Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Arrogantes"

"Esta torpeza, en un país de nuestro entorno, supondría el cese inmediato de dicha ministra y la puesta en duda del propio gobierno"

Avatar del Javier Sada Javier Sada22/01/2023
Han pasado más de tres meses de que entrara en vigor la ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual, también conocida como “ley del solo sí es sí” y llevamos cerca de 200 reducciones de pena y más de una veintena de puestas en libertad de violadores y agresores sexuales, y ¿qué ha hecho el gobierno de Sánchez hasta ahora? Nada, absolutamente nada. Bueno sí, la ministra de Igualdad Irene Montero, artífice de este bodrio legislativo, ha solicitado que los excarcelados por su ley lleven pulseras de control telemático GPS. ¡Alucinante!, no se digna a corregir ni una sola coma de su torpe y nefasta ley, pero pide pulseras telemáticas. ¿No le parece a la señora Montero que tendría más sentido común modificar su ley para intentar parar este lamentable goteo de reducciones de pena y excarcelaciones, en vez de intentar controlarlo una vez sucedido?
Les pido que hagan un ejercicio de ficción: imagínense que en España estuviera gobernando el Partido Popular y que una de sus ministras en un alarde de estulticia y diciendo que lo hace por proteger a las mujeres, publicara una ley que supusiera la rebaja de las penas a violadores, agresores sexuales, pederastas… y que a día de hoy se llevaran cerca de 200 reducciones de pena y más de una veintena de puestas en libertad de este tipo de degenerados, y no solo eso, sino que la secretaria general de dicho ministerio (una tal “Pam”), de manera obscena y rodeada de aduladoras-pesebristas, se mofara de la situación ironizando y carcajeándose. ¿Ustedes imaginan como estarían las calles, y con razón, solicitando no solo la dimisión de dicha ministra, si no la del gobierno entero? ¿Ustedes se imaginan como se movilizarían los distintos movimientos feministas? Pues bien, esto mismo ha ocurrido con un gobierno del PSOE y una ministra de Podemos, y ¿dónde están las movilizaciones? ¿Quién está protegiendo a todas esas víctimas que se están revictimizando con cada reducción de condena? Ahora lo entiendo, esta es la verdadera superioridad moral de la izquierda.
Todo ello nace de una chapuza legislativa del Ministerio de Igualdad de la señora Montero, que obvió los informes técnicos previos del Consejo Fiscal y del Consejo General del Poder Judicial. Esta torpeza, en un país de nuestro entorno, supondría el cese inmediato de dicha ministra y la puesta en duda del propio gobierno, pero la señora Montero no solo no dimite, sino que ha presentado en todo momento una actitud arrogante, negándose a subsanar la estupidez cometida. Su soberbia le llevó en primer lugar a echar la culpa a los jueces diciendo que eran machistas (aunque la mayoría sean juezas), luego a los medios de comunicación por exagerar y manipular… Yo, con ánimo de ayudar, le diría que todavía puede echar la culpa a sus culpables de cabecera, como son los americanos, las farmacéuticas, los grandes bancos, los ricos, la Iglesia… Con lo sencillo que hubiera sido decir que se han equivocado y que van a poner todo su empeño en corregirlo, pero ese es el problema de los tontos arrogantes. Por un lado, son incapaces de redactar adecuadamente una ley por pura estupidez, y por otro lado son incapaces de corregirla por pura arrogancia. Una de las peores cosas que te puedes encontrar en la vida, es la indigencia intelectual vestida de arrogancia.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora