Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"La unidad, más necesaria que nunca"

"Es necesario que los ciudadanos sean capaces de reconocerse en una convivencia sin ambigüedades sangrantes. Esas como que Bildu siga sin condenar a ETA ni los crímenes cometidos por la banda"

Avatar del Editorial DNEditorial DN11/07/2022
El homenaje institucional tributado a Miguel Ángel Blanco y al otro vecino de Ermua asesinado por ETA, Sotero Mazo, fue reflejo del grado de unidad que persiste frente al terrorismo pasado y frente a su ignominioso legado. La presencia del Rey Felipe VI, encabezando el acto con un discurso en el que fundió sus vivencias de hace 25 años con la memoria viva de millones de personas que se movilizaron para salvar la vida de Miguel Ángel primero y para condenar su asesinato y a sus asesinos después, contribuyó notablemente a que prevalecieran las coincidencias entre los presentes. El testimonio de serena entereza de Marimar Blanco, reivindicando “la inocencia” de todas las víctimas de la violencia etarra y recordando que ninguna de ellas pretendió ser referencia para los demás, dio a entender que las desavenencias latentes, mostradas por significativas ausencias el día de ayer, tienen muchas razones de ser. Unas palabras en las que la hermana de Miguel Ángel recordó que las víctimas quieren “que se haga justicia y que se respete la verdad de lo ocurrido sin perversiones”. Un mensaje alto y claro del que debe tomar buena nota el presidente Sánchez, que sigue haciendo concesiones intolerables a la izquierda abertzale. Como lo es la probable aprobación esta semana de la Ley de Memoria Democrática, una ignomisiosa cesión más de Sánchez a EH Bildu que corre el riesgo de subvertir la propia Transición a favor de aquellos que ni siquiera ahora reconocen el carácter plenamente democrático de nuestro sistema de libertades. Felipe VI afirmó ayer, acertada y oportunamente, que la reacción social e institucional al secuestro y al asesinato de Miguel Ángel Blanco “cambió el país”. Ahora es necesario que los ciudadanos sean capaces de reconocerse en una convivencia sin ambigüedades sangrantes.Esas que ofrecen a una formación como Bildu la posibilidad de seguir negándose a condenar a ETA, como si ello no tuviese importancia alguna para la estabilidad y los consensos básicos de un país que cambió hace 25 años en Ermua.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE