Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Cartas de los lectores

La solidaridad del osasunismo con mi abuelo

Ampliar Estampa general de las gradas de El Sadar durante el partido del sábado contra el Villarreal
Estampa general de las gradas de El Sadar durante un partido, en una foto de archivoj. p. urdíroz
  • Cristina Aznar Castillo
Actualizado el 30/10/2022 a las 08:04
El jueves veinte de octubre, mi abuelo, socio de Osasuna, fue caminando a El Sadar para presenciar el partido contra el Español de Barcelona, que empezaba a las ocho de la tarde. La fuerza del viento de ese día le causó dos caídas. La primera no tuvo consecuencias: fue ayudado a levantarse por un grupo de jóvenes osasunistas que iban también al campo. Se ofrecieron para quedarse con él hasta sentirse mejor. La segunda fue muy diferente. En la acera del lago, una nueva ráfaga de viento le derribó causándole un fuerte golpe en la cabeza y una herida en la cara de la que brotaba mucha sangre. A las ocho menos cuarto y muy cerca de El Sadar pasaban por allí cientos de autos y miles de peatones. A mi abuelo le ofrecieron ayuda muchas personas, pero la primera fue la de su ángel de la guarda en forma de enfermera. Ella iba también al partido. Se sentó a su lado para detener la hemorragia presionando la herida con un pañuelo. Dijo que sólo se iría cuando llegara una ambulancia que le llevara a Urgencias del Hospital de Navarra, como así fue. Mi abuelo se quedó sin partido, pero con la satisfacción de comprobar, una vez más, que para la mayoría de los navarros atender a la gente que sufre una desgracia es una cuestión de humanidad. Y en este caso concreto se ve, además, la solidaridad del osasunismo. Como joven universitaria de veinte años es una de las mejores lecciones que he recibido. No todo se aprende en las aulas y no todo es malo en el fútbol. Como valenciana soy valencianista, pero desde ahora, además, soy osasunista. En mi modesta opinión, la valía de un club no reside sólo en su equipo (en la plantilla de jugadores); también en los valores tradicionales que se encierran en su escudo y en la calidad de su afición. Sé que Osasuna significa “salud, fuerza, vigor” y que “Osasuna nunca se rinde”. Todo eso me parece un referente para la educación en valores.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora