Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Vienen curvas en el mercado laboral

El brusco deterioro del empleo en julio anuncia un posible cambio de tendencia en medio de un empeoramiento de la economía

Avatar del Editorial DNEditorial DN03/08/2022
El mercado laboral ha resistido con una fortaleza tan envidiable como sorprendente los embates de la guerra en Ucrania hasta el extremo de encadenar récords de afiliación a la Seguridad Social y fuertes descensos del paro como si fuera inmune a un contexto singularmente adverso. Esa extraordinaria evolución ha amortiguado hasta ahora los efectos en nuestro país de la crisis global desatada por la invasión de Ucrania y hace más llamativos los pésimos datos de julio, que el tiempo determinará si son fruto de factores coyunturales o el preámbulo de un inquietante cambio de tendencia. En un mes tradicionalmente favorable para el empleo, los cotizantes han caído por primera vez en 21 años y los desocupados han aumentado en 3.230, la peor cifra en ese periodo desde 2008, en puertas de la gran crisis financiera y la explosión de la burbuja inmobiliaria. No conviene extraer conclusiones precipitadas. Sin embargo, la brusquedad del frenazo en el empleo y los mensajes de un Gobierno que si por algo se caracteriza es por un desbordante optimismo invitan a pensar que algo ha cambiado para mal en la economía española en las últimas semanas. “Vienen curvas”, advirtió ayer la siempre moderada Nadia Calviño. La vicepresidenta invitó a “prepararse para lo peor”, aunque “esperando que no suceda”, tras reconocer una ralentización del mercado de trabajo desde mediados de julio. Antes o después, en él tienen que repercutir la incertidumbre internacional, una inflación descontrolada, la escalada de los tipos de interés que acaba de emprender el BCE y el parón del PIB de las principales potencias europeas por la guerra de Putin. Lo insólito es su rally a contracorriente durante los últimos meses. Parece posible que esa inercia positiva se haya agotado. Llegan tiempos difíciles no exentos de sacrificios en los que la destrucción de empleo es una hipótesis más que verosímil, mientras se deterioran indicadores como la actividad de la industria manufacturera. Pero el peor indicio es que el conflicto en Ucrania está lejos de ser resuelto.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE