Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Ahorro energético ineludible

Las legítimas críticas a las medidas de ahorro del Gobierno y la falta de negociación con las comunidades no pueden derivar en incumplimientos de la ley

Avatar del Editorial DNEditorial DN04/08/2022
Con la guerra en Ucrania, el ahorro de energía ha pasado de ser una herramienta contra el cambio climático a una necesidad estratégica para garantizar el bienestar de los ciudadanos en caso de un eventual corte en el suministro de gas a la UE por parte de Rusia. La conveniencia de arbitrar medidas con ese objetivo no admite discusión, máxime cuando España se ha comprometido a reducir su consumo un 7%, lo que inevitablemente conllevará incomodidades y una pérdida de cierto confort. El Gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado un primer paquete de medidas, que abarca desde restricciones en la climatización de edificios públicos, comercios y transportes hasta el apagado de las luces exteriores y de los escaparates por la noche. Se trata de iniciativas en línea con las aplicadas en otros países y que, aunque susceptibles de mejora, no deberían generar en principio una gran controversia. Es cierto que el decreto no ha tenido en cuenta al detalle la amplísima casuística existente. También que el plazo para su puesta en marcha resulte apresurado. Y es seguro que habría sido conveniente su debate previo con los sectores afectados y las comunidades autónomas, a las que endosa la responsabilidad de vigilar su desarrollo efectivo sin haberlas hecho partícipes de su contenido y que en algunos casos cuentan con sus propios planes. Es a lo que nos tiene acostumbrados el Gobierno de Sánchez. Pero las críticas legítimas no pueden derivar en una rebelión contra una norma que tiene todo el sentido en estos momentos. “Madrid no se apaga”, advirtió Isabel Díaz Ayuso, quien, sin el apoyo de la dirección del PP, ha tardado unas horas en desdecirse de su conato de desoír las medidas. Mientras, el Gobierno vasco se propone aplicar su protocolo, y no el de Sánchez, aunque ayer rebajó el tono de confrontación inicial. Sin menoscabar el deber de las comunidades de defender sus competencias si las creen vulneradas, el ruido y la confusión generados en nada contribuyen a concienciar a la ciudadanía sobre el ineludible ahorro energético.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE