Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Es el final del otoño en Baztan, la última oportunidad para los colores"

Avatar del Pedro Charro Pedro Charro05/12/2022
Días de lluvia y de niebla agarrada al suelo. Hoy hay un amanecer rojizo que tiñe la niebla, como si fuera una tela en el tinte. Por el camino levanta, pero cuando paso los túneles vuelve de nuevo, más densa. Voy subiendo con el coche despacio y cuando aparco comienza poco a poco a irse y me mira una vaca. El abrirse la niebla es como salir de un coma. El abrirse por sorpresa -antes, apenas un sutil aumento de la luz entre el puré blanquecino- es como recibir una buena noticia, como ver una evidencia, como abrir la ventana por la mañana. Recuerdo que Manuel Vincent decía que antes de llover, en verano, ya se siente la lluvia; el viento se alza de pronto, del campo viene un aroma de espliego mojado, mientras a lo lejos ya se oyen los truenos. Aquí pasa lo mismo. La niebla que ya se ha ido mientras asciendo está todavía en pequeñas gotas que parecen lágrimas sobre la hierba, perlando el suelo, y columnas de humo ascienden, como si el monte sudara. Es el final del otoño en Baztan, la última oportunidad para los colores. El amplio paisaje que se ve desde arriba expande el ánimo. Auza, Gorramendi, Alkurrunz. El viejo palacio de Aizkolegi en ruinas, en lo alto de Bertiz, con una mancha de pinares entre el hayedo que va del cárdeno al gris. No hay nada allá abajo, desaparecidos los pueblos, aplastados por la espesa niebla. La luz es tamizada, falsa, velada, como si tuviera un disgusto. Hay un aroma a seta, a crin mojada, a madera podrida que lo impregna todo. Me siento en una piedra, frente al paisaje anaranjado, verde, fucsia, malva, amarillo -Ana Mari Marín pintó este paisaje con una paleta que tenía todos estos tonos y no exageraba- y de pronto oigo el chillido inconfundible de las grullas que pasan hacia el sur. Las veo volar alto dibujando su V característica: allí van, en fila, formando una pequeña sociedad que funciona, que sabe lo que quiere. Que no es como la nuestra. Enseguida se las ve ya muy lejos, desdibujadas. La niebla levanta. Alguna rezagada pasa gritando, como si pidiera auxilio.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora