Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Tardía pero necesaria respuesta de la UE"

"La inevitable “intervención de emergencia” en el mercado energético refuerza las tesis del Gobierno español. La Unión Europea no podía permanecer más tiempo de brazos cruzados"

Avatar del Editorial DNEditorial DN01/09/2022
La intervención en el mercado eléctrico anunciada esta semana por la Comisión Europea es “de emergencia” -así la calificó su presidenta, Ursula von der Leyen- porque, por razones difíciles de entender, Bruselas ha eludido actuar en él hasta que la situación se ha tornado insostenible. Una realidad que se veía venir hace meses, desde que Putin invadió Ucrania y empezó a utilizar como arma de guerra la energía de la que depende la UE. Los desorbitados precios en el sector representan una seria amenaza para la economía y un potente foco de malestar ciudadano al disparar la inflación a niveles insoportables. Una vertiginosa escalada que sigue fuera de control, pese a pulverizar todos los récords, ante el cada vez más probable cierre total del suministro ruso a la Unión como chantaje para que abandone a su suerte al régimen de Kiev. Ha quedado de manifiesto la urgente necesidad de revisar un sistema por el que el coste del gas es determinante en el de la luz. Un modelo diseñado en su día para fomentar la inversión en renovables y penalizar el uso de combustibles fósiles, y que en las actuales circunstancias constituye un mayúsculo factor de distorsión. El Gobierno de Sánchez planteó hace más de un año una reforma que desacoplara el precio del gas y el de la electricidad, sin que fuera atendida su propuesta. El pasado marzo obtuvo permiso, junto a Portugal, para topar el primero en la denominada “excepción ibérica”, no sin serios recelos de varios países de la UE. Ahora, la Comisión se ha visto obligada a rectificar y prepara medidas en esa misma línea, cuyos detalles se desconocen, ante la evidencia de que el mercado eléctrico no está preparado para una emergencia como la presente. La decisión supone un espaldarazo a las tesis españolas frente a la tozudez de Bruselas, aferrada a la errónea teoría de que la carestía del gas era pasajera y tocaría techo, y que se había limitado a recomendar a los gobiernos medidas paliativas para amortiguar sus efectos. Con la inflación desbocada y el fantasma de una recesión en el horizonte, la UE no podía permanecer más tiempo de brazos cruzados.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE