima en líneas generales el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el presidente Sánchez contra determinadas leyes del Fuero Nuevo modificado, si bien estima el recurso en dos ámbitos, declarando, por un lado, la inconstitucionalidad parcial de las leyes 11 y 12, referidas a la condición civil foral, al identificar el llamado principio de paridad de ordenamientos con la definición de la norma de conflicto interterritorial, cuya competencia es estatal, y de otro, la extralimitación de la competencia en la Ley 487 relativa a la inscripción registral del pacto de reserva de dominio en la compraventa, al considerar que la referencia a la inscripción de “todo acto de disposición de la cosa por parte del vendedor será sin perjuicio del derecho del comprador”, excede de la competencia foral.
Antes de exponer con brevedad los aspectos positivos de la Sentencia, convendría advertir –a modo de precisiones previas - como hace el texto de la resolución del TC, que las leyes o artículos contenidos en el Fuero Nuevo de 1973, no son constitucionalmente intocables por el hecho de que se reproduzcan total o parcialmente en una Ley de modificación como es la Ley Foral 21/2019, ni les alcanza tampoco lo que podríamos llamar una cláusula de inimpugnabilidad sustantiva y procesal de las leyes del Fuero Nuevo (1973), sino que si se impugna, deberán someterse al test de constitucionalidad emanado del corpus jurisprudencial del TC sobre el articulo 149.1.8 CE.
Dicho más claramente para personas no familiarizadas con dichos términos, que no sirve ir al TC en defensa de una ley Foral de modificación del Derecho Civil, esgrimiendo sólo el régimen foral de Navarra. Esto que puede ser políticamente incorrecto en Navarra, debe ser muy tenido en cuenta por el legislador foral, en el ejercicio de su competencia en Derecho Civil.
El Alto Tribunal se pronuncia en términos favorables sobre el derecho de inscripción en el Registro de la propiedad de la regulación de figuras civiles no contempladas por el Cc, como son la llamada responsabilidad parental (ley 72), los pactos anticréticos (ley 471) y el censo vitalicio (ley 544); no así, como he señalado líneas arriba, el pacto de reserva de dominio.
Igualmente pasan el listón constitucional la regulación de la dación en pago necesaria (ley 495), figura no regulada en el Cc (“institución desconocida”), y que pese a su inclusión en el FN (1973), ha tenido escasa aplicación por los Tribunales radicados en Navarra y la cesión de créditos (ley 511), el “retracto de la cesión” como lo denomina el magistrado Ollero en su Voto particular, con una regulación que va más allá de la figura del “crédito litigioso” regulado en el Cc, al no afectar ni a las bases de las obligaciones contractuales como límite externo de la competencia foral, ni a la unidad de mercado.
En definitiva, una sentencia que respeta en líneas generales el Derecho Civil Foral, tras su modificación por la Ley Foral 21/2019, lo que solo puede ser motivo de contento y felicitación, con las cautelas o precisiones expuestas, y que permite explicitar el argumento sociológico, de que magistrados progresistas y conservadores, con alguna excepción, han avalado la constitucionalidad del Fuero nuevo ante el TC.
volver arriba

Activar Notificaciones