Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Cartas de los lectores

Mejoras en la N-121, necesarias pero no suficientes

Ampliar Imagen de archivo de octubre de 2021, periodo en el que se ejecutaban obras entre el primer y el segundo tramo
Imagen de archivo de octubre de 2021, periodo en el que se ejecutaban obras entre el primer y el segundo tramoarchivo
  • Santiago Galbete Goyena
Publicado el 08/12/2022 a las 06:00
Los 102 camiones que pude contabilizar el 18 de septiembre en dirección Francia desde el túnel de Almandoz hasta los túneles de Ezcaba mientras yo circulaba en sentido inverso (escasos 30 km y 25 minutos de trayecto) y la fila de 17 camiones, sin dejar correr el aire entre ellos, que viajaba por la misma vía al día siguiente, son ejemplos que demuestran que estamos ante la carretera más transitada de España con 10.000 vehículos diarios, de los cuales 3.000 son camiones. Semejante afluencia de tráfico por una vía angosta y con climatología adversa, origina del orden de 125 accidentes al año y ya se ha cobrado más de 30 muertos y 70 heridos graves en los últimos 10 años. El origen de la mayor parte de estas fatalidades se ha debido a colisiones frontales, por ello, buscar una solución a un problema tan concreto: “choques frontales en la N121” se trataba de una absoluta necesidad. Lo contrario, mirar hacia otro lado, personalmente lo hubiera catalogado de irresponsable.
Soluciones tan simples como fue en su día pintar raya continua en la variante de Olagüe (hizo falta varios accidentes mortales para tomar esta decisión), o más recientemente la de instalar una valla de protección inter-vías en el tramo desde Ezcaba hasta Lanz, mitigan, en cierta medida los dramas vividos en la carretera de mayor siniestralidad de nuestra comunidad. Con independencia de las medidas tomadas al respecto de la seguridad vial, los conductores de vehículos pesados cada día más ponen de manifiesto su preferencia de circular por la N-121 en lugar de la autovía de San Sebastian A-15. La distancia más corta a la frontera, las pendientes más controladas, la subida de Pagozelai en ocasiones exige un esfuerzo titánico a sus vehículos, menores precipitaciones de nieve, vientos más bajos y las temperaturas más suaves que dificultan la generación de placas de hielo son los principales motivos de tal decisión. No obstante, desde hace años el Gobierno Foral busca la forma de implantar un peaje a la N-121 como medida disuasoria, intentando animar a los vehículos pesados a que circulen por la autovía de San Sebastián en lugar de la N-121. Resulta complicado entender el interés político de desviar el tráfico por la autovía hasta el punto de plantearse cobrar más dinero por circular por una vía 2+1 que por una vía 2+2. Es como imaginarse que la segunda fila de playa es más cara que la primera o que los hoteles de 3 estrellas tienen un coste más elevado que los de 5. Agradecería una explicación convincente que sostenga esta anómala estrategia.
Adicionalmente, con el fin de cumplir la directiva europea de seguridad para túneles 2004/54/CE, el 9 de septiembre el Gobierno Foral aprobó el desdoblamiento de los túneles de Belate. Con un presupuesto de 153,8 millones de euros y una longitud de 7,6 km (cielo abierto- túnel Belate-cielo abierto-túnel Almandoz-cielo abierto), estas mejoras marcarán sin duda un antes y un después para esta vía. Un mes más tarde, por primera vez escucho decir a nuestra Presidenta, Maria Chivite, que la N-121 es una carretera clave para el transporte internacional de mercancías. Semejante grata sorpresa la interpreto como un cambio de rumbo por parte del Gobierno Foral. Como sugerencia, y si la idea es dar relevancia a la N-121, prevería en el tramo actual en fase de construcción (del km 40 al 52) anticipar el requerido ancho del 2+2, dejando desde ahora preparadas las estructuras y grandes desmontes, ya que de lo contrario, cuando se necesite ampliar, el coste pudiera ser hasta 3 veces superior y el periodo de ejecución significativamente más largo. En la economía doméstica se traduciría en algo tan simple como dejar durante las reformas las cañerías instaladas para en un futuro, esperemos que próximo, hacer un segundo baño.
Santiago Galbete Goyena, ingeniero y vecino del Valle de Baztan.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora