Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Haciendo las paces con mi cuerpo"

"La mayoría de veces confundimos salud con peso, lejos de recibir unas pautas adecuadas de autocuidado desde escuchar las necesidades que nos pide el mismo cuerpo"

Avatar del undefined Andrea Carrillo01/12/2022
El 30 de noviembre es el día que visibiliza los trastornos de la conducta alimentaria (TCA). Una enfermedad tan común como desconocida, por lo que quizás aún recibe demasiada estigmatización. En los últimos años, ha habido un incremento de casos, cada vez a edades más tempranas, siendo la franja más común en mujeres de 12 a 25 años. Sin embargo, es un problema que afecta a todo tipo de personas, lo cual complica conocer los datos exactos de su alcance, por su desconocimiento, no aceptación o dificultad de acceso a un tratamiento, que la mayoría de veces no existe o no puede costearse. Pese a esto, es la enfermedad mental con mayor tasa de mortalidad. La gente se muere por esto. Es un camino hacia la autodestrucción en el que la sociedad tiene su papel protagonista.
En primer lugar, me parece importante incidir en que se trata de una enfermedad mental. A pesar de no poder hablar de los TCA sin hablar del cuerpo, ya que se caracterizan por fijar la atención en el peso, la figura corporal y la comida, causando conductas alimentarias peligrosas. Lejos de la realidad, creemos que hay que tener poco peso para tener un TCA y que la subida de éste significa la recuperación. Son comunes los mensajes del tipo “te veo mejor” por subir de peso o “no estás tan mal” por tener un peso normativo. Al mismo tiempo que, la oculta gordofobia que nos atraviesa, nos lleva a opinar y sobre todo a juzgar en base al cuerpo que vemos, confundiéndolo con estado de salud. Un grave error que lleva a atrasar su diagnóstico y a ofrecer tratamientos centrados en el peso, que parchean, pero no curan.
Creo que es momento de dejar de sorprendernos o responsabilizar a quien lo sufre. Resulta que el resto aceptamos nuestro cuerpo, no lo queremos cambiar de manera constante ni juzgamos el del resto, ¿verdad? No es casualidad que surjan este tipo de afecciones, cuando vivimos en un mundo donde el control del cuerpo es sinónimo de éxito. Numerosas webs y perfiles en redes sociales contribuyen a que aprendamos como poder llevar a cabo conductas para alcanzar los estándares de belleza. Estos, así mismo, reñidos con la salud física, emocional y mental. Reflexionemos sobre los mensajes que recibimos cada día sobre nuestro cuerpo, todos orientados hacia la insatisfacción y el cambio: “consigue tu cuerpo ideal”, “este verano luce tu biquini”, “estás Navidades no te pases con el turrón” o “¡te está saliendo tripa!”. Mencionar las dietas restrictivas muy de moda con objetivos físicos, que el fin de semana permiten una comida libre, o atracón, que viene a ser lo mismo. Así como el ayuno intermitente, tan de moda y al alcance de todas las personas. Es más, ¿qué mensajes lanzamos o pensamos sobre el cuerpo del resto? La mayoría de veces confundimos salud con peso, lejos de recibir unas pautas adecuadas de autocuidado desde escuchar las necesidades que nos pide el mismo cuerpo. Cada cuerpo es un mundo, nuestro mundo. Pero vivimos orientando nuestras metas al exterior buscando ese reconocimiento social, convertido en personal.
En segundo lugar, hay que tener en cuenta, su alta comorbilidad con la depresión o los traumas infantiles, además de una larga lista de secuelas fisiológicas: problemas de corazón, de riñón, circulatorios, digestivos, óseos, etc. Siendo así, su tratamiento está en constante revisión, a veces desde la atención psicológica, otras desde la atención pesocentrista, sin acertar aún del todo. De hecho, en Navarra no existen centros públicos para su atención, tras cerrarse la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria (UTCA) recientemente, por falta de destinación de fondos. Ni que decir de los tratamientos privados, inaccesibles para la mayoría. Me gustaría reivindicar la necesidad urgente de atención especializada, dado el constante aumento del problema.
De esta forma, mientras se navega en una autodestrucción que arrasa con la propia vida de la persona afectada y se lleva por delante la de la familia, se sigue responsabilizando a quien sufre la enfermedad. Siendo de un enorme valor lidiar con ella, con la falta de recursos disponibles, así como un reto permanecer al lado. Quiero hacer mención especial a las familias, invisibilizadas y señaladas mediante la culpa la mayoría de las veces, sobre todo las madres. ¿Acaso tú lo hubieras hecho mejor?
El cuerpo se ha convertido en un negocio. Lejos de intentar favorecer la aceptación de los cuerpos, se nos alimenta de manera voraz un autorechazo constante. ¿Qué ves tú cuando te miras al espejo? ¿Qué te dices a ti misma/o sobre tu cuerpo? Éste es un caldo de cultivo social para la creación de los trastornos de la conducta alimentaria, y por tanto requiere de completa responsabilidad. De nuestra responsabilidad. Empezando por la relación con nuestros propios cuerpos y el respeto hacia el de los demás, hasta una atención y tratamiento dignos y su acceso a todas las personas. Ya que la mayor aliada de la recuperación, es la autocompasión: la creación de redes de apoyo en ambientes sanos y no juiciosos. Personalmente, creo que nos queda mucho camino por andar o desandar como sociedad. Principalmente a nivel individual, empezando a caminar hacia nuestro propio cuerpo: “Le dije a mi cuerpo, con suavidad: quiero ser tu amiga/o. Respiró hondo y contestó: llevo toda mi vida esperando esto” (Sonya Renee Taylor)
Andrea Carrillo Juanbeltz. Psicóloga
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora