Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

La novela del posterrorismo

A primera vista, la hipótesis narrativa de la que parte la reciente novela de Emilio Alfaro 'Matar, amar' puede parecer fantasiosa: un terrorista excarcelado y la viuda de su víctima se enamoran. Pero a lo largo del relato los acontecimientos van encadenándose de tal manera que la situación resulta dramáticamente verosímil. Al tensar el arco hasta ese límite el autor puede indagar en un espacio donde pocas veces vemos instalarse la ficción relacionada con el terrorismo. A lo que el lector de 'Matar, amar' se enfrenta no es al testimonio histórico de un tiempo aciago, ni a una crónica política de parte, ni a un thriller situado en el marco de la violencia etarra. Es un acertado intento de asomarse por la vía sentimental a los abismos de esas vidas entregadas al crimen que un buen día, por convicción o por conveniencia, deciden cambiar de rumbo. Luke, el protagonista de la novela, es excarcelado después de cumplir una condena por delitos menores. Pronto logra un buen trabajo, recupera amistades de la infancia y se refugia en los lazos familiares, pero en su conciencia pesa el atentado mortal en el que intervino y que ha quedado sin resolver. Se propone entonces localizar a Marisol, la mujer del guardia civil asesinado, para confesarle el crimen. A partir de ahí el cruce de las dos existencias que intentan recomponerse traslada el conflicto a otro espacio trágico. Decía Goethe que todo lo trágico se basa en un contraste que no tiene salida. El horizonte de felicidad que le ofrece la compañía de Marisol contrasta con el peso del pasado, la culpa, la ruptura con el grupo, el recuerdo del delito, la traición, la cobardía y la soledad sin salida de Luke. La apacible reinserción exterior del arrepentido no encuentra correspondencia en una reinserción interior por la que lucha, pero de la que se va alejando conforme el conflicto más le atormenta. Atravesada de principio a fin por un hondo aliento moral, la novela de Alfaro viene a ser la novela del posterrorismo, de este tiempo en el que silenciadas las armas queda en las conciencias la dolorosa huella de la barbarie. A veces solo la ficción puede dar cabida a ciertos fantasmas que permanecen entre nosotros.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora