Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Un bloque sólido frente a Putin

"Con la anexión de una parte de Ucrania, el presidente ruso ha alejado un poco más la paz a corto plazo y supone una peligrosa escalada a nivel internacional"

Avatar del Editorial DN Editorial DN01/10/2022
El anuncio por Vladímir Putin de que considera ya parte de Rusia las regiones ucranianas de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia quiere reproducir el proceso por el que se apoderó de Crimea en 2014. De nuevo, la violación de la integridad territorial del país invadido llega después de imponer consultas ilegales en zonas que ni siquiera controla por completo pese a los continuos bombardeos y crímenes como el que ayer costó la vida al menos a 25 civiles. Pero la situación del jefe del Kremlin parece más inestable que hace ocho años: sus tropas sufren humillantes derrotas en combate y la tramposa movilización que tiene en marcha no solo ha llevado a escapar a más de 260.000 candidatos a morir en el frente sino que genera malestar popular y desconcierto en las élites. A la huida hacia adelante de Putin, con su falsa oferta de negociación que solo aspira a ganar tiempo para reordenar sus fuerzas, responde Zelenski despreciándolo como interlocutor. La anexión de los enclaves invadidos constituye una provocación que cuestiona la viabilidad de una salida negociada a la guerra y una eventual disposición del Kremlin a un acuerdo de paz. Difícilmente habrá paz sin la premisa del respeto a la soberanía ucraniana, porque lo contrario significaría legitimar una intervención militar injustificable. Nada más contrario a la democracia que utilizar el recurso de las urnas como un instrumento para intentar remover las barreras de la legalidad. Y nada más incompatible con la democracia que un simulacro bajo el ruido de las armas que todo lo pervierte. La diplomacia internacional podrá explorar una salida digna para los gobiernos de Moscú y Kiev, pero siempre bajo la premisa del respeto a la soberanía ucraniana. El rechazo sin fisuras de los países occidentales a reconocer el expansionismo ruso y su sólido respaldo a las necesidades económicas y de armamento de Kiev tendrá que lidiar también con su petición formal de adhesión a la OTAN.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora