Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Carlistas

Avatar del Pedro Charro Pedro Charro16/01/2023
Nuevos datos confirman lo que durante años fue un secreto a voces: la organización desde los entresijos del poder de los graves sucesos de Montejurra de 1976, que supusieron la práctica desaparición del carlismo, un partido centenario que se había renovado profundamente y era miembro activo de la oposición al régimen. De un día para otro, el carlismo desapareció, como si después de aquel sangriento día no hallara fuerzas para continuar. Todo aquello crea una sombra sobre aquellos albores de la transición, y desvela cómo se contó para aquel asunto con matones provenientes del neofascismo italiano y de la extrema derecha de muchos lugares. La existencia de un terrorismo de extrema derecha durante aquel tiempo es innegable y sus víctimas reclaman igual reconocimiento y memoria que las causadas por ETA. Ese terrorismo, que se fue convirtiendo justamente en una respuesta al de ETA, continuó durante años y algunos de los que estaban presentes en Montejurra siguieron haciendo fechorías bajo el paraguas de los GAL, que también fue montado desde el poder. Durante su historia, ETA llevó a cabo 3.500 atentados, asesinó a 853 personas, secuestró a decenas y dejó miles de heridos y desplazados. Los muertos a manos de la extrema derecha fueron 91, alguno menos de los que se deben a la extrema izquierda del FRAP o del GRAPO. Frente a la pesadilla de ETA, dispuesta a imponer su proyecto eliminando al adversario y creando el miedo, la respuesta del GAL no logró sino darle oxígeno. Por el contrario, ninguna víctima se tomó la justicia por su mano. No puede haber justificación alguna ni miedo a la verdad de lo ocurrido. Hoy en día, sin embargo, las secuelas de todo aquello son bien distintas. En ningún lugar se vitorea a los asesinos de Montejurra, sino que suscitan el más unánime rechazo. Sin embargo, los autores del terrorismo más letal y persistente, que además buscaban el fin de la democracia en España, todavía encuentran quienes los disculpan y disimulan, como si ese molesto pasado debiera ser borrado para siempre.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora