Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Frustrante polémica con el plan energético

"El encastillamiento del Gobierno en no modificar ni un ápice del texto con aportaciones de las comunidades críticas, y el de estas en sus descalificaciones previas dejan una muestra más del clima político"

Avatar del Editorial DNEditorial DN09/08/2022
Con Europa empantanada en una guerra que ha revolucionado el tablero geopolítico y disparado la incertidumbre económica, sin que sea descartable la caída de la UE y de España en una nueva recesión, cabe reclamar a los dirigentes del país una actitud responsable acorde a la gravedad de las circunstancias. Reclamarla, sí. Por desgracia, confiar en ella parece un ejercicio condenado al fracaso a la vista del clima de confrontación que emponzoña tanto las relaciones partidistas como institucionales. El Gobierno ha admitido de forma implícita sus errores formales en la aprobación del plan de ahorro energético al convocar para ayer -aunque fuera tarde y rectificando su tozuda negativa inicial- una reunión telemática con los consejeros autonómicos para analizar su contenido a unas horas de su entrada en vigor, donde el Ejecutivo foral mostró su apoyo expreso al plan. Sin embargo, el encastillamiento del Gobierno de Sánchez en no modificar ni un ápice del texto con aportaciones de las comunidades críticas y el de estas en sus descalificaciones previas, pese a las explicaciones ofrecidas por el Ejecutivo, dejan un amargo sabor de boca. No por previsible deja de resultar frustrante que el encuentro y las reacciones posteriores pareciera más destinado a escenificar diferencias con las que buscar réditos políticos que a la sincera búsqueda de un entendimiento. Las distintas administraciones están llamadas a aunar esfuerzos en la reducción del consumo de energía; un objetivo estratégico del conjunto de la UE que, aun cuando sea susceptible de debate en sus detalles, harían bien en dejar al margen del rifirrafe partidista. Viene un invierno duro, en el que las medidas anunciadas pueden ser un simple aperitivo de las que se avecinan. No por capricho de Sánchez, sino por la dependencia europea de Rusia y los compromisos de España con la Unión ante el uso del gas como arma de guerra por parte de Putin. El Gobierno ha pecado de falta de diálogo e improvisación. Pero la respuesta de la oposición debe evitar caer en la demagogia cuando hay tanto en juego.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE